lunes, 2 de agosto de 2021

Los científicos temen que Trump deseche el informe sobre el cambio climático

Los científicos avisan de que es importante evitar que el aumento de la temperatura por los gases de efecto invernadero sobrepase el límite de seguridad de dos grados.


Los científicos temen que Trump deseche el informe sobre el cambio climático
  • whatsapp
  • linkedin

La temperatura media en Estados Unidos ha aumentado rápida y drásticamente desde 1980, y las últimas décadas han sido las más cálidas de los últimos 1.500 años, según un amplio informe federal sobre el cambio climático que está a la espera de la aprobación de la administración Trump.

El proyecto de informe de científicos de 13 agencias federales, que aún no se ha hecho público, concluye que los estadounidenses están sintiendo los efectos del cambio climático en este momento. Esto contradice directamente las afirmaciones de Trump y miembros de su gabinete que dicen que la contribución humana al cambio climático es incierta y que la capacidad de predecir los efectos es limitada.

"La evidencia de un cambio climático puede observarse desde la cima de la atmósfera hasta las profundidades de los océanos", dice un borrador del informe. Los autores señalan que miles de estudios, realizados por decenas de miles de científicos, han documentado el cambio climático en la tierra y en el aire. "Muchas evidencias demuestran que las actividades humanas, especialmente las emisiones de gases de efecto invernadero (captura de calor), son los principales responsables del reciente cambio climático observado", explican.

De los más completos

Una científica del gobierno que trabajó en el informe, Katharine Hayhoe, profesora de ciencias políticas en la Universidad Tecnológica de Texas, calificó al informe entre "los más completos sobre el clima" que se han publicado. Otro científico involucrado en el proceso dijo que estaban preocupados de que lo eliminaran.

La Casa Blanca y la Agencia de Protección Ambiental no respondieron inmediatamente a las llamadas ni a los correos electrónicos que solicitaron comentarios el lunes por la noche. El informe concluye diciendo que, incluso si los seres humanos dejaran de emitir gases de efecto invernadero inmediatamente a la atmósfera, la temperatura global seguiría aumentando hasta 0.30 grados durante este siglo. El aumento real proyectado, dicen los científicos, será de hasta 2 grados.

Pequeñas diferencias, gran impacto

Una diferencia pequeña en las temperaturas globales puede suponer una gran diferencia en el clima: la diferencia entre un aumento en las temperaturas globales de 1,5 grados centígrados y uno de 2 grados, por ejemplo, podría significar olas de calor más largas, lluvias más intensas y la desintegración más rápida de los arrecifes de coral.

Entre los hallazgos más significativos del estudio se encuentra que es posible atribuir algunos fenómenos extremos al cambio climático. El campo conocido como "ciencia de la atribución" ha avanzado rápidamente en respuesta a los crecientes riesgos derivados del cambio climático.

La EPA es una de las 13 agencias que deben aprobar el informe antes del 18 de agosto. El administrador de la agencia, Scott Pruitt, ha dicho que no cree que el dióxido de carbono sea el principal contribuyente al calentamiento global.

"Es una situación tensa”, dijo Michael Oppenheimer, profesor de geociencias y asuntos internacionales de la Universidad de Princeton, que no participó en el estudio. "Este es el primer caso en el que un análisis del cambio climático de este alcance se ha presentado en la administración Trump, y los científicos estarán observando con mucho cuidado cómo lo manejan".

Miedos

Los científicos dicen que temen que la administración Trump pueda cambiar o suprimir el informe. Pero aquellos que cuestionan los datos científicos sobre el cambio climático causado por el hombre, dicen estar igualmente preocupados de que el borrador del informe se hagan públicos.

"La Evaluación Nacional del Clima parece estar en piloto automático, porque no hay ningún político que haya tomado el control de ella", dijo Myron Ebell, un miembro de alto nivel en el Competitive Enterprise Institute. Se refería a la falta de dirección política de la administración Trump.

El informe señala que se han logrado avances significativos en la vinculación de la influencia humana con los fenómenos climáticos extremos individuales desde que se produjo la última Evaluación Nacional del Clima en 2014. Aún así, observa que persisten incertidumbres cruciales.

Evidencia "relativamente fuerte"

Cita la ola de calor europea de 2003 y el récord de calor en Australia en 2013 como episodios específicos donde una “evidencia relativamente fuerte" mostró que un factor artificial contribuyó a esas temperaturas extremas.

En Estados Unidos, escriben los autores, la ola de calor que impactó en Texas en 2011 es más compleja. Ese año fue el más seco registrado en Texas, y un estudio citado en el informe dijo que la variabilidad climática local y La Niña fueron las causas primarias, con una contribución "relativamente pequeña" del calentamiento. Otro estudio concluyó que el cambio climático hizo que los eventos extremos fueran 20 veces más probables en Texas.

Sobre la base de esos y otros estudios contradictorios, el proyecto federal concluye que hay una probabilidad media de que el cambio climático tuviese su papel en la ola de calor de Texas. Pero evita evaluar otros eventos climáticos individuales por su relación con el cambio climático. En general, el informe describió la vinculación de las grandes sequías recientes en Estados Unidos a la actividad humana como "complicada", diciendo que aunque muchas sequías han sido largas y severas, no han sido sin precedentes en la variación natural hidrológica de la tierra.

En todo el mundo, el proyecto de informe considera "extremadamente probable" que más de la mitad del aumento de la temperatura media mundial desde 1951 se puede vincular a la influencia humana.

Estudio de las temperaturas nocturnas

En Estados Unidos, el informe concluye con una confianza "muy alta" que el número y la severidad de las noches frías han disminuido desde la década de 1960, mientras que la frecuencia y la gravedad de los días cálidos han aumentado. Las ondas de frío extremo, dice, son menos comunes desde la década de 1980, mientras que las olas de calor extremo son más comunes.

El estudio examina cada rincón de Estados Unidos y encuentra que todo ha sido alcanzado por el cambio climático. La temperatura media anual en Estados Unidos seguirá aumentando, escriben los autores. Vaticinan aumentos de 2.8 a 4.8 grados en el último siglo, dependiendo del nivel de emisiones futuras.

Se dice que la precipitación anual media en todo el país ha aumentado en un 4 por ciento desde el comienzo del siglo XX. Partes del oeste, suroeste y sureste se están secando, mientras que las planicies del sur y el medio oeste se están humedeciendo.

Con un grado de confianza medio, los autores relacionaron la contribución del calentamiento causado por el hombre al aumento de las temperaturas en el oeste y norte de Estados Unidos. No se encontró ningún vínculo directo en el Sudeste.

El caso de Alaska y el Ártico

Además, los científicos del gobierno escribieron que las temperaturas superficiales, aéreas y terrestres en Alaska y en el Ártico están aumentando a un ritmo espantosamente rápido, dos veces más rápido que la media mundial.

"Es muy probable que la aceleración del calentamiento del Ártico tenga una consecuencia significativa para Estados Unidos debido a la aceleración del derretimiento del hielo terrestre y marítimo que está impulsando los cambios en el océano, incluyendo el aumento del nivel del mar que amenaza a nuestras comunidades costeras". La actividad humana, según el informe, es la principal culpable.

El estudio no hace recomendaciones políticas, pero observa que estabilizar el aumento de la temperatura media mundial a 2 grados (lo que los científicos han denominado la barrera de seguridad más allá de los cuales los cambios se vuelven catastróficos) requerirá reducciones significativas en los niveles globales de dióxido de carbono.

Cerca de 200 naciones acordaron como parte de los acuerdos de París limitar o reducir las emisiones de combustibles fósiles. Si los países cumplen esas promesas, el informe federal dice que será un paso clave para mantener el calentamiento global a niveles manejables.

Trump anunció este año que Estados Unidos se retiraría del acuerdo de París, diciendo que el acuerdo era malo para Estados Unidos.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar