viernes, 30 de julio de 2021

Lula da Silva, ex presidente de Brasil, condenado a casi 10 años de prisión por corrupción

Da Silva, que lideraba las encuestas para volver a ser presidente, podría tener en frente al juez que le ha condenado, aunque por el momento él lo ha descartado.


Lula da Silva, ex presidente de Brasil, condenado a casi 10 años de prisión por corrupción
  • whatsapp
  • linkedin

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, fue declarado culpable de corrupción y lavado de dinero y condenado a casi 10 años de prisión, lo que supone un sorprendente revés para un político que ha ejercido una enorme influencia en América Latina durante décadas.

El caso contra da Silva, que elevó el perfil de Brasil en el escenario mundial como presidente de 2003 a 2010, le acusa a él y su esposa de recibir ilegalmente más de un millón de dólares en mejoras y gastos de una compañía de construcción para un apartamento frente a la playa. A cambio, dijeron los fiscales, la empresa pudo obtener lucrativos contratos con Petrobras, la gigante petrolera controlada por el estado.

Esta sentencia empaña el legado de una de las figuras políticas más influyentes de Brasil, un líder carismático que creció pobre, desafió la dictadura militar y fomentó las ambiciones globales de su nación, ayudando a conseguir la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

"Esto va mucho más allá de sí mismo y su carrera política, que está seriamente dañada. Se trata de la reputación de Brasil", dijo Christopher Sabatini, director ejecutivo de Global Americans, un grupo de investigación en Nueva York. "Él era una marca, la marca Brasil".

Pero la fortuna económica de Brasil finalmente se torció y, plagado de escándalos, el partido de da Silva perdió la presidencia el año pasado cuando el Senado acusó a Dilma Rousseff, su sucesora. Esto supuso una lucha de poder que consumió a la nación.

El señor da Silva, de 71 años, que ha calificado las acusaciones en su contra como una "farsa", ha estado planeando un regreso político. A pesar de las múltiples denuncias de corrupción en su contra, ha anunciado su intención de postularse a la presidencia en las elecciones del próximo año y ha sido ampliamente considerado uno de los principales candidatos. Este fallo podría ser un golpe demoledor para sus aspiraciones.

El juez Sergio Moro, quien emitió el veredicto el miércoles, dijo que bajo la ley brasileña, el señor da Silva no sería elegible para postularse si su pena fuese el doble, o 19 años.

Los eruditos legales interpretaron esta decisión como que da Silva podría todavía presentarse para el presidente mientras que el caso está siendo apelado. Pero si falla en la apelación, dijeron, podría dejar al partido sin un candidato claro en la votación del próximo año o impedir que asuma el cargo.

La condena es el último ataque de la rama judicial de Brasil, que ha declarado la guerra a la arraigada cultura de corrupción del país. El actual presidente de Brasil, Michel Temer, fue acusado el mes pasado de corrupción, parte de un flujo casi constante de denuncias y acusaciones que han roto el establishment político de la nación en los últimos años.

El juez Moro, que supervisa casos derivados de un amplio escándalo que rodea a la petrolera estatal, dijo que las acciones de da Silva formaban parte de un "esquema de corrupción sistémica" en Petrobras.

"El presidente de la república tiene enormes responsabilidades", escribió el juez Moro. "Como tal, su culpabilidad es también" enorme cuando comete crímenes, agregó.

Da Silva presidió un período de fuerte crecimiento económico en Brasil y sigue siendo una figura ampliamente popular, acreditada como líder de una transformación social que sacó a millones de personas de la pobreza en una nación con una de las mayores disparidades entre ricos y pobres.

A pesar de las acusaciones de corrupción contra él y su partido, el señor da Silva ha liderado las encuestas de opinión pública sobre las elecciones. El juez Moro, el que lo condenó, es a menudo citado como el rival más cercano de da Silva en hipotéticos enfrentamientos en la carrera presidencial, aunque él ha descartado postularse para el cargo.

"Consideramos esto como un intento de sacar a Lula del proceso electoral", dijo la senadora Gleisi Hoffmann, que recientemente tomó el timón del partido. "Unas elecciones presidenciales sin la participación de Lula serían fraudulentas y antidemocráticas. Si quiere sacarlo de la carrera, que elija un candidato y que compita contra él”.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar