jueves, 29 de julio de 2021

Las lluvias torrenciales e inundaciones sumen a Houston en el caos

La cuarta ciudad más poblada de Estados Unidos ve cómo sus calles se convierten en ríos y hogares, hospitales... quedan bloqueados. La escena recuerda al huracán Katrina en Louisiana en 2005.


Las lluvias torrenciales e inundaciones sumen a Houston en el caos
  • whatsapp
  • linkedin

Una avalancha apocalíptica de lluvias torrenciales y un aumento vertiginoso de las aguas e inundaciones puso a la cuarta ciudad más grande de Estados Unidos de rodillas. Las carreteras y calles residenciales se convirtieron en ríos, con agua hasta la cintura bloqueando el acceso a hogares y hospitales, pidiendo a los propietarios de embarcaciones que los usaran en labores de rescate.

Fue una escena que recordó al huracán Katrina en Louisiana en 2005, con personas agujereando los techos por si el agua subía aún más alto y la gente siendo rescatada por helicópteros desde los tejados.

El caos infligido por los restos del huracán Harvey se extendió a través de una enorme franja de Texas, más visiblemente en este área metropolitana de 6,6 millones de personas que ha estado acostumbrada a grandes tormentas que soplan en el Golfo de México, pero que rara vez se enfrentó a una escena parecida a ésta.

La tormenta, que llegó a tierra el viernes por la tarde como un huracán de categoría 4, ha dejado hasta ahora cinco muertos, muchos otros heridos y un número incalculable de hogares y negocios inundados, dañados o destruidos. Incluso el Servicio Meteorológico Nacional parecía abrumado por el alcance de la devastación.

"Esto es algo que no tiene precedentes y todos los impactos son desconocidos y van más allá de cualquier experiencia", dijo el servicio federal en Twitter el domingo. "Cumpla las órdenes de los funcionarios para garantizar la seguridad".

En Houston, el domingo por la mañana, el alcalde Sylvester Turner declaró que "la mayoría de las vías principales y sus caminos secundarios" eran ahora “intransitables”. Instó a aquellos cuyas vidas no estaban en peligro a abstenerse de llamar a un sistema 911 sobrecargado, observando que los funcionarios ya habían recibido más de 2.000 llamadas de rescate.

Algunas personas publicaron las direcciones de sus hogares inundados en Twitter y Facebook, con fotografías de muebles semi-sumergidos o familias varadas en los tejados, para tratar de llamar la atención de los servicios de rescate.

Turner anunció la apertura del Centro de Convenciones George R. Brown como refugio y dijo que abrirían otros muchos. Al oeste de Houston, San Antonio alberga a aproximadamente 1.000 evacuados en refugios de emergencia desde el domingo por la tarde. Unos cientos de evacuados también están en refugios de emergencia en Dallas, al norte, donde se preparan para albergar hasta 5.000 más en un "mega-refugio" que se abrirá el martes por la mañana en el Centro de Convenciones Kay Bailey Hutchison.

Maya Wadler, de 17 años, recordó los momentos antes de ser rescatada de su hogar el domingo alrededor de las 4 de la madrugada. El agua, dijo, “se metía por debajo de las puertas e incluso por las ventanas. A donde mirase, habría un nuevo charco fluido. Simplemente se llenaba. Estaba muy asustada. No sabíamos qué pasaría. Y no había nadie a quien pudiéramos llamar”. La señora Wadler fue finalmente socorrida en un camión de rescate.

"Estaba sentado en la esquina sosteniendo a mi padre contra mi”, dijo. "Normalmente confío en mis padres y en que sabrán qué hacer para que todo salga bien. Pero levanté la vista y vi que mi padre cerraba los ojos, el agua le estaba entrando en los ojos. Y pensé: Él no tiene ni idea de qué hacer”.

Para una gran franja del sureste de Texas, puede haber más problemas en los próximos días. El Servicio Meteorológico Nacional dijo que la tormenta durará varios días, probablemente hasta el viernes.

La tormenta también afectó a áreas clave para la industria de petróleo y gas de Estados Unidos, y ya ha causado cierta interrupción en la producción. Exxon Mobil, por ejemplo, dijo en su página web el domingo que estaba cerrando operaciones en su enorme complejo de refinación y petroquímica de Baytown debido a las inundaciones, mientras que la lluvia llevó a Royal Dutch Shell a cerrar una gran instalación de refinación en Deer Park.

Shell, uno de los mayores productores del Golfo de México, dijo que había cerrado dos plataformas de producción y había evacuado a la mayoría de los trabajadores.

Sin embargo, el golfo produce cantidades sustanciales de petróleo y gas, y los analistas dicen que es probable que el impacto en los precios de la energía y los suministros sean limitados. Existen reservas sustanciales de petróleo y productos como la gasolina están a mano debido a un largo período de auge de la producción mundial.

A largo plazo, es probable que Texas se enfrente a un enorme esfuerzo de reconstrucción de miles de millones de dólares que puede afectar a una generación, y lo que seguramente será una época desalentadora, burocracia y peleas con burócratas y compañías de seguros.

El gobierno federal está prometiendo una respuesta a la altura. “Nos estamos preparando para los próximos dos años”, dijo Brock Long, administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, en el programa "State of the Union" de CNN el domingo.

Para el presidente Trump, la tormenta es el primer desastre nacional que pone a prueba la competencia de su administración. El domingo, en una ráfaga de tweets, el presidente escribió: "La buena noticia es que tenemos gran talento sobre el terreno". Prometió visitar Texas "tan pronto como ese viaje pueda hacerse sin causar trastornos".

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar