miércoles, 22 de septiembre de 2021

Última Hora: Ana María Aldón se confiesa en Sábado Deluxe

Sábado Deluxe entrevistó este sábado a una invitada de lujo: Ana María Aldón, convirtiéndose en una buena oportunidad para conocer su versión sobre todo lo que se dice de ella


Última Hora: Ana María Aldón se confiesa en Sábado Deluxe
  • whatsapp
  • linkedin

Ana María Aldón se convirtió, de la noche a la mañana, en uno de los personajes más notorios de España. Su relación con el diestro, José Ortega Cano, y su posterior matrimonio con él, la convirtieron en una de las protagonistas de la prensa del corazón del país.

Al comenzar la entrevista, el presentador favorito de Telecinco, Jorge Javier Vázquez, le comentó que, sobre ella, solo en Deluxe, se había hablado un acumulado de 197 horas y 42 minutos desde hace ocho años y que, al principio, la información que manejaban eran algo “inquietantes”.

El comentario fue acompañado con acotación de que ella permaneció en silencio ese tiempo, por lo que Ana María afirmó que lo hacía porque “no conocía el terreno que estaba pisando” y agregó que sentía pánico porque eran más las mentiras y pocas las verdades que se decía sobre ella, produciéndole depresión, lo que la llevo a tomar medicamentos desde el 2014. Aclaró que no fue solo por causa de los comentarios de la prensa rosa sino también por otros factores.

La buena nueva es que Ana María afirmó que la depresión se quedó en Cayo Paloma: no toma nada desde que llegó a España. Todos los miedos y temores se quedaron allá, indicando que se siente fenomenal.

Ana María Aldón dio el paso de hablar en televisión, con la plena conciencia de que esta sería la entrevista más controvertida y comentada: “Necesito que sepan como yo soy y puedan juzgar, hay que dar un paso al frente", dijo en su gran noche.

 

Ana María sobre el recibimiento de la familia Ortega Cano y el insulto de su cuñada, Conchi

 

Reconoció que, al principio le fue muy difícil relacionarse con Gloria Camila y con las hermanas del diestro, pero que el tiempo le dio su lugar. Kiko Jiménez, ex de Gloria Camila, reveló que su cuñada, Conchi, se había referido a ella como “hija de p…” por lo que Jorge Javier aprovechó la oportunidad para preguntarle si había hablado con ella sobre eso.

Ana María restó toda la importancia del mundo a ese insulto, porque, para ella, es una expresión que cualquiera puede usar en cualquier momento de forma coloquial: “no siento que tengo que perdonar a mi cuñada Conchi por lo que dijo”. Terminó admitiendo que, con su cuñada Mari Carmen, tiene más relación que con Conchi.

Fue enfática al afirmar que, en la familia de su marido, nadie le pidió al diestro que le realizara una prueba de ADN a su hijo: “eso lo habéis contado vosotros (los medios)” y pidió que no se tocara más ese tema porque le hizo mucho daño y la hundió.

Kiko Matamoros le recordó un episodio donde Ana María le confesó a Bertín Osborne que se sintió tan mal que, incluso, llegó a pensar con quitarse del medio. La diseñadora agradece que su marido siempre la apoyó y estuvo a su lado. Nunca se sintió sola. El apoyo le vino de parte de su familia y de parte de la de su marido.

Sobre la supuesta relación entre su hija, Gema, y José Fernando, hijo de Ortega con Rocío Jurado, aclaró que eso no era cierto. No quiso entrar en detalle porque de José Fernando no se puede hablar. Prefiere ser discreta porque el hijo de Ortega Cano tiene un problema y está en vías de solución.

 

Sobre su relación con Rocío Flores

 

Mucho se le cuestionó en los medios la actitud que tuvo Ana María con Rocío Flores. Muchos esperaban que, al pertenecer a su familia, Ana María sacara la cara por ella, sobre todo cuando Yiya la atacaba.

Confesó que fue en Supervivientes donde realmente comenzó  a conocer a Rocío ya que, al momento de ella mudarse a Madrid en 2012, Rocío se muda a Málaga. Cuando llegan a la isla, observó que Avilés no se separaba de Rocío y que, para donde la hija de Antonio David iba, siempre había una “explosión”. Eso la obligó a separarse de ella pero por su personalidad. Ana María prefirió conocer a todos los participantes y permanecer tranquila.

“El concurso nos ha servido para conocernos”, indicó. También tuvo palabras bastante buenas para con ella: “es una niña muy alegre y con gran fortaleza mental”.

De quien si no quiso hablar fue de su madre. “Yo no voy a hablar de Rocío Carrasco porque le tengo mucho respeto. No sé lo que ha podido ocurrir”. Recordó que la conoció el día de la boda y que no la ha vuelto a ver. Reconoció que no tiene ninguna relación con su marido, a pesar que nunca pasó nada grave entre ellos. Concedió que le encantaría ver una reconciliación entre madre e hija.

 

Economías separadas

 

Los colaboradores le preguntaron si su participación en Supervivientes 2020 se debió a una presunta falta de liquidez de su marido. “No tiene nada que ver con eso mi participación en el concurso”, aseguró.

“Él tiene su economía y yo tengo la mía. Estamos casados en régimen de separación de bienes”, aclaró. Y fue más allá: “Yo no sé el dinero que tiene en cuenta. Él tampoco sabe lo que tengo yo”. Ahora tiene un duplex y un coche, entre otros bienes. Muy lejos quedan los años oscuros. Se fue de casa a los 17 años y al poco se quedó embarazada: vivía en una pequeña habitación, trabajaba recogiendo zanahorias o cortando uvas. Pero peor era la vivienda en la que creció, donde su padre pegaba a su madre. Ella misma llamó en una ocasión a la policía, que se lo llevó: "Qué cojo... tuviste", le dijo su madre.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar