jueves, 29 de julio de 2021

El Gobierno de Putin utiliza a la policía para acallar las manifestaciones en toda Rusia

La policía ha detenido a Aleksei A. Navalny, impulsor de las protestas y que animó a los manifestantes a llegar hasta el centro de Moscú pese a no tener permiso para ello.


El Gobierno de Putin utiliza a la policía para acallar las manifestaciones en toda Rusia
  • whatsapp
  • linkedin

Una ola de manifestaciones antigubernamentales ha tenido lugar en Rusia para protestar contra la corrupción y el estancamiento político a pesar de los enérgicos intentos de las autoridades para frustrar o prohibir los mítines. La policía detuvo al impulsor de las protestas, el crítico del Kremlin Aleksei A. Navalny, cuando salía de su edificio de apartamentos para asistir a una manifestación que había ido al centro de Moscú pese a los esfuerzos para limitarla a una zona secundaria. En otros lugares hubo algunos arrestos también.

La esposa de Navalny publicó una foto de la detención en su cuenta de Twitter con el título "Día de la feliz Rusia", refiriéndose a la fiesta nacional. Además, trabajadores de la sede general informaron de que la electricidad y conexión a Internet, utilizadas para retransmitir lo que estaba pasando en todo el país, habían sido cortadas.

Organizadores en más de 200 ciudades de Rusia habían presentado solicitudes para llevar a cabo manifestaciones en lo que podría ser la mayor concentración de antigubernamentales en muchos años. Las protestas se desarrollaron en numerosas ciudades a medida que avanzaba el día, incluso en algunos lugares donde habían sido prohibidas totalmente.

En la ciudad oriental de Kazan, por ejemplo, tenían permiso para las 7 de la mañana, una hora demasiado temprana. Las autoridades habían puesto como excusa a los organizadores que cualquier cosa más tarde interferiría con un importante partido de fútbol. Sin embargo, los manifestantes aparecieron de todos modos.

En Moscú, Navalny preparó el escenario para un enfrentamiento con la policía al insistir en que los manifestantes ignorasen el lugar marcado por las autoridades y que se reuniesen en la calle Tverskaya, el bulevar principal que conduce hacia el Kremlin y la Plaza Roja. Navalny ha acusado a la ciudad de tratar de socavar la manifestación en la capital, bloqueando las agencias que proporcionan equipos de sonido.

Para conmemorar el Día de Rusia, la Plaza Roja fue el sitio escogido para reconstruir determinados eventos históricos y militares rusos. El domingo por la noche, al final de la calle Tverskaya, cerca del hotel Ritz Carlton, se levantó una pared de sacos de arena y trampas de tanque que oficialmente formaban parte de la recreación, pero que también bloqueó a los manifestantes.

La policía emitió un comunicado en el que se frenaría "cualquier amenaza al orden público", aunque hubo informes de que la ciudad había cedido en el último minuto y acordó permitir las protestas por el bulevar principal. Algunas personas en las redes sociales bromearon diciendo que trasladar la protesta a la calle Tverskaya significaba que la reconstrucción sería de la guerra civil de 1917.

Navalny ha dicho en numerosas ocasiones que las manifestaciones no deben ser violentas. Protestar "no significa que habrá una revolución terrible o una guerra civil", dijo en su programa de entrevistas de YouTube el 1 de junio. "Viviremos mejor, porque dejarán de robarnos", aseguró.

Primer ministro

El último enfrentamiento entre Navalny y el Kremlin comenzó el 2 de marzo, cuando el líder de la oposición de 41 años publicó un video que representaba al primer ministro Dmitri A. Medvedev como el beneficiario de palacios, yates, viñedos y otros lujos pagados por algunos de los magnates más ricos de Rusia y disfrazados de acciones de caridad.

"La gente entiende muy bien la conexión entre la corrupción y la propiedad", dijo Navalny en una entrevista este mes. "El principal motivo de la gente para salir de las regiones es la pobreza, el constante empeoramiento del nivel de vida".

Navalny instó a los manifestantes potenciales a no temer el arresto, diciendo que el tiempo en la cárcel valía la pena (él fue detenido durante 15 días después de una protesta el 26 de marzo, que formaba parte del mayor conjunto de manifestaciones políticas vistas en Rusia en años, con manifestantes concentrados en más de 80 ciudades). "No pueden ponernos a todos en prisión" se ha convertido en uno de sus lemas.

Elecciones 2018

Oficialmente, la manifestación está en contra de la corrupción, pero también es un esfuerzo por parte de Navalny para forzar al Kremlin a que se oponga al presidente Vladimir V. Putin en las elecciones presidenciales de marzo de 2018, incluso sin tener prácticamente ninguna posibilidad de destituir al presidente. Ha habido varios informes de detenciones en diferentes ciudades.

En Vladivostok, sede de la Flota del Pacífico de Rusia, al menos 11 manifestantes fueron detenidos, según OVD-Info, un grupo de Rusia que controla las detenciones. Un sitio de noticias independiente en la ciudad, VL.RU, elevó el número a 20. La multitud de cientos de personas, que son sólo una pequeña parte de la población de una ciudad de 600.000, señaló el desafío contra las autoridades, que movilizó a los temidos cosacos en uniformes de camuflaje y equipos de la era zarista, así como varias unidades de policía para disuadir a los manifestantes de reunirse frente a la terminal del Ferrocarril Transiberiano.

Después de reunirse en la plaza para gritar contra la corrupción y agitar copias de la Constitución rusa, que garantiza la libertad de expresión y de reunión, los manifestantes desfilaron con banderas rusas hasta una explanada que da al Océano Pacífico.

"Rusia sin Putin", gritaban, mientras una bandera de protesta decía: "El poder debe poder cambiar de manos", haciendo referencia a unas elecciones controladas que en gran medida consolidan el poder de Putin y sus aliados. La manifestación terminó después de que los policías antidisturbios se metieran entre la multitud y se llevaran a varios manifestantes.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar