viernes, 22 de octubre de 2021

Funeral de Doña Ana: Isabel Pantoja, ausente en el tanatorio, abraza a Kiko en Cantora

La cantante ha decidido no abandonar su casa y sobrellevar, junto a sus dos hijos, la pérdida de su progenitora en la intimidad de la finca


Funeral de Doña Ana: Isabel Pantoja, ausente en el tanatorio, abraza a Kiko en Cantora
  • whatsapp
  • linkedin

La madre de Isabel Pantoja, Ana Martín, ha muerto este miércoles, 29 de septiembre, a los 90 años de edad. Doña Ana, como era conocida popularmente, arrastraba problemas de salud desde hacía tiempo. El sábado salía del Hospital de Puerto Real, donde había pasado casi dos semanas ingresada a causa de una dolencia respiratoria, rumbo a Cantora, la célebre finca familiar. Allí, ha estado acompañada en todo momento por dos de sus hijos -la propia tonadillera y su hermano Agustín-, que han permanecido a su lado hasta la hora de su fallecimiento. 

En octubre de 2019, la progenitora de la cantante y principal impulsora de su carrera profesional, sufrió dos ictus en pocas horas. Estuvo internada en el mismo centro sanitario alrededor de una semana. Luego, se recluyó en casa de su famosa hija y no volvió a dejarse ver. 

Su deceso ha sorprendido a sus nietos más mediáticos, Kiko Rivera e Isa Pantoja, en la isla canaria de La Graciosa, donde se encontraban para celebrar la boda de su prima Anabel con el instructor de surf Omar Sánchez. Al conocer la noticia, tanto el DJ como su hermana han regresado a la Península para compartir este duro trance con su madre. Tal y como ha revelado Kiko Hernández en 'Sálvame', el marido de Irene Rosales ha preferido aparcar sus diferencias con Isabel e ir a Cantora a darle un abrazo.

Por su parte, según apunta la revista ¡Hola!, Anabel Pantoja ha decidido seguir adelante con su elance matrimonial pese al fallecimiento de su abuela tras hablar con su tía Isabel, que no ha acudido al velatorio de Doña Ana, que ha tenido lugar en el Tanatorio de Jerez, donde su cuerpo ha sido incinerado a las ocho de la tarde en la más estricta intimidad. La periodista Lydia Lozano ha afirmado que la artista se ha ausentado del último adiós a su madre porque "tiene fobia a los tanatorios".

Así, Isabel Pantoja ha podido recibir en Cantora a su hijo Kiko, al que no veía desde noviembre de 2020. Ambos se distanciaron a raíz de la emisión en Telecinco del programa especial 'Cantora: La Herencia Envenenada', en el que el joven aireó los trapos sucios del reparto de los bienes de su padre, el malogrado 'Paquirri'. No está previsto que Rivera se encuentre con su tío Agustín, al que tiene demandado por estafa. Éste sí que ha estado en el funeral de su madre -siendo el encargado de recoger sus cenizas-, aunque no ha coincidido con su otro hermano presente, Bernardo Pantoja.

Por la mañana, Kiko Rivera se despedía de Doña Ana vía Instagram. En su dedicatoria, incluía gruesas palabras dirigidas a parte de su familia: "Tantos meses sin verte y ahora ya no te veré nunca más. Mi abuela, de la que no me dejan despedirme por mierdas de problemas familiares. Órdenes expresas desde Cantora: 'No queremos que venga nadie'. No sé nada, porque nadie me ha llamado para decirme nada. Solo quiero que me dejen despedirme de mi abuela. No quiero saber de nadie más. Todos los demás me importan una mierda, porque son unos indeseables todos. Lo siento mucho yaya, pero tus hijos no me dejan despedirme. Me siento roto, solo y desolado".

A lo largo de la vida personal y artística de la Pantoja, su madre fue una constante. Ana Martín, que en su juventud fue bailaora en la compañía de Juanita Reina, ayudó a triunfar a Isabel para que mantuviera económicamente a la familia, puesto que se quedó viuda y con tres hijos más -Juan, Bernardo (padre de Anabel) y Agustín- a mediados de los años 70. Doña Ana siempre protegió a su hija. Al inicio de su carrera, se empeñó en extender sobre ella un halo de pureza y castidad. Tras la muerte de 'Paquirri', le ayudó a criar a Kiko y luego a Isa. Desde aquella trágica tarde en la plaza de toros de Pozoblanco, apenas se separaron.

En 2019, mientras participaba en 'Supervivientes', la intérprete de "Marineno de luces" dejó constancia de lo que sentía por su madre. El 88 cumpleaños de Doña Ana le pilló en Honduras, y la cantante trianera, que no podía estar con su progenitora en un día tan especial, le envió un mensaje a través de las cámaras del concurso. "La amo, la quiero con locura", dijo emocionada.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar