martes, 3 de agosto de 2021

Muere Timothy Ray Brown, el primer paciente curado de VIH

Timothy Ray Brown pasó a la historia por ser el primer enfermo de VIH que logró curarse


Muere Timothy Ray Brown, el primer paciente curado de VIH
  • whatsapp
  • linkedin

Triste noticia para el mundo de la ciencia: Timothy Ray Brown, el primer paciente de VIH que logró curarse. Más conocido como “el paciente de Berlín”, fue diagnosticado con VIH en el año 1995 y, en el año 2008, fue declarado libre del temido virus.

Timothy Ray Brown pasó a la historia como "el paciente de Berlín"

La noticia de su fallecimiento ha sido confirmada a través de un comunicado emitido por la Asociación Internacional del Sida: Timothy Ray Brown, que pasará a la historia como el primer paciente que logró curarse del VIH, ha muerto a los 54 años de edad por culpa de un cáncer.

Aunque de nacionalidad estadounidense, pasó a la historia con el apodo de “paciente Berlín” tras ser la primera persona que logró eliminar el virus de la inmunodeficiencia humana de su cuerpo, por completo, en el año 2008. Según ha explicado la Asociación Internacional del Sida, “en los últimos seis meses, Timothy vivió con una recaída de la leucemia”, que acabó afectando a su cerebro, aunque en todo momento “se mantuvo protegido del virus VIH”. Su pareja había anunciado hace unos días que Timothy ya estaba en una fase terminal del cáncer que padecía desde hacía varios años.

Timothy Ray Brown fue diagnosticado con el VIH en el año 1995, cuando vivía en la ciudad europea de Berlín. Solo un año más tarde se descubrió una nueva terapia, basada en la combinación de fármacos antirretrovirales que le facilitó poder llevar una vida normal hasta que, un análisis de sangre, en el año 2006, reveló que padecía una leucemia mieloidea aguda, una clase de cáncer que afecta seriamente al sistema inmunológico.

Gero Huetter, un importante oncólogo de origen alemán, inició la terapia habitual de quimioterapia pero los resultados no fueron los esperados y decidió probar una terapia muy novedosa. El tratamiento incluía un trasplante de células madre de un donante que portaba un gen hereditario muy poco habitual, asociado con la reducción del riesgo de contagio del VIH.

Trece meses más tarde sufrió una recaída de la leucemia que padecía y volvió a ser sometido a un nuevo trasplante de células madre del donante mencionado. Los médicos sospecharon que el VIH archivado en sus células comenzaría a proliferar una vez el sistema inmunológico empezara a recuperarse del primer tratamiento y del postrasplante pero tampoco fue así y acabó siendo, para la comunidad médica, “el paciente de Berlín” o “el paciente alemán”. En el año 2012, el propio Timothy aseguró: “Soy la prueba viva de que puede haber una curación del sida”.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar