CULTURA | PRENSA

Libertad de información en peligro tras la llegada del Coronavirus

Por MIGUEL DONCEL. 29/05/2020

Desde el seguimiento a través del GPS a pacientes de Covid-19 hasta la verificación de mensajes erróneos de Donald Trump. ¿Qué cambios amenazan la libertad de información?

¿El coronavirus está asediando la libertad de información en el mundo?

¿El coronavirus está asediando la libertad de información en el mundo?

 

Tras la llegada del Coronavirus, por todo el mundo los países han lanzado la alerta sanitaria para tratar de revertir los graves problemas para la salud que conlleva para la población mundial. Pero además de tratar paliar de la misma manera los problemas económicos, los Gobiernos y empresas están tomando medidas que podrían amenazar la libertad de información

Recientemente, Twitter ha decidido poner etiquetas de verificación de hechos a los tweets del presidente de EE.UU., Donald Trump, que incluyen información sin base. ¿El fin? Evitar la desinformación y las afirmaciones que pueden llevar a ello. 

Y es que esta línea de la red social de autorregulación es algo que están haciendo otras grandes como Facebook. Así, la de Mark Zuckerberg ha creado hace poco la Junta de Supervisión. Un jurado encargado de elegir y revisar los casos más problemáticos, presentados por Facebook y sus usuarios.

Pero, ¿por qué están tomando estas decisiones las grandes redes sociales? Probablemente, como señalan algunos expertos, sea debido a que la censura y la desinformación están revoloteando por la Democracia de los principales países avanzados del mundo. 

ESPAÑA INSTA A QUE SOLO SE PRESTEN DATOS OFICIALES Y LIMITAR LA "LIBERTAD TOTAL"

En España, por ejemplo, se ha llegado a evitar la proliferación de fake news. La medida se basaba en limitar el envío de links a tan solo un destinario. Algo que ha llegado a ser cosiderado como censura.

El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas –CIS–  formula una pregunta en la que se vincula la difusión de informaciones falsas con la libertad de información. Así, cuestiona si se debería mantener la "libertad total" sobre el Coronavirus, dando como opción que se limite la información de la pandemia a "fuentes oficiales".

Corea del Sur hace seguimiento por GPS a pacientes de Covid-19

Sumado a otras medidas, tomada a cientos de kilómetros, de control por GPS para pacientes confinados por el Covid-19. Aunque han estado destinadas para el estudio de proliferación del virus.

Y es que algunos críticos han visto en la decisión desarrollada por el Ministerio del Interior y Seguridad de Corea del Sur, una amenaza para la libertad de los individuos por el acceso a los datos personales. Ya que podría destinarse para otros fines. 

La Asamblea Popular Nacional de China –según avanza Reporteros sin Fronteras– adoptaría una ley para "salvaguardar la seguridad nacional". Dicha norma autorizará a Pekín a imponer medidas para "detener o castigar cualquier actividad extranjera en Hong Kong que tenga como objetivo la secesión, subversión, infiltración y destrucción".

"Si Pekín logra imponer esta ley de seguridad nacional, los residentes de Hong Kong ya no podrán considerar que la libertad de prensa y la seguridad de los periodistas están garantizadas", recuerda Cédric Alviani, director de la oficina de Asia Oriental de RSF. Es decir, que es el pretexto de las autoridades chinas para justificar el encarcelamiento de periodistas.

Desde el anuncio del coronavirus en Turquía, las detenciones de periodistas que trabajan en este tema han subido y las autoridades han fortalecido más su control sobre la información. En este país, los datos oficiales sobre la epidemia son irregulares y el Ministerio de Sanidad es el único que ofrece estadísticas sobre la propagación. Incluso varios periodistas locales han sido detenidos por comunicar casos de contagios en su región.

Dando la vuelta al globo nuevamente, en España durante la protesta convocada en Madrid contra el Gobierno de Pedro Sánchez, el periodista de TVE Gabriel López fue asediado y molestado. Un grupo de manifestantes portando banderas le increparon durante toda su conexión en directo.

En la misma manifestación, un reportero gráfico del diario La Razón, fue brutalmente agredido por varios individuos, que tiraron su cámara al suelo y le desgarraron la camiseta. Unos hechos por los que la ultra derecha se ha visto señalada.

VOX se desvincula completamente de estas agresiones, que atribuye a actos de "falsa bandera". La formación, a través de su portavoz Jorge Buxadé, ha sugerido que fueron realizadas por "infiltrados de extrema izquierda".

Y es que, si la libertad de información se puede ver amenazada en unos tiempos delicados para el futuro de la humanidad, el control por parte de las instituciones en ocasiones se hace clamoroso. Tanto por la proliferación de informaciones que puedan alentar al odio y la crispación, como por ese negativo sentimiento que se despierta contra los comunicadores.

En 2019, RSF contabilizaba en su informe anual al menos 389 periodistas encarcelados, 49 asesinados y 57 secuestrados. Aunque se pudo decir que ninguno fue clasificado como desaparecido, a día de hoy quedan por saber las consecuencias reales que está sufriendo la prensa alrededor del mundo. 

Por el momento, en los cinco meses que llevamos de año, han sido diez periodistas y un colaborador han sido dados por muertos, al menos 233 profesionales de la información encarcelados sumados a los 120 internautas y cuatro colaboradores. Con semejante balanza, el resultado se pronostica temiblemente desolador para la libertad de la información y, por ende, de los ciudadanos.