jueves, 29 de julio de 2021

Una abogada rusa le prometió al hijo de Trump información que dañaría a Clinton

La reunión ocurrió dos semanas después de que Trump se proclamara candidato republicano para la presidencia de Estados Unidos.


Una abogada rusa le prometió al hijo de Trump información que dañaría a Clinton
  • whatsapp
  • linkedin

El hijo mayor del presidente Trump, Donald Trump Jr., recibió la promesa de obtener información perjudicial para Hillary Clinton en una reunión con una abogada rusa conectada con el Kremlin durante la campaña de 2016, según han contado tres asesores de la Casa Blanca con información sobre esta reunión y otros dos con conocimiento de la misma.

A la reunión asistieron también el presidente de la campaña presidencial de aquel momento, Paul J. Manafort, así como el yerno del presidente, Jared Kushner. Manafort y Kushner revelaron recientemente la reunión, aunque no su contenido, en documentos gubernamentales confidenciales a los que ha tenido acceso el New York Times.

The Times informó de la existencia de la reunión el pasado sábado. Pero en entrevistas posteriores, los asesores y otros revelaron los motivos de la misma. La reunión (en el edificio Trump el 9 de junio de 2016, dos semanas después de que Donald J. Trump se adjudicara la candidatura republicana) señala la cuestión central en las investigaciones federales sobre la intromisión del Kremlin en las elecciones presidenciales: si la campaña de Trump se había confabulado con los rusos. Esta reunión representa la primera indicación pública de que al menos algunos miembros de la campaña estaban dispuestos a aceptar la ayuda de Rusia.

Mientras que el presidente Trump ha sido perseguido por las revelaciones de las reuniones no reveladas entre sus socios y los rusos, ésta es la primera reunión privada que implica a su círculo interno durante la campaña (y la primera que, además, incluye a su hijo mayor). No está claro si la abogada rusa, Natalia Veselnitskaya, realmente entregó la información prometida que comprometía a Clinton. Pero las personas entrevistadas se inclinaban por el si.

Cuando se le preguntó por primera vez sobre la reunión, Donald Trump Jr. no mencionó nada acerca de Clinton. Pero el domingo cambió su discurso. En una declaración, dijo que se había reunido con la abogada rusa a petición de un conocido del concurso Miss Universo 2013, que su padre llevó a Moscú. "Después de intercambiar bromas”, dijo, "la mujer dijo que tenía información de personas conectadas con Rusia que estaban financiando el Comité Nacional Demócrata y apoyando a Clinton. Sus declaraciones fueron vagas, ambiguas y no tenían sentido. No se dieron ni ofrecieron detalles ni información circunstancial. Me di cuenta rápidamente de que no tenía información significativa”.

Dijo que luego volvieron a hablar de la adopción de niños rusos y la Ley Magnitsky, una ley estadounidense que pone en las listas negras a rusos sospechosos de atentar contra los derechos humanos. La ley de 2012 enfureció tanto al presidente Vladimir V. Putin de Rusia que detuvo las adopciones estadounidenses de niños rusos.

"Estaba claro para mí que ésta era la verdadera intención de la reunión y que las afirmaciones de información potencialmente útil eran un pretexto para la misma”, dijo Trump.

Dos personas con información sobre la reunión dijeron que el intermediario fue Rob Goldstone, un ex periodista de tabloides británico y el presidente de una compañía llamada Oui 2 Entertainment que ha trabajado en el concurso de Miss Universo. No respondió inmediatamente a las preguntas para que comentara.

Mark Corallo, portavoz del abogado del presidente, dijo el domingo que "el presidente no estaba al tanto y no asistió a la reunión".

Campañas políticas

Las campañas políticas recogen la investigación de la oposición desde muchos sectores, pero rara vez de fuentes vinculadas a gobiernos extranjeros. Las agencias de inteligencia estadounidenses han llegado a la conclusión de que los hackers y propagandistas rusos trabajaron para inclinar las elecciones hacia Donald J. Trump, en parte robando y luego proporcionando a WikiLeaks los mensajes internos del Partido Demócrata y de la campaña de Clinton que eran embarazosos para ella. WikiLeaks comenzó a publicar el material el 22 de julio.

Un fiscal especial y comités del Congreso están investigando la posible relación de la campaña Trump con los rusos. Trump lo ha negado todo, pero la investigación ha sembrado dudas en su administración.

Twitter

Trump también se equivocó sobre si los rusos eran los únicos responsables de la piratería. El domingo, dos días después de su primera reunión como presidente con Putin, Trump dijo en Twitter: "Presioné fuertemente al presidente Putin dos veces sobre si se había entrometido en nuestras elecciones. Lo negó vehementemente. Ya he dado mi opinión…”.

