INTERNACIONAL | COREA DEL NORTE

Un desertor de Corea del Norte, tratado como "basura" en Corea del Sur, quiere volver

Por LAURA MÉNDEZ UGARTE. 06/08/2017

Dice sentirse insultado, humillado y que le pagan menos que a otras personas que realizan el mismo trabajo. "Quiero ir a casa para reunirme con mi ex mujer y mi hijo de 16 años".

  • Kwon Chol-nam huyó de Corea del Norte.
    Kwon Chol-nam huyó de Corea del Norte.
  • Kwon en su habitación de 267 dólares al mes.
    Kwon en su habitación de 267 dólares al mes.
  • Kwon con su pancarta.
    Kwon con su pancarta.
Corea
Norte
China
Sur
desertor
volver

Divorciado y sin dinero, Kwon Chol-nam huyó de Corea del Norte a China en 2014, vadeando la orilla del río por la noche y luego arrastrándose debajo de una cerca de alambre. Después de una peligrosa caminata que incluyó pasar a través de la selva en Laos, llegó a Tailandia, donde se le permitió volar a Corea del Sur para comenzar una nueva vida.

Después de todos estos peligros, Kwon ahora quiere que Corea del Sur le permita regresar a casa, a Corea del Norte.

"Tienes que montar a caballo para saber si es adecuado para ti", dijo Kwon en una entrevista en Seúl. “Lo he intentado, y Corea del Sur no es para mí. Quiero ir a casa para reunirme con mi ex mujer y mi hijo de 16 años".

Corea del Norte es uno de los países políticamente más represivos del mundo. Pero no importa. Kwon dice que se ha desilusionado con la vida en el Sur capitalista, donde dice que los desertores norcoreanos como él son tratados como ciudadanos de segunda clase.

"Me insultaron, me trataron como a un idiota, y no me pagaron tanto como a otros haciendo el mismo trabajo, sólo porque yo era de Corea del Norte", dijo Kwon, mientras su voz se llenaba de rabia.

Para hacer frente a su inusual demanda, ha celebrado conferencias de prensa, ha presentado peticiones a las Naciones Unidas y se ha plantado con carteles frente a edificios gubernamentales en Seúl.

Más de 30.000 norcoreanos han huido a Corea del Sur desde que la hambruna golpeara su tierra natal en los años noventa. De ellos, 25 han vuelto a aparecer misteriosamente en Corea del Norte en los últimos cinco años.

Los funcionarios surcoreanos sospechan que estos "desertores repetidos", como se sabe de los que regresan, pudieron haber sido atraídos a China y secuestrados de regreso. Allí, el gobierno los utiliza para la propaganda, explicando el "infierno" que vivieron en Corea del Sur.

Kwon trató de volver por si mismo al Norte, pero ese esfuerzo sólo le llevó a la cárcel en el Sur durante unos meses. Como todos los desertores, se convirtió en ciudadano surcoreano al llegar allí, y es ilegal que cualquier surcoreano visite Corea del Norte sin el permiso del gobierno.

Ahora, está pidiendo abiertamente a Corea del Sur que lo repatrie, es el segundo desertor que hace tal apelación. Kim Ryen-hi, una modista, ha llevado a cabo una campaña similar desde 2015.

Pero en la dividida Península Coreana, donde los dos países siguen técnicamente en guerra y ni siquiera permiten que sus ciudadanos intercambien cartas, volver a casa a través de la frontera es casi imposible.

Para desertores como Kwon que no han podido adaptarse a la vida en el Sur y quieren regresar al Norte, no hay manera legal de hacerlo.

"Estos casos ponen de relieve la complejidad de la cuestión de la separación familiar que comenzó hace 70 años y el hecho de que continúa tomando nuevas formas y afectando a las personas en la Península Coreana de manera profunda", dijo Tomás Ojea Quintana, especialista de Naciones Unidas Sobre los derechos humanos en Corea del Norte, que se reunió con Kwon en julio.

El caso de Kwon ha proporcionado una muy buena propaganda al Norte. "Como podemos aprender de los gritos de lágrimas de Kwon Chol-nam, que dijo que ya no podía vivir más en un infierno llamado Corea del Sur, hay muchos de nuestros ciudadanos forzados a permanecer en el Sur y con el deseo de regresar a casa, a la patria", dijeron desde Corea del Norte en un comunicado en junio. Agregaron que esto demuestra que el discurso del sur del humanitarismo es "una hipocresía".

Kwon, de 44 años, trabajó como comerciante de hierbas cerca de la frontera con China en 2014, cuando él y una mujer que había conocido mientras recogía arándanos huyeron a través de la frontera. La mujer había estado en China antes, y le dijo a Kwon que podía ganar mucho dinero allí. Pero una vez que cruzaron la frontera, nada salió como esperaba.

La mujer desapareció. Kwon terminó con un traficante de personas que prometió llevarlo a Corea del Sur por unos 2.500 dólares. Después de un arduo viaje que duró un mes, llegó a Corea del Sur en noviembre de 2014, estableciéndose en Ulsan, una ciudad industrial en el sureste.

Pero, al igual que otros desertores, luchó para hacer la transición del sistema totalitario altamente regimentado de Corea del Norte a la sociedad capitalista hipercompetitiva de Corea del Sur. (Cerca del 63 por ciento de los desertores dicen que experimentan discriminación en Corea del Sur, según un estudio del Instituto Coreano de Unificación Nacional, dirigido por el gobierno el año pasado).

Kwon pasó de la granja al trabajo de construcción. A menudo era ridiculizado por no entender las palabras en inglés que los surcoreanos adoptan en su conversación diaria. Con su escasa estatura, Kwon no veía futuro en trabajos físicamente exigentes.

Cuanto más luchaba, más echaba de menos a su familia en Corea del Norte, especialmente a su hijo. Ahorró 4,500 dólares y, usando intermediarios porque no se permiten transferencias bancarias entre Corea del Norte y del Sur, lo envió a su ex esposa, que le dijo que quería volver. También se siente culpable por irse de casa y es que supo que su padre había muerto mientras él no estaba. Para empeorar las cosas, la persona que lo llevó de China a Tailandia lo demandó, acusándolo de no pagar todos sus honorarios.

Luego, en mayo del año pasado, Kwon dijo que finalmente "se rompió”. Cuando no le pagaron por acarrear ladrillos, le pidió a la policía que interviniera, pero se unieron a su jefe surcoreano, que negó la acusación de Kwon.

"Volveré a Corea del Norte y celebraré una conferencia de prensa allí para contar la verdad sobre cómo era la vida en Corea del Sur", les gritó, según los registros judiciales.

Su fuga desde Corea del Norte le hizo enemigo de Pyongyang, y ahora su deseo de regresar lo ha convertido en un paria para algunos en Corea del Sur. "Ya no quiero vivir aquí con el corazón roto", escribió Kwon.

El 22 de junio del año pasado, una docena de agentes de policía allanaron su casa y lo arrestaron bajo la acusación de conspirar para huir a Corea del Norte, un delito que conlleva hasta siete años de prisión. Kwon fue liberado en septiembre, después de que un juez suspendiera su condena de un año de prisión.

Desde entonces ha estado sin trabajo, y sus compañeros desertores lo rechazan. Llegó a fumar colillas de cigarrillos sucios del suelo.

"Pasé por dificultades en Corea del Sur que no conocía en Corea del Norte", dijo. -Tengo miedo de vivir en Corea del Sur.

Kwon se mudó a Seúl en marzo y permaneció en refugios sin hogar antes de alquilar una habitación por 267 dólares al mes. Encontró ayuda en unos pastores cristianos muy simpáticos.

"Es algo natural para un ser humano querer ir a casa con su familia", dijo el Rev. Moon Dae-gol. "Un estado que niega ese derecho no es mejor que una bestia".

Durante sus protestas frente a los edificios del gobierno, Kwon tiene una pancarta que dice: "Soy un ciudadano de la República Popular Democrática de Corea. Quiero ir a casa”. Algunos lo acusan de ser un temerario. Pero él permanece indiferente.

Dijo que no temía ser castigado en Corea del Norte por huir, aunque agregó que esperaba ser enviado a reeducación durante algún tiempo y que éste era un precio que estaba dispuesto a pagar. Dijo que estaba orgulloso de las armas nucleares de Corea del Norte. No aceptaría ninguna crítica contra Corea del Norte y sus abusos contra los derechos humanos, y prometió "permanecer leal hasta el final".

Es difícil saber si Kwon es sincero o trata de camelarse a Corea del Norte. Pero su convicción fue clara cuando enfatizó que mientras Corea del Sur estaba económicamente mejor, prefería una vida más sencilla en su país natal. "En el Norte, puede que no sea rico, pero entendería mejor a la gente que me rodea y no sería tratado como basura, como me ha pasado aquí”, dijo.

TAMBIÉN EN:
NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar