domingo, 25 de julio de 2021

El exdirector del FBI pidió que no le dejaran solo con Trump en sus reuniones

El jueves, Comey declarará y será preguntado sobre sus conversaciones con el presidente Trump y por qué decidió mantener en secreto la petición de poner fin a la investigación de Flynn.


El exdirector del FBI  pidió que no le dejaran solo con Trump en sus reuniones
  • whatsapp
  • linkedin

El día después de que el presidente Trump pidiese a James B. Comey, el director del FBI, poner fin a una investigación sobre su ex asesor de seguridad nacional, Comey se enfrentó al fiscal general Jeff Sessions y dijo que no quería quedarse solo de nuevo con el presidente.

Comey creía que Sessions debería proteger al FBI de la influencia de la Casa Blanca, dijeron los funcionarios, y fue apartado tras una reunión en febrero donde se le dijo que las interacciones privadas entre el director del FBI y el presidente eran inapropiadas. Pero Sessions no pudo garantizar que el presidente no tratara de hablar en privado con Comey de nuevo, dijeron los funcionarios.

Comey no reveló, sin embargo, lo que le había enervado tanto de su reunión en el Despacho Oval con el presidente: la solicitud de Trump de que el director del FBI terminara con la investigación sobre el ex asesor de seguridad nacional, Michael T. Flynn, que acababa de ser despedido. Cuando el Trump despidió a Comey el mes pasado, Comey había revelado la reunión a algunos de sus asesores más cercanos, pero nadie en el Departamento de Justicia, según los funcionarios, lo sabía.

Comey será el centro de atención el jueves, cuando será interrogado intensamente sobre sus conversaciones con Trump y por qué decidió mantener en secreto la solicitud del presidente para poner fin a la investigación Flynn.

Su intento de no quedarse a solas con el presidente reflejaba la gran desconfianza de Comey hacia Trump, ya que pensaba que estaba tratando de socavar la independencia del FBI al tratar de influir en una investigación altamente delicada: aquella sobre los vínculos entre los socios de Trump y Rusia. En comparación, Comey se reunió al menos dos veces en privado con el presidente Barack Obama.

El portavoz del FBI declinó hacer comentarios sobre la solicitud de Comey. Sin embargo, uno del Departamento de Justicia, Ian Prior, dijo: "El fiscal general no cree que sea apropiado responder a las preguntas de los medios sobre asuntos que puedan estar relacionados con las investigaciones en curso". El Departamento de Justicia normalmente protege a la Casa Blanca en las investigaciones criminales para evitar incluso intromisiones políticas en la aplicación de la ley. Pero Trump se ha metido en repetidas ocasiones en estos asuntos, y algunas han sido dramáticas como las reuniones privadas con Comey.

Ruptura de las tradiciones

“Tenemos al presidente de los Estados Unidos hablando con el director del FBI, no sobre cualquier investigación criminal, sino sobre una que implica a su campaña presidencial," dijo Matthew S. Axelrod, que sirvió en el departamento de justicia durante la administración de Obama y es ahora socio de la firma de abogados Linklaters. "Es una ruptura demasiado fuerte con todas las tradiciones pasadas".

Sin embargo, eso plantea una de las preguntas que el señor Comey tendrá que responder en su declaración el jueves. Si creía que Trump estaba tratando de conseguir que terminara una investigación, ¿por qué no se lo contó a nadie?

Los defensores de Trump señalan que Andrew G. McCabe, director interino del FBI, ha dicho que "no ha habido ningún esfuerzo para impedir nuestra investigación". Los actuales y antiguos funcionarios de la ley dicen que Comey mantuvo sus interacciones con Trump en secreto porque no estaba seguro de en quién podía confiar.

Los oficiales del FBI no estaban seguros de si lo que había hecho Trump era un crimen o cómo podían corroborar la conversación. Así que Comey mantuvo el secreto entre un círculo pequeño de personas porque no quería que los agentes y analistas que trabajaban en el caso estuvieran influenciados por lo que el presidente quería.

La decisión de Comey de mantener sus conversaciones con Trump en secreto es el último ejemplo de cómo se diferenció del Departamento de Justicia durante su mandato como director del FBI.

Por ejemplo, varias veces durante la investigación sobre el servidor de correo electrónico personal de Hillary Clinton, Comey tomó decisiones sin el conocimiento o aprobación del Departamento de Justicia, a menudo para consternación de Loretta Lynch, entonces fiscal general. Comey ha dicho que tomó esas decisiones (que han sido elogiadas y criticadas por ambos bandos) para proteger la independencia del FBI.

"En un sentido legal, no somos independientes del Departamento de Justicia", dijo el Comey al Congreso el mes pasado. "Somos espiritual y culturalmente un grupo bastante independiente”. También es probable que a Comey se le pregunte el jueves sobre qué le dijo a Trump sobre la investigación de Rusia. Trump ha dicho públicamente que, en tres ocasiones, Comey le aseguró que no estaba bajo investigación.

Mientras que la política del Departamento de Justicia permite a los funcionarios decir a la gente si son objetivo de una investigación, los fiscales (que no son agentes del FBI) manejar tales discusiones. "Normalmente no respondemos a esa pregunta", declaró McCabe recientemente.

Antiguos funcionarios dicen que el señor Comey anticipó que el presidente podría preguntar si estaba siendo investigado, y consultó a sus asesores sobre cómo evitar delicadamente la pregunta. Cuando el Departamento de Justicia transfirió la investigación de Rusia a Mueller, le dio la autoridad para investigar si el presidente violó cualquier ley tratando de obstruir el caso o despidiendo a Comey.

Como director del FBI, Comey escribió una memoria detallada después de cada llamada telefónica o reunión con Trump y dejó las memorias en los archivos de la oficina cuando se fue. Como abogado especial, Mueller tiene acceso a esos memorandos, pero el FBI rechazó una solicitud del Comité de Inteligencia del Senado para obtener una copia, citando la investigación en curso. No está claro si Comey todavía tiene copias de todas ellas o planea leerlas durante su testimonio.

Según las personas que conocen las memorias, describen no sólo lo que dijo Trump, sino también detalles como su tono y dónde estaba sentado. En una nota, Comey describió una cena con Trump en la Casa Blanca en enero. Trump le pidió a Comey que le prometiera su lealtad, pero Comey se negó.

Dos semanas más tarde, el 14 de febrero, Trump echó al vicepresidente Mike Pence, a Sessions y a otros altos funcionarios del Despacho Oval para hablar en privado con Comey. En esa conversación, fue cuando Trump le pidió a Comey que pusiera fin a la investigación de Flynn y lo alentó a investigar las filtraciones.

"Espero que pueda dejar pasar esto, y que Flynn se vaya", le dijo Trump a Comey, según la memoria que Comey escribió describiendo esa reunión. "El es un buen chico. Espero que puedas dejar pasar esto”.

Al preguntarle el martes acerca del próximo testimonio de Comey, Trump respondió: "Le deseo suerte".

Te puede interesar