ESPAÑA | EL REY JUAN CARLOS I SE MARCHÓ DE ESPAÑA ESTE LUNES

La ruta del Rey Juan Carlos hasta llegar a la República Dominicana

Por STEPHANIE ORDÓÑEZ PÉREZ. 04/08/2020

El Rey Juan Carlos I estaría en la República Dominicana en la propiedad de un amigo

Rey Juan Carlos I y Felipe VI

Rey Juan Carlos I y Felipe VI

La noticia de la marcha del Rey Juan Carlos I de España, tras todas las informaciones publicadas sobre sus supuestos negocios y la confirmación de una investigación por parte de las autoridades suizas, ha provocado un auténtico terremoto en los medios de comunicación de medio mundo. Un lunes del mes de agosto, el país con menos actividad informativa del año, y a media tarde, todas las redacciones del país se paralizan: se hacia público un comunicado que anunciaba la marcha del antiguo monarca de España.

Ahora la gran pregunta es: ¿cuál ha sido el destino elegido para esta nueva etapa en la vida del Rey emérito? Según el periódico “ABC”, el monarca habría viajado este mismo fin de semana a Pontevedra (los últimos veranos, Juan Carlos I se había convertido en un habitual de la localidad gallega de Sanxenxo y tiene un círculo de amistades que le podría haber facilitado el viaje). Desde allí se habría desplazado a la ciudad portuguesa de Oporto donde tomó un avión rumbo a Santo Domingo.

De esta manera, antes de la publicación de la carta en la comunicaba a su heredero, Felipe VI, su decisión de marcharse fuera de España tras el escándalo sobre sus numerosos negocios fuera de España, Juan Carlos I se encontraba fuera de España. Así, el periódico ABC recoge, en su edición de este martes, que Juan Carlos I ya está fuera del territorio español.

La Repúblicana Dominicana sería el destino provisional del emérito

El citado medio asegura que Juan Carlos I habría aceptado una invitación por parte de uno de sus amigos más cercanos para facilitarle la histórica decisión de abandonar el Palacio de la Zarzuela, su hogar desde hace casi seis décadas. “ABC” llega más lejos y pone nombre y apellidos a este amigo: el conocido empresario Pepe Fanjul, que tiene varias propiedades en el país caribeño.

El empresario y Juan Carlos I mantienen una buena relación de amistad desde hace varios años. Fanjul es el propietario de uno de los complejos hoteleros más importante de la República Dominicana, La Romana, además dispone de distintas viviendas en el país que podría utilizar Juan Carlos I en esta nueva etapa.

Eso sí, algunos medios de comunicación portugueses han señalado que el monarca emérito ha querido volver a sus orígenes y se encuentra en Estoril, un lugar fundamental en la historia de la Casa Real española situado en el municipio de Cascais y donde el propio Juan Carlos pasó buena parte de su infancia. Por el momento, Casa Real no ha dado ningún tipo de información sobre cuál será la nueva residencia del emérito tras seis décadas residiendo en La Zarzuela.

De todas maneras, ABC señala que la República Dominicana no sería el destino final de Juan Carlos I. Según este periódico, hace varios años, el entonces rey de España llegó a asegurar que si tuviera que huir de España tenía claro su destino: Nueva Zelanda. Pero, teniendo en cuenta su estado de salud lo más seguro es que el emérito haya cambiado de opinión teniendo en cuenta que habría elegido ese destino para poder practicar su deporte favorito: la vela.

Mientras tanto, “La Vanguardia” aseguran que Juan Carlos I abandonó la Zarzuela el domingo tras escribir la mencionada carta a Felipe VI en la que le comunicaba su decisión de marcharse de España. Esa noche durmió en la localidad de Sanxenxo y, a primera hora, se marchó a Oporto en coche donde tomó un avión rumbo a la República Dominicana. El objetivo del monarca sería alojarse en Casa de Campo, un complejo residencial propiedad de su amigo Fanjul, durante un par de semanas. Por tanto, esta estancia sería de carácter temporal y no su destino definitivo.

Por tanto, Juan Carlos I ya está fuera de España desde hace bastantes horas, se ha ido sin su mujer Sofía de Grecia (en el caso de la madre del Rey, ella sigue en el Palacio de Zarzuela) lo que ha sido considerado por muchos periodistas como un abandono.