El Congreso tumba las enmiendas de la derecha sobre la ley de eutanasia

El PSOE defiende que se aplicaría en casos determinados mientras que el PP asegura que la eutanasia es "un suicidio asistido".

La diputada del PSOE María Luisa Carcedo en su turno de intervención en contra de las enmiendas del PP y Vox aa la proposición de ley orgánica de eutanasia.
La diputada del PSOE María Luisa Carcedo en su turno de intervención en contra de las enmiendas del PP y Vox aa la proposición de ley orgánica de eutanasia.

El Pleno del Congreso de los Diputados rechazó este jueves las enmiendas a la totalidad del PP y Vox a la proposición de ley orgánica del Gobierno sobre la regulación de la eutanasia en España. El grupo socialista de la Cámara Baja defendió la proposición de ley, que comenzó su trayecto parlamentario en febrero, asegurando que hay que “dar una respuesta jurídica, sistemática, equilibrada y garantista, a una demanda sostenida de la sociedad actual como es la eutanasia”. Por ende, los de Sánchez defienden que hay que “legislar para respetar la autonomía y voluntad de poner fin a la vida de quien está en una situación de enfermedad grave e incurable, o de una enfermedad grave, crónica e invalidante, padeciendo un sufrimiento insoportable que no puede ser aliviado en condiciones que considere aceptables”. La ley de eutanasia solo sería aplicable en casos determinados, "con garantías" y "sin presión externa de cualquier índole". 

Los diputados conservadores se oponen desde el principio a la regularización de esta porque la consideran un "suicidio asistido". Por ello, presentaron un texto alternativo para "regular el ejercicio de los derechos de la persona ante el proceso final de su vida y los deberes de los profesionales que atienden a los pacientes que se encuentran en esta situación que ofrezca garantías para proteger la dignidad de la persona que las instituciones sanitarias y sociales estarán obligadas a proporcionar con respecto a ese proceso”.

Vox, por su parte, planteaba “garantizar el derecho de las personas a acceder a unos cuidados paliativos avanzados y de calidad cuando sean necesarios, centrados en dotar de las garantías que las instituciones sanitarias estarán obligadas a proporcionar para asegurar la dignidad de la persona durante este proceso””,

La enmienda a la totalidad de Génova 13 obtuvo 143 votos a favor, 203 en contra y dos abstenciones, mientras que la de Vox obtuvo 143 votos a favor, 204 en contra y una abstención. Por ende, el proyecto del Gobierno sigue adelante y la tramitación parlamentaria que requiere continuará su curso. El siguiente paso es que se proceda al estudio del proyecto de ley para elevarlo a la Comisión de Justicia, donde se debatirán las enmiendas a los diferentes artículos. 

Una vez finalizado el proceso, se tendrá que convocar un pleno en el Congreso para que se debata y vote el texto en su conjunto -al tratarse de una ley orgánica- para, posteriormente, llevar la ley al Senado. La Cámara Alta llevará a cabo un proceso similar cuyo resultado será devolver la ley al Congreso, quien finalmente validaría las modificaciones realizadas.