Bombazo en Canal Sur: El día que Isabel Pantoja se cansó de la familia Rivera (VÍDEO)

Aprovechando la guerra sin cuartel que libran la tonadillera y su hijo, recordamos un momento histórico de la televisión en España

Un momento de la intervención telefónica de Isabel Pantoja en Canal Sur. / YouTube
Un momento de la intervención telefónica de Isabel Pantoja en Canal Sur. / YouTube

Ahora que Isabel Pantoja vuelve a tener problemas con el apellido Rivera -la tonadillera y su hijo libran una guerra sin cuartel en platós y revistas con la herencia de 'Paquirri' de fondo-, es buen momento para recordar un episodio que ya es historia de la televisión en España. Se trata de la intervención telefónica en directo de la cantante en el programa 'Bravo por la tarde', presentado por Agustín Bravo en Canal Sur. La trianera se decidió a llamar después de ver en la mesa de debate a la periodista Pepa Jiménez, que el día anterior había participado en la entrevista que se hizo a Teresa Rivera -hermana del torero- en el espacio 'Tiempo al tiempo' de TVE, presentado por Concha Velasco. Era el 26 de septiembre del año 2002 y se celebraba el aniversario de la muerte de Francisco Rivera en Pozoblanco a manos de "Avispado"

"Lo tenemos todo callado"

"Estoy en Andalucía trabajando y estoy escuchando tantas mentiras de esa señorita de rojo (Jiménez) que no tiene ni idea... No la he visto a usted en mi vida, ¿cómo puede saber todo lo que se ha dicho y pasado en nuestras vidas?", empezó diciendo una Isabel Pantoja muy enfadada. "Le pido que se olvide de don Francisco Rivera. ¡Soy su mujer, te guste o no te guste, hasta que me muera, y deben tener respeto a una persona que ha fallecido y no se puede defender! He sacado a mi hijo adelante, que me lo dejó con meses, y estoy muy orgullosa de que se llame Francisco Rivera... Les pido a todos los que están sentados ahí que tengan respeto a Francisco Rivera, 'Paquirri'", continuó la artista, cuyo tono de voz iba 'in crescendo' a medida que la ira se apoderaba de ella.

"¡Estoy cansada de que no le dejéis en paz! ¡Que no pongan más las imágenes de su muerte! ¡A ver si se muere tu marido y ponen esas imágenes! No lamentas nada, eres una bocazas, y usted me insultó a mí anoche. No nombre a mi hermano, que tiene mucha clase y no ha dicho nada de la familia Rivera... Lo tenemos todo callado", siguió espetando a Pepa Jiménez. "Tengo la conciencia tranquila de que ese señor, que fue mi marido y el padre de mi hijo, estaba tan enamorado de mí como yo de él. No es verdad que el hermano de mi marido haya dicho eso (que el matador no estaba enamorado de Isabel cuando se casaron). Antonio Rivera, hermano de mi marido, siempre ha estado al lado de mi hijo", aclaró la cantante manifiestamente alterada.

"¡Estoy cansada de la familia Rivera!"

"¡Que me olviden, que estoy cansada! ¡Que se ponga la gente a trabajar al igual que yo! Todo lo que se dijo en ese programa ('Tiempo al tiempo') fue mentira. ¡Mi marido se fue al cielo sin mirar a la cara a su hermana! Y no quiero hablar por respeto a mi marido y en memoria de él. ¡Que no me hagan hablar!", dijo en tono amenazante. "En tu vida has estado sentada conmigo, Pepa Jiménez. Rocío Martín (una ex miss España que también colaboraba en 'Bravo por la tarde') sí que sabe cosas de mí, pero usted no... Estoy indignada, además de la pena que tengo que llevar colgada... Solo quiero que lo dejéis en paz y tranquilo, porque yo sí me puedo defender, pero él no. ¡Y estoy cansada de la familia Rivera y del daño que han hecho a mi hijo! Hace 18 años que no lo ven porque no les ha dado la gana. Y es mentira que yo no les haya permitido verlo", explotó entonces Isabel contra la familia de su difunto esposo. 

"Que dejen tranquilo a mi hijo, que dejen descansar en paz a mi marido. ¡Era y será mi marido hasta que me muera! Y no nombres más a Francisco Rivera. ¡Métete con tu marido y tus hijos y déjame en paz! No sacad nunca más esa tragedia porque no lo quiero ver sufrir más. Ya han pasado 18 años y es de malas personas sacar esas imágenes (las de 'Paquirri' agonizando en la enfermería) en televisión", concluyó la Pantoja su perorata. Las caras de Agustín Bravo y sus colaboradores eran un poema. Desde aquel momento, la frase "¡estoy cansada de la familia Rivera!" se incorporó al imaginario colectivo de los españoles. Lo dicho: una llamada que es historia viva de España. La pena es que aún no existían las redes sociales.