domingo, 25 de julio de 2021

El huracán Irma devasta el Caribe y se dirige hacia Florida

El gobernador de Florida ha pedido extrema precaución: "Cada familia de Florida debe prepararse para evacuar, independientemente de la costa en la que usted viva".


El huracán Irma devasta el Caribe y se dirige hacia Florida
  • whatsapp
  • linkedin

Uno de los huracanes atlánticos más poderosos jamás registrado ha barrido a su paso por el Caribe, que se convirtió en una zona de emergencia y ha virado hacia el norte. Se espera que llegue a los Cayos y al sur de Florida el sábado por la noche.

Más del 60 por ciento de los hogares de Puerto Rico no tienen electricidad. En San Martín, un funcionario dijo que el 95 por ciento de la isla ha sido destruida. El gobierno haitiano pidió a todas las agencias, tiendas y bancos que cerraran cuando la tormenta golpeara con dureza. El Primer Ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, dijo que la mitad de las personas de Barbuda se habían quedado sin hogar.

Observando los daños producidos por el huracán Irma, los residentes de Florida que se encuentran dentro de la zona que se cree que será golpeada, se apresuran a evacuar. Funcionarios gubernamentales en Florida, Georgia y Carolina del Sur han pedido a la gente que evacúen las áreas vulnerables, provocando una confusión por lo esencial (gasolina, agua, sacos de arena) que, incluso los ciudadanos más endurecidos por huracanes, tenían miedo y tomaban todas las precauciones.

La escasez de gasolina y agua embotellada, un dolor de cabeza siempre en los días previos a los huracanes, se agudizó a raíz del huracán Harvey, a medida que la producción de las refinerías de petróleo de Houston se redujo y el combustible y el agua fueron desviados a Texas. Las tuberías de bombeo en el sur de la Florida se extendieron por manzanas mientras los residentes que huían compraban toda la gasolina que podían, e incluso algunos conductores persiguieron a camiones cisterna que habían encontrado en las carreteras.

El gobernador Rick Scott de Florida pidió extrema precaución ante una poderosa tormenta que podría cambiar rápidamente el rumbo. “Cada familia de Florida debe prepararse para evacuar, independientemente de la costa en la que usted viva”, dijo.

Para cuando Rosi Edreira y su esposo recibieron la orden de abandonar su hogar en Cutler Bay, parte de la segunda zona de evacuación en el condado de Miami-Dade, ya habían hecho planes para buscar refugio en Charlotte, Carolina del Norte. En el coche iban álbumes de fotos, certificados de nacimiento, casi 400 adornos navideños recogidos durante un cuarto de siglo y sus dos perros, JJ y Coco Puff, y su gato, Dicky.

“Ya recibía a Andrew", dijo Edreira, de 49 años, recordando el enorme huracán de categoría 5 que arrancó su techo hace 25 años el mes pasado. "No voy a hacerlo de nuevo".

El jueves por la noche, los vientos y las lluvias de Irma, que alcanzaban 281 kilómetros por hora, ya habían saqueado en serie las islas del Caribe oriental, dejando al menos siete muertos y comunidades enteras aplastadas.

Pero no todas las noticias fueron horribles. A pesar de la pérdida de poder en la mayor parte de la isla, los daños y pérdidas de vidas en Puerto Rico fueron mucho menores de lo que se temía. Haití y la República Dominicana, que comparten isla, también se salvaron de un golpe directo. Pero el terror de la tormenta dejó a la gente muy asustada.

“Hay naufragios por todas partes, casas destruidas allá donde mires, techos destrozados por todas partes", dijo a Radio Caraïbes International el presidente del Consejo Territorial Francés de San Martín, Daniel Gibbs. "Es increíble", añadió. "Es indescriptible".

En Puerto Rico (entre las bajas menos desafortunadas de Irma) se fue la luz. En muchos lugares, tampoco tenían agua corriente.

Aunque el huracán apenas rozó la isla, logró eliminar su sistema eléctrico, ya que está muy envejecido. Más de un millón de clientes se quedaron sin electricidad el jueves, y un poco más de la mitad de los hospitales funcionaban. Incluso antes de que cayera una sola gota de lluvia, el jefe de la compañía eléctrica, que en realidad está en bancarrota, había pronosticado que si la tormenta daba un golpe, podría tardar de cuatro a seis meses en restablecer completamente el servicio. Su predicción enfureció a los puertorriqueños, que asisten avergonzados el declive económico de la isla durante todo el año.

¿Cómo es posible, querían saber, que un huracán que había pasado a una distancia segura y que apenas derribó una teja, pudiera dejar a tantas personas sin electricidad?

La caída de Puerto Rico en la falta de energía eléctrica ha sido larga. En julio, la enorme autoridad de poder del gobierno incumplió un acuerdo para reestructurar la deuda de 9.000 millones de dólares, declarándose en quiebra.

No se ha modernizado ni se ha seguido al día con el mantenimiento. Los árboles no han sido podados, los postes fueron desatendidos. El gobernador ,Ricardo A. Rosselló, dijo que las autoridades no pueden estimar cuánto tiempo tomará recuperar el poder hasta que los funcionarios puedan inspeccionar los daños.

El jueves por la tarde dijo que el servicio había sido restaurado a 144.000 hogares, lo que todavía dejaba a cerca de un millón sin luz. “Aún así, dijo, las cosas podrían haber sido mucho peores”. “Nos gustaría comenzar agradeciendo al Todopoderoso", dijo Rosselló. "Nuestras oraciones fueron respondidas”.

En otras islas, las consecuencias fueron mucho peores.

En St. Martin, una parte francesa y otra holandesa, donde al menos cuatro personas murieron como resultado de la tormenta, las imágenes aéreas tomadas por los militares mostraban calles inundadas de agua y casas devastadas por el viento. La segunda ola de destrucción, al menos para las empresas, fue provocada por el hombre: los saqueadores estaban recogiendo los restos, a veces incluso siendo vistos por los agentes de policía que se quedaban de brazos cruzados, "como si estuvieran comprando víveres", dijo Maeva-Myriam Ponet, corresponsal de una cadena de televisión con sede en Guadalupe, otro Territorio Francés de Ultramar en el Caribe.

San Martín permaneció aislado del mundo exterior el jueves, carente de energía y la mayoría del servicio de telefonía móvil. Ponet dijo a los residentes de San Martín, que se sentían totalmente desatendidos, que “la ayuda llegará esta noche, pero por el momento no tienen nada”.

La isla de San Bartolomé también fue duramente golpeada, al igual que Barbuda, donde la mitad de los residentes de la isla se quedaron sin hogar. El corresponsal de la red en St. Barthélemy, Eric Rayapin, describió un "espectáculo de desolación", con la isla casi separada del mundo exterior. Desde el martes por la noche había habido poco o ningún servicio telefónico, agua o electricidad. Los edificios han sido "destrozados", dijo, y muchos caminos han sido destruidos.

“La población aquí está sufriendo enormemente", explicaba Rayapin. "Algunos de ellos han perdido sus casas, los coches boca abajo en medio de la calle, y toda la vegetación ha sido destruida”. Y añadió: "Es un golpe muy duro”.

John McKendrick, fiscal general de Anguila, dijo que la isla, una posesión británica, había sufrido una "enorme devastación" a causa del huracán. La mayoría de las casas de la isla habían sido dañadas, los árboles caídos habían bloqueado muchas carreteras, el servicio de telefonía móvil había sido interrumpido y el servicio eléctrico cortado. Toda la isla seguía sin electricidad el jueves a mediodía, y los puertos y el aeropuerto permanecieron cerrados. Una persona en Anguila murió, dijo Kendrick, aunque desconocía las circunstancias.

“Ha sido malo", afirmaba McKendrick en una entrevista telefónica desde Londres, donde viajó cuando el huracán azotó la isla. "Mucha gente está exhausta y muchas casas están dañadas”. Dijo que las autoridades aún estaban tratando de evaluar el alcance total de la destrucción.

En Haití, el gobierno pidió que todas las instituciones sean cerradas desde el mediodía del jueves hasta nuevo aviso. El presidente, Jovenel Moïse, urgió a la gente a encontrar y llegar a un lugar seguro. "El huracán no es un juego", dijo.

El peligro no era sólo de ahogamientos y lesiones por la tormenta. A los funcionarios les preocupaba que se produjera un aumento del cólera, como ocurrió el año pasado después de que el huracán Matthew devastara el suroeste del país. Los informes del gobierno muestran que el cólera que estalló en Haití a partir de 2010 ha matado a 104 personas hasta la fecha. En un esfuerzo por evitar otro brote, el ministro de salud pública de Haití instó a la población a que reuniera botiquines de primeros auxilios en el hogar.

Entre las preocupaciones más profundas de McKendrick, el procurador general de Anguila, se encontraba el acercamiento del huracán José, declarado tormenta de Categoría 3 el jueves, que se espera que pase por esta misma parte del Caribe el sábado. En Antigua y Barbuda había una Vigilancia de Huracanes y se emitió una Vigilancia de Tormentas Tropicales para Anguila, Montserrat, San Cristóbal y Nieves, Saba y San Eustaquio.

"Una tormenta de 220 kilómetros por hora está en camino", dijo. "No estoy seguro de cómo la isla puede responder a eso”. En Miami, Elizabeth Chifari, de 66 años de edad, estaba decidida a quedarse en casa con su gato blanco de callejón, el viernes, y superar la tormenta. Habría ido a quedarse con su hijo, Andrew. Pero vive en Houston. "Si vivieran en otro lugar", dijo, "lo habría considerado".

Te puede interesar