martes, 27 de julio de 2021

Huracán Harvey: Las aguas inundan Beaumont mientras Houston evalúa daños

Algunas familias ya han podido visitar sus casas para poder evaluar el alcance de la catástrofe. Las pérdidas son cuantiosas y tardarán años en volver a restablecer el orden.


Huracán Harvey: Las aguas inundan Beaumont mientras Houston evalúa daños
  • whatsapp
  • linkedin

Mientras miles de residentes del sureste de Texas volvían desde refugios, moteles y casas de amigos a sus hogares dañados por las inundaciones, otros seguían aguantando, interrumpidos por las crecientes inundaciones y viviendo sin agua corriente por segundo día.

En Houston y alrededores, donde la histórica inundación de la tormenta Harvey se estaba retirando, la gente se llevó camiones y barcos para regresar a sus barrios, donde muchos quedaron horrorizados por lo que se encontraron.

Al llegar a su casa del noroeste de Houston, donde el agua había subido a más de cinco pies dentro, Larry y Suzette Cade se pararon en la puerta principal, cogidos de la mano y llorando. “Me siento muy triste y vacío”, dijo el señor Cade.

Al este, partes de Beaumont y las comunidades circundantes permanecieron aisladas, con carreteras intransitables y el río Neches aún en expansión, superando por dos metros y medio el récord anterior. No se espera que llegue a su máximo hasta el sábado. Las bombas que abastecen de agua dulce a Beaumont, una ciudad de casi 120.000 habitantes, fueron destruidas por las inundaciones del jueves y permanecieron cerradas el viernes. Los funcionarios dijeron que no sabían cuándo se podría reparar el sistema.

Jana Swearingen tuvo que hacer tres viajes en bote separados, cruzando de una parcela de tierra seca a la siguiente, para llegar a su trabajo como enfermera en un hospital de Beaumont.

¿Sus héroes? “Sólo chicos mayores de los alrededores”, dijo, pilotando sus propios barcos y llevando a la gente a un lugar seguro.

El gobernador Greg Abbott dijo que “este va a ser un proyecto de varios años para que Texas pueda salir de esta catástrofe". Funcionarios locales explicaron que hasta ahora hubo al menos 47 muertes en Texas relacionadas con la tormenta.

El presidente Trump le pedirá al Congreso que apruebe $7.800 millones para ayuda en los próximos días, y $6.700 millones más para final de mes, afirmaron funcionarios de la Casa Blanca. En el condado de Harris, que incluye Houston, la gente estaba ansiosa por volver a casa para recoger los medicamentos y las fotos de la familia pero, sobre todo, para responder a la pregunta que les había roído durante días: ¿Cómo ha sido de grave?

Los Cades descubrieron que la casa de ladrillo que han poseído durante un cuarto de siglo parecía extrañamente desconocida. Su coche azul había flotado a seis metros de donde lo habían aparcado y se había parado contra un árbol. 10 troncos estaban esparcidos en su césped, y no había ni rastro del buzón de correo.

Mientras Cade, de 63 años, trataba sin éxito de abrir la hinchada puerta principal, su señora miraba a través de la ventana de la sala de estar, y pudo comprobar cuán alto había subido el agua, y que todo lo que había en su interior estaba revuelto.

"Oh Dios mío. Oh Dios mío. Dios mío", dijo suavemente mientras caminaba otra vez por el perímetro de la casa. "Esto es abrumador. Todo está tirado por todas partes".

Las macetas que había coleccionado durante años fueron destruidas o desaparecieron, la cerca se había derrumbado, la puerta del garaje había desaparecido, y los peces habían encontrado el camino hacia la piscina.

"¿Dónde está nuestra terraza?”, preguntó en voz alta.

No estaba claro cuántos de los residentes de esta región han tratado de regresar a sus hogares desde la tormenta. Los gobiernos locales apenas comenzaban a buscar a los desaparecidos y a limpiar las carreteras de barro, a apartar los árboles y los coches destrozados.

Con varias refinerías de petróleo cerradas, Texas entró en escasez de combustible, pero el gobernador dijo que el estado había arreglado que se trajeran suministros adicionales de Oklahoma y Louisiana.

Las inundaciones siguieron siendo un problema para miles de personas que viven justo al este de dos cuencas inundables, los embalses de Addicks y Barker en el borde oeste de Houston, y el alcalde Sylvester Turner hizo una "fuerte petición" de que los residentes no regresaran si había agua en sus hogares.

Al hablar en una conferencia de prensa, Turner dijo que las casas inundadas eran inseguras y estaban "creando una creciente presión sobre nuestros primeros socorristas”. También explicó que mientras el Cuerpo de Ingenieros del Ejército libera agua de los embalses en el Bayou de Buffalo, las casas en esa zona permanecerán inundadas entre 10 y 15 días.

Incluso donde el agua se había retirado, el regreso a casa tuvo complicaciones. Las autoridades emitieron una serie de precauciones: No comer nada que haya estado en contacto con las aguas de la inundación; lavarse las manos después de tocar el agua; chequear la fauna silvestre, incluyendo serpientes; y visitar las casas a la luz del día.

Y han estado dando consejos para desinfectar los muebles empapados: una taza de lejía cada 19 litros de agua.

Cuando Tequoya Stewart-Miller, de 30 años, regresó por primera vez a su casa en el centro de la ciudad, que comparte con su abuela, su impresión más fuerte fue el olor del lugar: "moho y muerte". "Fue devastador", dijo. “Simplemente devastador".

La casa donde la familia se reunía para jugar a las cartas el viernes por la noche y las cenas de comida del alma del domingo estaba tan destruida que no se atrevió a entrar. "Teníamos a los niños cerca y no queríamos que ellos lo vieran", dijo. "Eso es traumatizante, ver todo lo que habían tenido”.

Algunas personas pudieron regresar a sus hogares y comenzar a llamar a los contratistas y a planificar las reparaciones. Otros, al descubrir que sus hogares no eran habitables, tomaron algunas cosas y regresaron a los refugios o casas de familiares, sabiendo que podrían pasar meses antes de que pudieran volver a mudarse.

Para el señor Cade, una de las mayores pérdidas no es la financiera. Antes de que él y su esposa se fueran el domingo para quedarse en un hotel, colocó una foto de su madre sobre una repisa. El cuadro, de más de 50 años de edad, es tan preciado que puede recordarlo con todo detalle: es un niño pequeño que usa pantalones cortos negros, tirantes y zapatos blancos, de fondo duro y de copa alta; su madre usa un vestido floral y le sostiene la mano mientras está de pie en el Quinto Distrito de Houston.

“Tan pronto como llegué a la puerta esta mañana, pensé en mi madre", dijo. "Esa foto", dijo, con su voz diluida en lágrimas. Pero al ver los muebles caídos a través de las ventanas, desaparecieron sus pocas esperanzas de que hubiera sobrevivido. Dijo: "Pensé que el estante estaba lo suficientemente alto".

Te puede interesar