martes, 27 de julio de 2021

Una guía para entender el (aún más) impredecible 'Brexit'

Después de las elecciones, el Brexit es más impredecible que nunca. Aquí tienes las cuatro posiciones posibles que puede adoptar el gobierno británico para negociar la salida de la Unión Europea.


Una guía para entender el (aún más) impredecible 'Brexit'
  • whatsapp
  • linkedin

Las conversaciones sobre el retiro de Gran Bretaña de la Unión Europea, conocido como "Brexit", están finalmente en marcha y determinarán en última instancia el futuro internacional del país durante décadas. Pero la estrategia negociadora del Gobierno y sus objetivos se han vuelto más inciertos, y el resultado de las negociaciones es menos predecible que nunca.

La pérdida de la mayoría parlamentaria del Partido Conservador en las recientes elecciones ha vuelto a poner todo patas arriba una vez más y ha dejado a la primera ministra, Theresa May, luchando por mantener su posición. No sólo la primera ministra perdió parte de su autoridad, sino que también fracasó en ganar el apoyo popular para una ruptura limpia y planificada con la Unión Europea. El jueves, obtuvo la aprobación del Parlamento de su programa legislativo, con el apoyo de 10 legisladores de Irlanda del Norte.

Tanto el Partido Conservador de May como el Partido Laborista de la oposición siguen comprometidos con la decisión de abandonar la Unión Europea, pero no están de acuerdo en qué trato negociar. Las tensiones sobre Europa están resurgiendo entre los colegas más antiguos de May, y se enfrentarán a duras batallas en el Parlamento británico para obtener las aprobaciones necesarias.

Igualmente difícil es la tarea que enfrenta a May en las negociaciones con Bruselas, en las que las 27 naciones restantes de la Unión Europea han mantenido un frente unificado.

¿Cómo podría terminar todo? Nadie lo sabe a ciencia cierta, pero hay cuatro posibilidades.

Opción 1: No hay trato

La señora May ha insistido durante mucho tiempo en que no llegar a ningún acuerdo es mejor que un mal acuerdo, aunque lo ha estado diciendo con menos énfasis desde su debacle electoral. Los líderes empresariales dicen que un mal trato tendría que ser muy malo para ser peor que una ruptura de las conversaciones. Eso conduciría a un “precipicio” para las compañías británicas, que perderían sus pactos actuales para el acceso a los mercados europeos en 2019.

Aunque es mucho menos probable desde las elecciones, la posibilidad de "no negociar" no debe descartarse de plano. La Unión Europea exige progresos en el "divorcio" antes de que se pueda discutir la futura relación comercial. Ese divorcio incluye asuntos delicados como los compromisos financieros de Gran Bretaña con el bloque, lo que podría resultar en un proyecto de ley de hasta 75 mil millones. La señora May (o un sucesor si cae) podría rechazar un precio tan elevado, terminar las conversaciones y tratar de reunir el apoyo entre los votantes diciendo que los europeos estaban tratando de castigarlos por irse de la UE. Para un gobierno frágil, esta sería una estrategia con un gran riesgo.

Opción 2: Un divorcio limpio

May dice que quiere que Gran Bretaña abandone la Unión Aduanera para que Gran Bretaña pueda hacer acuerdos comerciales globales de manera independiente. También quiere abandonar el mercado único europeo, lo que suaviza el comercio de servicios, ya que el abandono pondría fin a la libre circulación de los trabajadores europeos, con lo que se restablecería el control nacional de la inmigración. Según su plan, esas disposiciones se sustituirían por un acuerdo comercial global con la Unión Europea.

Si bien esto sigue siendo un resultado probable, con el líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn diciendo a la gente que espera ser primer ministro dentro de seis meses, obviamente hay un largo camino por recorrer. May podría verse perjudicada y el Partido Laborista beneficiado de esa división para recuperar el control del gobierno. Esto podría alejar el objetivo de una ruptura limpia.

Incluso si esto no ocurre, hay una aceptación generalizada y creciente de que negociar un nuevo acuerdo comercial con la Unión Europea no puede hacerse antes de marzo de 2019, cuando se espera que Gran Bretaña se vaya. Eso podría llevarles a una "ruptura más limpia", un período de transición de varios años para darle a la economía británica espacio para respirar, una estrategia defendida por Philip Hammond, ministro de Hacienda.

Este enfoque implicaría muy probablemente aceptar, durante la transición, las normas vigentes sobre la libertad de circulación de los trabajadores europeos (y la competencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas). Probablemente también significaría que Gran Bretaña tendría que aceptar un pago por el divorcio y el tiempo para adaptar su economía a las nuevas circunstancias. En general, eso podría resultar caro e implicaría compromisos. Pero al mirar al precipicio, un paracaídas económico comienza a parecer atractivo, incluso si viene con una etiqueta con un precio elevado.

Opción 3: 'Brexit suave'

Después del grave revés electoral de May, la idea de un "Brexit suave" que da prioridad a las consideraciones económicas sobre el control de la inmigración ha ganado fuerza. La política es complicada. Ocho de cada diez votantes en las elecciones generales optaron por los partidos que aceptaron el resultado del referéndum, incluido el Partido Laborista de la oposición. Pero el Partido Laborista quiere mantener vínculos económicos más estrechos con el bloque, al igual que los demócratas liberales, el Partido Nacional Escocés y los Verdes. En conjunto, esos partidos obtuvieron más de la mitad de los votos.

Por ahora, May rechaza la retirada suave. Sin embargo, algunos analistas dicen que sospechan que la posición del gobierno cambiará más adelante en las negociaciones y que Londres puede buscar un tipo de encaje en la Unión Aduanera.

La resistencia podría provenir de la Cámara de los Lores, la cámara no elegida del Parlamento que revisa la legislación. Pero la Cámara de los Lores probablemente cogerá su liderazgo de la Cámara de los Comunes (Cámara Baja).

Eso hace que la posición del Partido Laborista sea crucial. Al oponerse al plan detallado de retiro del Partido Conservador (y no al principio de retirada), y presionar por algún tipo de acuerdo para formar parte de la Unión Aduanera, el Partido Laborista podría obligar a los ministros a cambiar de rumbo y, si tiene suerte, derribar al gobierno durante el proceso.

Opción 4: No importa

"Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, citando a John Lennon, cuando se le preguntó acerca de la posibilidad de que Gran Bretaña se quedara dentro de la Unión Europea. Con los partidos conservador y laborista comprometidos a salir, es algo poco probable. Se requeriría un cambio significativo en la opinión pública, aún más fuerte que en las recientes elecciones. Incluso entonces, desgarraría al Partido Conservador e invitaría a los periódicos sensacionalistas británicos a lanzar una campaña contra el Gobierno.

Sin embargo, hay signos de una desaceleración de la economía británica, y si las condiciones empeoraran durante las negociaciones, la retirada de la Unión Europea podría llegar a ser cada vez más impopular. A medida que las compensaciones se hacen más claras, los votantes podrían concluir que las ganancias prometidas por la campaña de “salir” durante el referéndum eran falsas o se vean superadas por las pérdidas.

Revertir la retirada probablemente implicaría un cambio de gobierno y otro referéndum, y todo eso es difícil de imaginar. Pero si la reciente volatilidad de la política británica prueba algo, es que lo improbable es posible.

Te puede interesar