viernes, 30 de julio de 2021

Corea del Sur planea crear una "unidad de decapitación" para matar a Kim Jong-un

Según algunos expertos, el equilibrio del terror es la vía más rápida para disuadir a Corea del Norte de seguir con la escalada armamentística.


Corea del Sur planea crear una "unidad de decapitación" para matar a Kim Jong-un
  • whatsapp
  • linkedin

La última vez que se sabe que Corea del Sur conspiró para asesinar a los dirigentes norcoreanos, nada salió según lo planeado. A finales de los años sesenta, después de que los comandos norcoreanos trataran de saquear el palacio presidencial de Seúl, Corea del Sur entrenó secretamente a personas inadaptadas en prisión o directamente de la calle para entrar a escondidas en Corea del Norte y degollar a su líder, Kim Il-sung. Cuando la misión fue abortada, los hombres se amotinaron.

Mataron a sus entrenadores y lucharon para llegar a Seúl antes de hacerse estallar, un episodio que el gobierno ocultó durante décadas.

Ahora, mientras que el nieto de Kim, Kim Jong-un, acelera su programa de misiles nucleares, Corea del Sur se prepara nuevamente para atacar a los líderes de Corea del Norte. Un día después de que Corea del Norte llevara a cabo su sexto (y por mucho más poderoso) ensayo nuclear este mes, el ministro de Defensa de Corea del Sur, Song Young-moo, dijo a los legisladores en Seúl que se establecería una "unidad de decapitación" de las fuerzas especiales a finales de año.

La unidad no ha sido asignada para decapitar literalmente a los líderes norcoreanos. Pero ese es claramente el mensaje amenazador que Corea del Sur está tratando de enviar. Los oficiales de la defensa dijeron que la unidad podría realizar incursiones transfronterizas con helicópteros y aviones de transporte que podrían penetrar en Corea del Norte por la noche.

Rara vez un gobierno anuncia una estrategia para asesinar a un jefe de estado, pero Corea del Sur quiere mantener a Corea del Norte en el precipicio y nervioso por las consecuencias de seguir desarrollando su arsenal nuclear. Al mismo tiempo, la postura cada vez más agresiva de Corea del Sur pretende ayudar a Corea del Norte a aceptar la oferta de conversaciones del presidente Moon Jae-in.

Es una acción de difícil equilibrio, que enfrenta la preferencia de Moon por una solución diplomática contra la necesidad de su nación de responder a una pregunta existencial: ¿Cómo puede un país sin armas nucleares disuadir a un dictador que las tiene?

“La mejor disuasión que podemos tener, además de tener nuestras propias armas nucleares, es hacer que Kim Jong-un tema por su vida", dijo Shin Won-sik, un general de tres estrellas que fue el principal estratega operacional del ejército surcoreano antes de retirarse en 2015.

Las medidas también han planteado preguntas sobre si Corea del Sur y Estados Unidos, su aliado más importante, están sentando las bases para matar o incapacitar a Kim y sus principales ayudantes antes de que puedan ordenar un ataque.

Mientras que el Secretario de Estado Rex W. Tillerson ha dicho que Estados Unidos no busca un cambio de liderazgo en Corea del Norte, y los surcoreanos dicen que las nuevas tácticas militares están destinadas a compensar la amenaza norcoreana, las acciones que están llevando a cabo podrían ser utilizadas de forma preventiva.

Las tácticas dieron lugar a un avance decisivo la semana pasada, cuando Trump acordó levantar un tratado de hace décadas que permite a Corea del Sur construir misiles balísticos más poderosos. Estados Unidos ayudó a Corea del Sur a construir sus primeros misiles balísticos en la década de 1970, pero a cambio impuso restricciones para tratar de evitar una carrera armamentista regional.

“Ahora podemos construir misiles balísticos que pueden atravesar búnkeres subterráneos profundos donde Kim Jong-un podría esconderse”, dijo Shin. “La idea es cómo podemos infundir el tipo de temor de un arma nuclear sin tenerla. En un sistema medieval como Corea del Norte, la vida de Kim Jong-un es tan valiosa como la de cientos de miles de personas corrientes cuyas vidas se verían amenazadas en un ataque nuclear".

Aunque la mayoría de los surcoreanos, especialmente los políticos y comentaristas conservadores, piden tener armas nucleares propias, Moon ha jurado repetidamente deshacerse de tales armas en la Península Coreana. En junio, Trump reiteró la doctrina de Washington del paraguas nuclear, prometiendo proteger a Corea del Sur con "toda la gama de capacidades militares de Estados Unidos, tanto convencionales como nucleares".

Pero después de que Corea del Norte probase dos misiles balísticos intercontinentales en julio, incluyendo uno que parecía capaz de golpear a Estados Unidos, los surcoreanos no están tan seguros de que los estadounidenses continuarán adelante.

“¿Intervendrían los norteamericanos en una guerra en la península si su propio territorio se viera amenazado con un misil intercontinental nuclear norcoreano?”, dijo Park Hwee-rhak, un analista militar de la Universidad Kookmin en Seúl.

Moon se ha comprometido a expandir el presupuesto de defensa del 2.4 al 2.9 por ciento del producto interno bruto de Corea del Sur durante su mandato (35 mil millones de dólares) a partir de este año. Para el próximo año, su gobierno ha propuesto un presupuesto de 38.100 millones de dólares, casi 12.000 millones de los cuales se destinarán a la defensa de las armas contra Corea del Norte.

En un mensaje de Twitter el martes pasado, Trump dijo: "Estoy permitiendo que Japón y Corea del Sur compren una cantidad sustancialmente mayor de equipo militar altamente sofisticado de Estados Unidos".

En el marco del programa Kill Chain, Corea del Sur tiene como objetivo detectar los ataques inminentes de Corea del Norte con misiles y lanzar ataques preventivos.

Corea del Norte mantiene tubos de artillería y cohetes cerca de la frontera, y es capaz de lanzarl 5.200 disparos en Seúl en los primeros 10 minutos de guerra, según dicen planificadores militares en Corea del Sur. En Corea del Norte también operan cientos de misiles diseñados para atacar las bases de Corea del Sur y las de Estados Unidos en Japón y más allá para disuadir la intervención estadounidense en caso de estallar una guerra.

La necesidad de detectar un ataque inminente se ha vuelto más crítica. Corea del Norte ha hecho que sus bombas nucleares sean lo suficientemente pequeñas y ligeras (de un peso inferior a 500 kilos) para ser colocadas en sus misiles, aunque aún no está claro si están completamente armadas, dijo la semana pasada Song, ministro de Defensa.

Pero la detección también se ha vuelto más difícil. Corea del Norte esconde misiles en sus numerosos túneles subterráneos. El cambio al combustible sólido ha hecho que algunos de sus misiles sean más fáciles de transportar y más rápidos de lanzar. En los últimos años, Corea del Norte también ha probado misiles submarinos, que son más difíciles de detectar.

Y las consecuencias potenciales son enormes. Cometer un error de cálculo podría provocar un ataque preventivo injustificado, que podría desencadenar una guerra nuclear regional. En una audiencia del Congreso de Estados Unidos en junio, el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Joseph F. Dunford Jr., dijo: "Veremos bajas, a diferencia de lo que hemos visto en los años 60 ó 70".

Las capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento son cruciales, dijo Daniel A. Pinkston, experto en defensa en el campus de Seúl de la Universidad de Troy. Sin esas capacidades,"estarían' disparando a ciegas' porque las unidades de misiles no podrían identificar los objetivos", agregó.

El mes pasado, Corea del Sur dijo que lanzaría cinco satélites espías en órbita de 2021 a 2023 para monitorear mejor los movimientos de armas en Corea del Norte. Mientras tanto, está hablando con países como Francia e Israel para alquilar satélites espías. También tiene previsto introducir cuatro aviones teledirigidos de vigilancia estadounidenses RQ-4 Global Hawk para el próximo año.

Si los ataques preventivos fracasaban, Corea del Sur esperaría que su Defensa Aérea y de Misiles derribara cualquier cohete procedente de Corea del Norte.

Corea del Sur está planeando mejorar sus misiles interceptores PAC-2 para una mejor defensa a baja altitud. La semana pasada, Corea del Sur ayudó a los militares de Estados Unidos a instalar una batería de defensa antimisiles tailandesa, que intercepta cohetes enemigos a mayor altitud. Para una protección adicional, Corea del Sur está desarrollando sus propios misiles interceptores L-SAM, así como instalando más radares de alerta temprana para misiles balísticos.

Después de la última prueba nuclear de Corea del Norte, Corea del Sur disparó sus misiles balísticos de corto alcance Hyunmoo-2 en un simulacro de ataque. En julio, los militares de Corea del Sur también liberaron imágenes de misiles búnker-buster Taurus simulando un ataque al ministerio de defensa en la capital norcoreana, Pyongyang. Corea del Sur está comprando 260 misiles Taurus a una empresa alemana y sueca.

Las armas son parte del plan de castigo masivo y represalias de Corea. Bajo ese programa, Corea del Sur trataría de dividir a Pyongyang en varios distritos y eliminar el área donde se cree que Kim Jong-un se esconde, explicaron los analistas de defensa.

La decisión de Washington de levantar las limitaciones podría permitir a Corea del Sur desarrollar nuevos misiles Hyunmoo capaces de destruir emplazamientos de armas y búnkeres bajo tierra, dijo Shin Jong-woo en el Foro de Defensa de Corea, una red de expertos militares con sede en Seúl.

Shin dijo que se hablaba de construir un Hyunmoo con una ojiva de dos toneladas. Las restricciones anteriores prohibieron a Corea del Sur fijar una carga útil de más de media tonelada a su misil Hyunmoo cuando el cohete tenía un alcance de hasta 800 kilómetros.

Mientras se ha corrido la voz sobre los nuevos planes de Corea del Sur para asesinar, Kim ha utilizado los coches de sus adjuntos como señuelos para trasladarse de un lugar a otro, según los oficiales de inteligencia surcoreanos en junio.

Sin embargo, muchos dicen que dudan que la amenaza sea suficiente para disuadir a Kim. Sólo la perspectiva de represalias nucleares será suficiente, aseguran.

“El equilibrio del terror es el atajo más rápido para disuadir la guerra", dijo el martes pasado al Parlamento Yoon Sang-hyun, un legislador conservador de la oposición.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar

Golpe de calor en perros
  • David Fernandez Rey 24 julio 2021
Golpe de calor en perros