Tom Brusse le hizo chantaje psicológico a Melyssa para ir a “La isla de las tentaciones”

La joven acusa a Tom Brusse de estar a su lado con el único objetivo de: entrar en la televisión

Melyssa y Tom Brusse
Melyssa y Tom Brusse

Melyssa Pinto ha decidido que es el momento de decir la verdad sobre quién es Tom Brusse. La joven asegura que si aceptó formar parte de la segunda edición de “La isla de las tentaciones” fue por culpa del chantaje psicológico que le hizo su novio. Para ella, el empresario francés solo quiso jugar con sus sentimientos y su único objetivo es ser famoso.

Con el tiempo, Melyssa tiene claro que Tom la manipuló por como no tuvo ningún remordimiento a la hora de serle infiel en "La isla de las tentaciones"

Melyssa asegura que llegó a la República Dominicana completamente enamorada de Tom, tras solo ocho meses de relación, y tras todo lo que ha vivido en “La isla de las tentaciones”, tiene claro que no era la persona que ella buscaba. La catalana ha protagonizado momentos de amor y de desamor, de lágrimas y de rabia. Pero se ha convertido en la participante más querida de la segunda edición, sin duda.

Ahora, meses después de aquellos, no siente pena por haber terminado con Tom Brusse, pues actualmente es muy feliz con su nuevo novio, pero si le duele haber apostado tanto por una persona que luego le demostró lo que la quería de aquella manera. Por ejemplo, Melyssa aceptó el reto de jugarse su relación en “La isla de las tentaciones” pues Tom la chantajeó psicológicamente. Ahora está convencida de que el único interés de Tom en su relación era saltar a la televisión en España, como le recriminó su madre, Nela Pinto, al joven durante el último “Debate de las tentaciones”.

Los problemas en la pareja comenzaron tras una ruptura en medio de la relación, que tuvo lugar poco antes del programa, durante la cual Melyssa se dio un par de besos con otro chico y cuando la pareja volvió decidió decírselo a Tom. Según ella: “Llegué a implorarle perdón. Aunque no estaba con él, entendí que, si hubiera sido al revés, a mí también me habría molestado porque había pasado poco tiempo”. Lo que no se imaginaba es que el propio Tom Brusse iba a querer sacar beneficio de este hecho.

Me dijo: “Si volvemos, vamos a “La isla de las tentaciones” para que vea que puedo confiar en ti”. Al final, la joven se obsesionó, le decía al joven que estaba con ella para poder ir al programa, que se quería vengar de ella. Al final cedió y, sin estar muy segura, decidió ir .

En aquel momento, Melyssa entendió que era una prueba, ahora se da cuenta que era un chantaje. “Sí. Me decía que no se fiaba de mí y que quería ver si yo tenía un flechazo con otra persona. Llegamos a la isla y pasa lo que pasa, no estaba enamorado de mí".

Ahora mismo, Melyssa está en otra etapa de su vida y solo tiene una cosa clara de todo lo que ha vivido: ha sido manipulada por su ex-novio, Tom Brusse. Como ella dice: “Me manipuló por cómo cayó en la tentación, si no hubiera caído de esa manera... sintiéndose mal por mí. Creo que no ha sufrido”.