martes, 19 de enero de 2021

Trump anuncia que no acudirá a la ceremonia de investidura de Biden

Así lo ha difundido a través de Twitter


  • whatsapp
  • linkedin








El magnate neoyorquino se ha pronunciado dos días después de que una horda de seguidores asaltara el Capitolio en un intento por bloquear la ratificación de la victoria del líder demócrata en las presidenciales. Con su decisión, Trump se convertirá en el primer presidente estadounidense en la historia reciente del país en no acudir a la relevante cita, uno de los eventos más importantes de la vida política en el país norteamericano.







La asistencia del presidente saliente es, además, una muestra histórica del compromiso del anterior mandatario con una transición pacífica de poder entre dos administraciones. Está previsto que el Vicepresidente saliente, Mike Pence sí acuda a la ceremonia, pero todavía no lo tiene decidido.







 







 







Los exPresidentes George W. Bush, Bill CLinton y Barack Obama, también acudirán al evento. El mensaje de Trump se produce horas después de que difundiera un vídeo en el que aceptaba que no serviría un segundo mandato.







Una ceremonia adaptada a la pandemia

Biden aseguró la semana pasada que su ceremonia de investidura se adaptará a las recomendaciones científicas y que no habrá asistencia masiva de personas, como ocurre tradicionalmente. Así, aseguró que habrá actividades digitales y que se seguirá los consejos científicos para evitar una mayor propagación del coronavirus. "La gente quiere poder decir "hemos pasado el testigo", estamos avanzando, la democracia funciona", manifestó en declaraciones a la cadena CBS.

Con los casos de coronavirus al alza, Biden ha utilizado las redes sociales y sus apariciones públicas para pedir a los ciudadanos estadounidenses que utilicen la mascarilla como medida de contención ante lo que se anticipa como un largo invierno pese a la posible llegada de la vacuna.

Acerca de Joe Biden

Biden nació en Scranton, Pensilvania, en 1942, y se mudó a Delaware cuando era un niño. Como político, ha mantenido estrechos lazos políticos con ambos estados, aunque Trump lo acusó de haber “desertado” de Pensilvania.

“Estaba en tercer grado”, respondió Biden.

Aún mantiene fuertes lazos con Pensilvania, un campo de batalla crítico en las elecciones generales que Trump ganó en 2016, y ha basado su sede de campaña en Filadelfia.

Biden, quien se ha desempeñado en la vida pública durante alrededor de medio siglo, enfatiza su experiencia en el gobierno y busca presentarse como una mano firme y experimentada en un mundo peligroso e incierto.

A medida que la crisis del coronavirus avanzó, ha buscado maneras de que los votantes lo vean como el comandante en jefe, al ofrecer recomendaciones basadas en consejos de expertos en economía y salud pública. Entre sus recomendaciones está hacer que las pruebas de coronavirus sean ampliamente accesibles y gratuitas. Ha dicho también que los pacientes no deberían pagar para recibir una eventual vacuna. Y ha sido muy crítico con la respuesta del presidente Trump al virus, a quien ha acusado de reaccionar demasiado tarde.

Biden fue vicepresidente en el gobierno de Barack Obama durante la aprobación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, y la atención médica sigue siendo una prioridad para él. Es un tema que a menudo discute en el contexto de las tragedias de su propia familia: perdió a su primera esposa y a su hija pequeña en un accidente automovilístico en 1972, y en 2015, su hijo, Beau Biden, murió de cáncer cerebral. El cuidado a la salud, dijo en uno de sus primeros anuncios televisivos, es “personal” para él. Apoya agregar una opción pública a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, pero se opone a “Medicare para todos”, la amplia medida de un solo pagador defendida por algunos progresistas en su partido, incluido el senador Bernie Sanders.

Biden, quien se ha desempeñado décadas en el Senado, cree firmemente en el valor del bipartidismo e insiste en extender las propuestas a los republicanos incluso en un momento en el que muchos de su propio partido no encuentran socios de negociación al otro lado del espectro político. Como expresidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, también habla apasionadamente sobre afirmar y defender el papel de Estados Unidos como líder en el escenario global.

Sería el presidente más viejo de la historia en su toma de posesión, a los 78 años. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 







Te puede interesar