El domingo por la mañana en Fox News, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, describió la reunión en el edificio Trump como una "gran hamburguesa de nada". "Hablar sobre temas de política exterior, asuntos relacionados con nuestro lugar en el mundo, asuntos importantes para el pueblo estadounidense no es extraño”, dijo.

Pero el representante Adam B. Schiff de California, el principal demócrata del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, uno de los que investigan la interferencia electoral en Rusia, dijo que quería hacerles preguntas a "todos los que estuvieron en esa reunión". "No hay razón para que esta abogada del gobierno ruso se reúna con Paul Manafort o con Kushner o el hijo del presidente si no se trata de la campaña y la política de Rusia", dijo Schiff después del informe inicial del Times.

Veselnitskaya, la abogada rusa invitada a la reunión del edificio Trump, es más conocida por haber montado un ataque multifacético contra la Ley Magnitsky.

La excusa de la adopción es un argumento frecuentemente usado para los opositores del acto. La campaña de Veselnitskaya contra esta ley también ha incluido intentos de desacreditar al hombre que le dio nombre, Sergei L. Magnitsky, abogado y auditor, fallecido en 2009 en circunstancias misteriosas en una prisión rusa después de exponer uno de los mayores escándalos de corrupción durante el dominio de Putin.

Veselnitskaya

Los clientes de Veselnitskaya incluyen empresas estatales y el hijo de un alto funcionario del gobierno, cuya compañía estaba bajo investigación en Estados Unidos en el momento de la reunión. Sus actividades y asociaciones llamaron la atención del FBI. Veselnitskaya dijo en una declaración el sábado que no dijo “nada en absoluto acerca de la campaña presidencial" en la reunión del edificio Trump. Dijo recordar que, pasados unos 10 minutos, Kushner o Manafort salieron de la sala.

También afirmó que "nunca actuó en nombre del gobierno ruso" y "nunca discutió ninguna de estas cuestiones con ningún representante del gobierno ruso".

La reunión del edificio Trump ha sido revelada a funcionarios gubernamentales en estas últimas semanas, cuando Kushner, quien también es asesor de la Casa Blanca, presentó una versión revisada de un formulario confidencial requerido para obtener una autorización de seguridad.

The Times informó en abril que no había revelado contactos extranjeros, incluyendo reuniones con el embajador ruso en Estados Unidos y el jefe de un banco estatal ruso. El hecho de no registrar dichos contactos puede hacerle perder su acceso a información clasificada e incluso, si la información es falsificada u ocultada a sabiendas, en la cárcel. Los asesores de Kushner dijeron en ese momento que las omisiones eran un error, y que él había notificado inmediatamente al FBI que iba a revisar lo que dijo.

Manafort, ex presidente de la campaña, también reveló recientemente la reunión, y el papel de Donald Trump Jr. en su organización, a los investigadores del Congreso que tenían preguntas sobre sus contactos en el extranjero, de acuerdo con personas familiarizadas con los eventos. Ni Manafort ni Kushner estaban obligados a revelar el contenido de la reunión.

Desde que el presidente asumió el poder, Donald Trump Jr. y su hermano Eric han asumido el control cotidiano del imperio inmobiliario de su padre. Debido a que no sirve en la administración y no tiene una autorización de seguridad, Donald Trump Jr. no estaba obligado a revelar sus contactos en el extranjero. Investigadores federales y del Congreso no han solicitado públicamente ningún registro que requiera la divulgación de sus contactos rusos.

Pero en una entrevista con The Times en marzo, negó haber participado en cualquier reunión relacionada con la campaña con rusos. "¿Me reuní con gente que era rusa? Estoy seguro de que lo hice", dijo. "Pero ninguna que fuese planificada. Y por supuesto en ninguna yo representaba la campaña de ninguna forma”.

Michael T. Flynn cobró de los rusos

Entre las personas que están siendo investigadas está Michael T. Flynn, que se vio obligado a dimitir como asesor de seguridad nacional de Trump después de que se supiera que había negado falsamente hablar con el embajador ruso sobre las sanciones impuestas por el gobierno de Obama sobre la piratería electoral.

El Congreso más tarde se enteró de que Flynn había cobrado más de 65.000 dólares de empresas vinculadas a Rusia, y que no había revelado esos pagos cuando renovó su autorización de seguridad y se sometió a una verificación de antecedentes adicionales para unirse a la Casa Blanca.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar