sábado, 24 de julio de 2021

Un terremoto de 8,1 deja al menos 15 muertos en México

El temblor se notó incluso en Ciudad de México, a 700 kilómetros de distancia del epicentro. Muchas personas temieron volver a vivir el desastre de 1985.


Un terremoto de 8,1 deja al menos 15 muertos en México
  • whatsapp
  • linkedin

Un poderoso terremoto ha sacudido la costa del Pacífico de México, sacudiendo edificios en ciudades tan lejanas como Ciudad de México y sacando a la gente a la calle. Se registraron al menos cinco muertos inmediatamente después del terremoto.

El terremoto tuvo una magnitud preliminar de 8.1, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, ytuvo el epicentro a unos 100 kilómetros al suroeste de Pijijiapan, frente a la costa del estado de Chiapas, cerca de la frontera con Guatemala.

El terremoto se sintió incluso en la capital, Ciudad de México, a más de 700 kilómetros del epicentro.

La alarma de terremotos de Ciudad de México saltó, sacando a la gente a toda prisa a las calles, muchos de ellos vestidos de noche, mirando nerviosos cómo los árboles temblaban y se balanceaban las líneas eléctricas.

Zhaira Franco, de 35 años, que trabaja para Facebook en programación, dijo que escuchó una alarma 30 segundos antes del terremoto que sacudió su edificio en Ciudad de México. El edificio se estremeció tanto que chocó contra el edificio adyacente, dijo. El terremoto también zarandeó el monumento del Ángel de la Independencia.

Una puerta de cristal se rompió en el aeropuerto principal de Ciudad de México, y hubo informes de derrumbes de paredes. Helicópteros volaron en círculos sobre la ciudad para evaluar los daños, pero no hubo informes inmediatos de víctimas. Un hotel en el estado del Pacífico de Oaxaca tuvo que ser evacuado. El techo de un centro comercial en Tuxtla Gutiérrez, la capital del estado de Chiapas, se derrumbó y llenó el suelo de escombros.

Se han contabilizado hasta cinco réplicas con una magnitud preliminar de 4,9, según el Servicio Geológico de Estados Unidos. El Centro de Alerta contra los Tsunamis en el Pacífico de México registró un pequeño tsunami, dijo el Centro de Alerta contra los Tsunamis en el Pacífico.

Rudy Gómez, de 28 años de edad, que vive en el barrio Condesa de Ciudad de México, habló con su familia en Chiapas por teléfono después del terremoto. “Después del terremoto, hubo tres más", dijo de las réplicas en Chiapas. “Sólo están esperando por si vuelve a haber otro, pero ahora mismo están bien", agregó.

El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, dijo que dos mujeres fueron asesinadas en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas al derrumbarse casas y muros. El presidente Jimmy Morales de Guatemala pidió calma cuando se emitió una advertencia de tsunami.

El terremoto sacudió principalmente el oeste de Guatemala. En la capital del estado de Huehuetenango, los ladrillos y el vidrio se quebraron al derrumbarse las paredes. Quetzaltenango, la segunda ciudad más grande de Guatemala, que comenzaba a recuperarse de un temblor en junio, sufrió daños en su centro histórico.

Arturo Núñez, gobernador del estado de Tabasco en México, dijo que dos niños murieron. Uno fue asesinado al caerle una pared encima. El otro era un niño que estaba con un ventilador en un hospital que se quedó sin luz.

La Ciudad de México es particularmente vulnerable a los terremotos que azotan la costa debido a que la ciudad está construida sobre un antiguo lecho lacustre que puede magnificar las olas sísmicas a cientos de kilómetros de distancia. En septiembre de 1985, un terremoto ocurrido frente a las costas del estado de Michoacán mató a unas 10.000 personas y arrasó 400 edificios. Ese terremoto, que ocurrió a más de 200 millas de la capital, tuvo una magnitud de 8.

Los residentes de la Ciudad de México normalmente son tranquilos cuando se trata de evacuar edificios y esperar en las calles hasta que termine el temblor.

Este terremoto, sin embargo, asustó incluso a los estoicos. En Twitter, algunos chilangos (como se conoce a los residentes de la Ciudad de México) dijeron que fue el segundo terremoto más fuerte que habían experimentado, después del devastador de 1985.

Los epicentros de la mayoría de los terremotos que afligen a la ciudad son a lo largo de la costa pacífica de México. A medida que las placas submarinas se mueven hacia el continente, envían ondas de choque hacia el norte hasta la Ciudad de México.

Después del desastre de 1985, los códigos de construcción fueron revisados y reforzados, hasta el punto que las leyes de construcción mexicanas, escritas para asegurar que los edificios puedan resistir terremotos, son tan estrictas hoy como las de Estados Unidos o Japón.

“La parte más aterradora de todo esto es que si eres un adulto y has vivido en esta ciudad tu vida adulta, recuerdas 1985 muy bien. Este se sintió igual de fuerte y de mal, pero por lo que veo, nos hemos librado de una gran tragedia", dijo Alberto Briseño, un entrenador de 58 años en Condesa.

"Ahora haremos lo que los mexicanos hacemos tan bien: Asimilar el sabor amargo de esta noche y seguir adelante".

Te puede interesar