DEPORTES | BALONCESTO | LIGA FEMENINA

Duna González: “Ser entrenador no justifica los insultos y comentarios machistas”

Por LOIDA ESCUELA CABEZA. 02/09/2020

La base canaria cuenta parte de su experiencia en el Ciudad de los Adelantados (actualmente, denominado Ciudad de La Laguna Tenerife).

Duna González relata detalles de su paso por el club morado | CDB Clarinos La Laguna

Duna González relata detalles de su paso por el club morado | CDB Clarinos La Laguna

Duna González llegó al CDB Clarinos de La Laguna durante la temporada 2014/15. Procedente del Isla Única Tenerife, con el que debutó en Liga Femenina 2, la base defendería la elástica morada tanto en el equipo júnior como en el sénior.

La directora de juego cuenta en exclusiva a Columna Cero parte de su experiencia en el club dirigido por Claudio García del Castillo. De esta forma, se convierte en la novena jugadora que afirma que el entrenador Claudio García tuvo un comportamiento inadecuado. En la lista figuran también Laura Chahrour, Sara Djassi, Kayla Woodward, Graciela Díaz, Natasa Mijatovic, Claudia Aponte, Stephanie Jensen y Valerie Avebe.

«El hecho de ser técnico no justifica para nada los insultos y comentarios machistas. Incluso llegaba al punto de entrometerse en nuestra vida privada. Por ejemplo, hacía comentarios relacionados con nuestra orientación sexual. La verdad es que decía cosas muy feas…

Estuve en el entrenamiento en el que el entrenador le tiró del pelo a Graciela Díaz. Recuerdo que, ese día, ella se enfadó y le dijo que ni su madre le tocaba. Otra de las cosas que Claudio García solía hacer era darle patadas a los balones para que llegasen al techo, sin tener cuidado de que nos cayesen encima. Digamos que excedía mucho los límites como entrenador. Y si el resto del cuerpo técnico estaba presente, optaba por el silencio», señala.

En esta misma línea, reflexiona sobre los posibles motivos que impulsaron a las deportistas a mantener el silencio:

«Creo que ninguna jugadora contó lo que estaba pasando por miedo, sobre todo las que éramos más jóvenes. Para las extranjeras también era complicado, al depender económicamente del club para seguir viviendo en el piso. Fue Claudio quien les fichó y tal vez no dijeron nada por si se quedaban sin equipo a mitad de temporada, porque es difícil encontrar otro a esas alturas de la competición», expresa.

Siguiendo con la plantilla, recuerda la falta de apoyo a las deportistas canarias y jóvenes:

«Desde el club se dice que apuestan por jugadoras de Canarias y por la cantera, pero es obvio que no es así. Hay que recordar que se han formado en otros conjuntos, uniéndose luego al Clarinos como parte de las vinculaciones que se llevan a cabo con algunos colegios de Tenerife.

Por eso, pienso que no deberían presumir de tener una cantera propia. Desde el año de su fundación, lo que han hecho es vinculaciones con determinados colegios de Tenerife para que las jugadoras sigan progresando, pero no las ha instruido. Es más, siempre ha sido uno de los equipos con más extranjeras en la competición; y eso que en la Liga Femenina 2 no es tan frecuente contar con tantas deportistas de fuera», admite.

Por otra parte, Duna González solicita que las entidades que guardan una estrecha relación con la entidad deportiva investiguen lo sucedido y tomen cartas en el asunto si fuese necesario.

«Han hablado muchas jugadoras, no una sola. El silencio ya se ha mantenido durante bastante tiempo. Creo que la Federación Española de Baloncesto (FEB) debería pronunciarse al respecto y tomar medidas; porque no pienso que el entrenador no ha cambiado. También debería hablar el Ayuntamiento de La Laguna y el Cabildo de Tenerife», sostiene.

Por otra parte, aprovecha la ocasión para abordar el tema de las dietas durante los desplazamientos del conjunto morado.

«Durante los viajes a la Península, nos llevaban a comer a sitios de comida rápida como el Burger King y McDonald's. Aunque nosotras no teníamos nada en contra de estos establecimientos, en el club sabían que yo soy vegetariana y que otras compañeras no podían comer carne o cerdo por su religión o carne», manifiesta.

Para finalizar, manifiesta:

«Siempre he pensado que como es el hijo del presidente y dueño del club, se lo permiten todo. De lo contrario, lo habrían despedido desde la primera temporada. Es obvio que le van a defender a muerte, digan lo que digan las jugadoras lo negarán.

A estas alturas, otras entidades deberían tomar las medidas oportunas para impedir que esta clase de actitudes y actuaciones sigan predominando. Es vital profesionalizar el baloncesto femenino en nuestro país, salvaguardando los derechos de las jugadoras y velando por nuestra seguridad».

La jugadora, de 1.70 metros de estatura, disputó un total de siete partidos pertenecientes a la liga regular. Contó con una media de 04:19 minutos sobre el terreno de juego; para acabar firmando un promedio de 0.6 puntos, 0.3 rebotes y 0.1 asistencias -según datos oficiales de la FEB-.

Cuando aterrizó en el Clarinos Claudio García valoró su fichaje de la siguiente forma mediante una nota de prensa: “Es una de las jugadoras con más futuro de la isla. Llega con muchas ganas de seguir progresando y dar un salto teniendo minutos en Liga Femenina 2, donde tendrá un papel bastante importante. Viene a completar con Laura Fernández la posición de base, dentro de la apuesta del club de tener a gente joven pero suficientemente cualificada para competir a este nivel. Es una base bastante completa pero que tiene que seguir trabajando de cara a su proyección. Sus ganas y competitividad harán de ella una jugadora muy importante para el futuro del club”.