INTERNACIONAL | ESCALADA INTERNACIONAL

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas impone nuevas sanciones a Corea del Norte

Por CARLOS CÁCERES FERNÁNDEZ. 06/08/2017

Estados Unidos consigue más presión sobre Corea del Norte mientras China trata de contemporizar la situación viéndose obligada a hacer cumplir las sanciones.

Corea
Norte
EEUU
China
Sanciones
Naciones
Unidas

Haley habló ante el embajador chino, Liu Jieyi, antes de la votación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha aprobado una resolución para imponer las sanciones más duras aún contra Corea del Norte por su repetido desafío a la prohibición de probar misiles y bombas nucleares.

La resolución, destinada a presionar a Corea del Norte para que renuncie a su militarización nuclear, podría reducir los ya escasos ingresos anuales de exportación del país aislado en 1.000 millones de dólares, o alrededor de un tercio de su total actual.

La Embajadora Nikki R. Haley de Estados Unidos, que presentó la resolución, dijo que su adopción por los 15 miembros del Consejo significó lo que ella llamó "un paso fuerte y unido para lograr que Corea del Norte sea responsable en su comportamiento".

Haley describió las nuevas penas, que Estados Unidos negoció minuciosamente con China, el socio comercial más importante de Corea del Norte, como "el conjunto más severo de sanciones para cualquier país en una generación". También dijo que daría a los líderes de Corea del Norte “una muestra de la privación que han decidido infligir al pueblo norcoreano".

Antes de entrar en las salas del Consejo de Seguridad para la votación, Haley se detuvo y dijo a los periodistas: "Toda esta irresponsabilidad nuclear tiene que parar".

La aprobación unánime de la medida fue una victoria diplomática para el gobierno de Trump y reflejó en parte la creciente impaciencia de China con Corea del Norte, que históricamente ha calificado a las relaciones entre ellos como “tan cercanas como los labios y los dientes”.

El presidente Trump ha insistido reiteradamente en que China ejerza más presión sobre Corea del Norte por su beligerancia nuclear. No está claro si eso desempeñó algún papel en el apoyo de China a la resolución. Pero su voluntad de hacer cumplir las disposiciones de la resolución será fundamental para su eficacia.

El embajador de China ante las Naciones Unidas, Liu Jieyi, insinuó la vejación de su país con Corea del Norte en sus comentarios del Consejo de Seguridad después de la votación. Exhortó a las autoridades norcoreanas a "dejar de tomar medidas que podrían intensificar aún más las tensiones".

Pero Liu también criticó a Estados Unidos, pidiendo el desmantelamiento de un sistema de defensa antimisiles que ha comenzado a instalar en Corea del Sur, lo que China considera también como contraproducente.

Desde 2006, Corea del Norte ha desafiado una media docena de resoluciones del Consejo de Seguridad sobre su desarrollo nuclear y de misiles, que el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha calificado como una respuesta necesaria y justa a las amenazas militares de Estados Unidos y Corea del Sur.

La última resolución fue una reacción directa a las dos pruebas norcoreanas del mes pasado de misiles balísticos intercontinentales que parecían capaces de llegar a Estados Unidos.

Con arreglo a las disposiciones de la resolución, se prohíbe toda exportación de carbón, hierro, mineral de hierro, plomo y mariscos de Corea del Norte. La resolución también impone nuevas restricciones al Banco de Comercio Exterior de Corea del Norte y prohíbe al país aumentar el número de trabajadores que envía al extranjero.

Las ganancias de esos trabajadores son una fuente importante de ingresos extranjeros para la autocracia desvalorizada por el señor Kim. Los defensores de los derechos humanos han criticado su explotación de su labor como mano de obra esclava.

La votación del Consejo de Seguridad se celebró con el telón de fondo de las señales contradictorias de la administración Trump sobre cómo tratar con Corea del Norte, que ha permanecido en un estado de guerra suspendido con Estados Unidos desde el armisticio de la Guerra de Corea en 1953.

Incluso cuando el secretario de Estado Rex W. Tillerson señaló recientemente que Estados Unidos no quería pelear con Kim y no estaba interesado en el cambio de régimen, el ejército estadounidense probó un misil balístico intercontinental y realizó simulacros militares con Corea del Sur.

El sábado, Tillerson llegó a Filipinas para una reunión con la Asociación de Naciones del Sureste Asiático. Sus homólogos de Corea del Norte y del Sur también asistirán.

Aunque parecía poco probable que Tillerson se reuniera con el Ministro de Relaciones Exteriores Ri Yong-ho de Corea del Norte, existía la posibilidad de que Ri se reuniera con el nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-wha.

Si una oportunidad "ocurre naturalmente, deberíamos hablar", dijo Kang el sábado cuando llegó a Manila, según informaron las agencias de noticias.

TAMBIÉN EN:
NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar