lunes, 26 de julio de 2021

Miembros de una tribu no contactada del Amazonas, asesinados por mineros de oro

Tras matarlos, se fueron al bar, donde se jactaron de desmembrarlos y tirarlos al río. Los fiscales federales en Brasil han abierto una investigación.


Miembros de una tribu no contactada del Amazonas, asesinados por mineros de oro
  • whatsapp
  • linkedin

Eran miembros de una tribu no contactada que recolectaba huevos a lo largo del río en una parte remota del Amazonas. Parece que tuvieron la mala suerte de encontrarse con mineros de oro.

Ahora, los fiscales federales en Brasil han abierto una investigación sobre la presunta masacre de unos 10 miembros de la tribu, la evidencia más reciente de que las amenazas a grupos indígenas en peligro de extinción están aumentando en el país.

La agencia brasileña de asuntos indígenas, Funai, dijo que había presentado una denuncia ante la fiscalía del estado de Amazonas después de que los mineros de oro fueron a un bar cerca de la frontera con Colombia y se jactaron de los asesinatos. Ellos blandieron una pala tallada a mano que, según decían, había pertenecido a la tribu, dijo la agencia.

“Fue una charla grosera en el bar", dijo Leila Silvia Burger Sotto-Maior, coordinadora de Funai para las tribus desconectadas y recientemente contactadas. "Incluso se jactaron de desmembrar los cuerpos y tirarlos al río”. Los mineros, dijo, afirmaron que "tenían que matarlos o morir".

Sotto-Maior dijo que los asesinatos se habían producido el mes pasado. La oficina de asuntos indígenas realizó algunas entrevistas iniciales en la ciudad y luego llevó el caso a la policía. “Hay muchas pruebas, pero hay que demostrarlas", dijo.

El fiscal a cargo del caso, Pablo Luz de Beltrand, confirmó que se había iniciado una investigación, pero dijo que no podía discutir los detalles del caso mientras estaba en marcha. Afirmó que el episodio se produjo en el valle de Javari, la segunda reserva indígena más grande de Brasil, en el lejano oeste.

“Estamos haciendo un seguimiento, pero los territorios son grandes y el acceso es limitado", dijo Beltrand. "Estas tribus no son contactadas, incluso Funai sólo tiene información esporádica sobre ellas. Así que es un trabajo difícil que requiere que todos los departamentos del gobierno trabajen juntos".

Beltrand explicó que era el segundo episodio que estaba investigando este año. “La primera denuncia de asesinatos de indios no contactados en la región se produjo en febrero, y ese caso sigue abierto. Era la primera vez que teníamos este tipo de casos en esta región", dijo en una entrevista telefónica. "No es algo que haya pasado antes”.

Survival International, un grupo mundial de derechos indígenas, advirtió que dado el pequeño tamaño de las tribus amazónicas no contactadas, este último episodio podría significar que un porcentaje significativo de un grupo étnico remoto fue eliminado.

Si la investigación confirma los informes, será otra masacre genocida más que resultará directamente del fracaso del gobierno brasileño en la protección de las tribus aisladas, “algo que está garantizado en la Constitución", dijo Sarah Shenker, una de las principales activistas del grupo de derechos humanos.

Bajo la presidencia de Brasil, Michel Temer, los fondos para los asuntos indígenas se han reducido drásticamente. En abril, Funai cerró cinco de las 19 bases que utiliza para vigilar y proteger a las tribus aisladas, y redujo la dotación de personal en otras. Las bases se utilizan para prevenir invasiones de madereros y mineros y para comunicarse con tribus recientemente contactadas.

Tres de esas bases se encontraban en el valle del Javari, conocido como la Frontera Incontactada y se cree que es el hogar de más tribus aisladas que en ningún otro lugar de la Tierra. Aproximadamente 20 de las 103 tribus no contactadas registradas en Brasil se encuentran en el Valle. “Tuvimos problemas con gobiernos anteriores, pero no de este tipo“, dijo Sotto-Maior, coordinadora de Funai.

El presupuesto de su agencia para este año para el departamento de tribus aisladas fue de sólo dos millones de reales, o cerca de 650.000 dólares, menos que los 7,5 millones de reales de 2014. "¿Qué puedo hacer con dos millones de reales?", dijo.

El presidente Temer, que es profundamente impopular, ha buscado el apoyo de poderosos grupos de presión agrícolas, ganaderos y mineros para impulsar cambios económicos a través del Congreso y protegerlo de una investigación de corrupción. El mes pasado, la cámara baja del Congreso votó para evitar que fuera sometido a juicio por corrupción en la Corte Suprema, pero sólo después de que el presidente repartiera empleos y acordara una serie de concesiones, muchas de las cuales afectaron a la deforestación.

Un decreto de Temer que abrió una gran reserva en la Amazonía a la minería provocó una protesta internacional. Después de que un juez bloqueara el decreto, el gobierno anunció que revisaría su decisión, pero los críticos se muestran cautelosos. Con las disputas por la tierra en aumento en muchas zonas remotas de Brasil, los grupos indígenas, los trabajadores rurales y los activistas por la tierra han sido todos blanco de ataques violentos. Más de 50 personas habían sido asesinadas a finales de julio, en comparación con 61 en todo el 2016, según la Comisión Pastoral de Tierras.

En algunos casos, se ha culpado a agentes del gobierno o de la policía por la violencia. Las autoridades están investigando una redada policial en la región amazónica que terminó con la muerte de 10 activistas. Ningún oficial resultó herido.

Los activistas temen que los grupos indígenas del país, y especialmente las tribus desconectadas, sean los más vulnerables en las disputas por la tierra.

“Cuando sus tierras están protegidas, prosperan", dijo Shenker, defensora de los derechos humanos. "Cuando su tierra es invadida, pueden ser exterminados”.

Te puede interesar