domingo, 25 de julio de 2021

ÚLTIMA HORA: Los medios proclaman a Joe Biden como vencedor de las elecciones de EE.UU.

Donald Trump ha ganado en Ohio y Florida... pero no en el cómputo general y ha perdido las elecciones


ÚLTIMA HORA: Los medios proclaman a Joe Biden como vencedor de las elecciones de EE.UU.
  • whatsapp
  • linkedin

Por fin, Estados Unidos tiene presidente. O eso es lo que confirman los medios de comunicación del país teniendo en cuenta el resultado en las urnas. Joe Biden será el nuevo inquilino de la Casa Blanca, pero no todavía. Tiene que superar un escollo más: no solo le ha bastado alcanzar la cifra de 270 votos electorales, sino que tendrá que hacer frente a la dura batalla judicial que ha anunciado el propio Donald Trump.

Gracias a la remontada en el estado de Georgia, el ex-vicepresidente de Barack Obama se ha garantizado su asiento en el famoso Despacho Oval, después de haberse impuesto en varios de los estados clave como Wisconsin, Arizona, Michigan o Pensilvania. En eso Biden ha conseguido el triunfo y pasará a la historia como el presidente de los Estados Unidos con más votos.

Pero el triunfo, por el momento, es incompleto. Donald Trump va a hacer todo lo necesario para permanecer en la Casa Blanca y ya ha anunciado que teniendo en cuenta los votos “legales”, el vencedor era él y no aceptará esta derrota. Trump mantiene la teoría de que el partido democráta ha “robado” las elecciones y que el recuento es totalmente “ilegal”. Incluso, ya ha intentado impugnar el conteo en varios estados, sobre todo en aquellos en los que Joe Biden estaba subiendo como la espuma tras varias horas del candidato republicano por delante.

Eso sí, Trump ha logrado superar varios hitos: conseguir los condados de Ohio y Florida significaba lograr la victoria... hasta estos comicios. El todavía presidente ganó en los dos mencionados estados y aún así ha acabado perdiendo en el cómputo general.

A lo largo de estos días se han escuchado dos frases de manera constante: “Detengan el conteo” y “cuenten todos los votos”. En función de sus intereses, Donald Trump ha pedido una u otra cosa. Joe Biden, por su parte, ha apostado por pedir cautela, aunque siempre ha mostrado una posición más moderada, se veía ganador en todo momento. La realidad es que, salvo al comienzo del recuento, lo ha sido en todo momento (aunque los resultados mucho más ajustados de lo esperado).

Eso sí, Biden tiene que preocuparse por dos razones: ha perdido un gran apoyo entre el colectivo hispano (a pesar de conttar con Ocasio-Cortez entre sus filas) y ha habido zonas en las que la diferencia con Trump era mucho más ajustada que hace cuatro años, cuando se presentó Hillary Clinton y perdió.

Al otro lado, Donald Trump no ha logrado movilizar más votantes. En unas elecciones históricas -las de mayor participación desde el año 1900- ambos se han convertido en los candidatos con más votos de la historia.

A pesar de que se esperaba que sí, la crisis por el coronavirus no ha degastado para nada a Donald Trump, pero sus constantes salidas de tono han hecho que sus enemigos se hayan movilizado para conseguir el cambio. Se podría hablar de voto a Joe Biden, pero en realidad ha sido un voto en contra de Donald Trump y a su gestión los últimos cuatro años.

En el año 2016, Donald Trump logró amarrar su victoria en los conocidos “estados bisagra”. Pero, en esta ocasión, han sido estos los que han dado la victoria a Biden. Arizona y el conocida como cinturón del óxido (la zona más industrial del país) han empujado al demócrata a la Casa Blanca.

Biden, a pesar de que las cosas parecían ir mal para él en un primer momento, lo ha dado todo hasta el final. Remontó tanto en Georgia como en Pensilvania, estados en los que Donald Trump tenía cierta ventaja. Allí, gracias al voto más urbano, logró una victoria muy ajustada. Todo cuando las encuestas le daban como ganador con un resultado aplastante. Pero la realidad fue muy diferente, por eso los demócratas pidieron que se contaran cada votos, pues sabían que iban a ser fundamentales.

Biden, antes de que se hiciera público el resultado final, lo dejó claro: “Vamos a ganar esta carrera con gran parte de la nación tras nosotros”. En el tono conciliador y moderado que siempre le ha caracterizado, no quiso festejar nada antes de tiempo, pero quiso mandar un mensaje a Donald Trump y a la ciudadaní: “La democracia funciona

 

Te puede interesar