ESPAÑA | ESPAÑA Y SU "NUEVA NORMALIDAD"

Felipe VI estudia retirarle a Don Juan Carlos el título de Rey de España

Por MIGUEL PÉREZ MONTES. 17/07/2020

El monarca seguirá tomando decisiones para preservar la institución, su legado y el de la Princesa de Asturias aunque signifique repudiar más aún a su padre.

El rey Felipe VI junto al monarca emérito Juan Carlos tras la firma de la sanción y promulgación de la Ley de Abdicación de la Corona de España.

El rey Felipe VI junto al monarca emérito Juan Carlos tras la firma de la sanción y promulgación de la Ley de Abdicación de la Corona de España.

ÚLTIMA HORA SOBRE EL AVANCE DEL CORONAVIRUS EN ESPAÑA

Muchas son las opciones encima de la mesa para poner un cortafuegos en torno a la figura del rey Felipe VI y la Princesa Leonor que proteja a la Monarquía. En el Palacio de La Zarzuela saben que las últimas informaciones publicadas en torno a la figura de Don Juan Carlos son perjudiciales para su hijo, y por ello trabajan conjuntamente con el Gobierno para buscarle una salida al padre del emérito.

Una decisión drástica pero efectiva sería la de retirarle a Juan Carlos el título de rey emérito y todos los que retenga por esta misma condición. De esta manera, se repudiaría de forma muy directa al exjefe de Estado y se marcaría una clara división entre el pasado y el presente de la Casa Real. 

Otra decisión que podría tomar Felipe VI es la de echar a su padre del Palacio de La Zarzuela. No es de agraado que un miembro de la Familia Real con presuntos delitos a sus espaldas y varias investigaciones judiciales abiertas viva en dependencias oficiales, por lo que se estaría valorando que Don Juan Carlos viviera en una residencia privada. Ya lo hizo Felipe VI con él al retirarle la asignación anual como miembro de la Familia Real y, previamente, con su hermana Doña Cristina. Nada más acceder al Trono, le retiró el ducado de Palma. 

Es evidente que Felipe VI está dispuesto a tomar cualquier decisión para preservar su imagen. Es un tema delicado, por lo que requiere de mucha cautela a la hora de dar cualquier paso, por pequeño que sea.