domingo, 25 de julio de 2021

La economía de mercado se abre paso tímidamente en Corea del Norte

El acceso a productos extranjeros puede abrir los ojos a una sociedad que a Kim Jong-un ya no llama 'Gran Líder' sino 'El Niño', muestra de que le temen pero no le respetan.


La economía de mercado se abre paso tímidamente en Corea del Norte
  • whatsapp
  • linkedin

A pesar de décadas de sanciones y aislamiento internacional, la economía de Corea del Norte está mostrando sorprendentes señales de vida. Decenas de mercados se han abierto en ciudades de todo el país desde que el líder norcoreano, Kim Jong-un, tomó el poder hace cinco años. Una creciente clase de comerciantes y empresarios está prosperando bajo la protección de los funcionarios del partido gobernante. Pyongyang, la capital, ha vivido un boom en la construcción, y ahora hay muchos coches en sus calles (antes vacías) para que algunos residentes se ganen la vida lavándolos.

Los datos económicos fiables son escasos. Sin embargo, recientes desertores, visitantes regulares y economistas que estudian el país dicen que las nacientes fuerzas mercantiles están comenzando a moldear Corea del Norte, un desarrollo que complica los esfuerzos para frenar las ambiciones nucleares de Kim.

A pesar de que el presidente Trump apuesta por sanciones más duras, especialmente por parte de China, para impedir que el Norte desarrolle misiles con capacidad nuclear capaces de golpear Estados Unidos, la mejora de la salud económica del país ha hecho más fácil soportar esa presión y adquirir fondos para su programa nuclear.

Mientras que Corea del Norte sigue profundamente empobrecida, las estimaciones de crecimiento anual bajo la regla de Kim van del 1 al 5 por ciento, comparable a algunas economías de rápido crecimiento sin sanciones.

Pero un desarrollo limitado del sistema de mercado en lo que se supone que es una sociedad sin clases también es una apuesta para Kim, que en 2013 convirtió el crecimiento económico en un objetivo político superior, similar al desarrollo de un arsenal nuclear.

Kim, de 33 años, ha prometido a su sacrificado pueblo que nunca tendrán que "apretarse el cinturón" de nuevo. Pero al permitir que la empresa privada se expanda, socava el argumento central del gobierno de la superioridad socialista sobre el sistema capitalista de Corea del Sur.

Ya hay signos de que el sistema de mercado está debilitando el control del gobierno sobre la sociedad. La información se filtra junto con los bienes extranjeros, erosionando el culto de la personalidad que rodea a Kim y su familia. Y como la gente se mantiene por sí misma y consigue lo que necesita fuera de la economía del estado, está menos comprometida con las autoridades.

"Nuestra actitud hacia el gobierno fue la siguiente: si usted no puede alimentarnos, déjenos solos para que podamos ganarnos la vida a través del mercado", dijo Kim Jin-hee, quien huyó de Corea del Norte en 2014 y, al igual que otros entrevistados, usa un nuevo nombre en el sur para proteger a los parientes que dejó atrás.

Después de que el gobierno intentó reprimir a los mercados en 2009, recordó, "perdí la poca lealtad que tenía con el régimen".

Actividad no oficial

La lealtad de Kim Jin-hee fue probada por primera vez en los años 90, cuando una hambruna causada por inundaciones, sequía y la pérdida de la ayuda soviética se apoderó de Corea del Norte. El gobierno dejó de proporcionar raciones de comida, y hasta dos millones de personas murieron.

Kim hizo lo que muchos otros hicieron para sobrevivir. Dejó de aparecer en su trabajo estatal, en una fábrica de máquinas de herramientas en la ciudad minera de Musan, y pasó sus días en un mercado improvisado vendiendo cualquier cosa que pudiera conseguir. Mercados similares aparecieron en todo el país.

Después de que la escasez de alimentos estuviera superada, el mercado en Musan siguió creciendo. Para cuando abandonó el país, Kim dijo que más de 1.000 puestos de trabajo estaban funcionando.

Kim Jong-il, el padre del actual líder de Corea del Norte, había sido ambivalente acerca de los mercados antes de morir en 2011. A veces los toleraba, utilizándolos para aumentar los suministros de alimentos y suavizar el golpe de las sanciones más estrictas impuestas por las Naciones Unidas. Otras veces, trató de suprimirlas.

Pero desde 2010, el número de mercados aprobados por el gobierno en Corea del Norte se ha duplicado a 440, y las imágenes de satélite muestran que crecen en tamaño en la mayoría de las ciudades. En un país con una población de 25 millones, alrededor de 1,1 millones de personas están empleadas como minoristas o administradores en estos mercados, según un estudio realizado por el Instituto Coreano para la Unificación Nacional en Seúl.

También ha prosperado la actividad no oficial en el mercado: la gente fabrica y vende zapatos, ropa, dulces y pan en sus casas; Los mercados agrícolas tradicionales aparecen en las ciudades rurales cada 10 días; Contrabandistas que venden productos del mercado negro como películas de Hollywood, dramas de televisión surcoreanos y teléfonos inteligentes que se pueden usar cerca de la frontera china.

Al menos el 40 por ciento de la población de Corea del Norte se dedica ahora a algún tipo de empresa privada, un nivel comparable al de Hungría y Polonia poco después de la caída del bloque soviético. Así lo afirmó el director del servicio de inteligencia de Corea del Sur, Lee Byung-ho, en una sesión informativa a puerta cerrada en febrero.

Esta actividad del mercado es impulsada en parte por la frustración con la economía planeada, ineficiente y rígida del estado. Los norcoreanos alguna vez trabajaron sólo en granjas y fábricas estatales, recibiendo salarios y cupones de ración para comprar alimentos y otras necesidades en tiendas estatales. Pero ese sistema se derrumbó en la década de 1990, y ahora muchos trabajadores estatales ganan apenas un euro al mes. Los economistas estiman que el costo de vida en Corea del Norte será de unos 60 euros por mes.

Kim Nam-chol, de 46 años, un desertor de Hoeryong, una ciudad cercana a la frontera con China, dijo: "Si usted es un norcoreano común y no gana dinero a través de los mercados, es probable que muera de hambre. Así de simple”.

"La competencia está en todas partes"

Antes de huir en 2014, Kim sobrevivió como contrabandista en Corea del Norte. Compró bienes como mariscos secos, ginseng, antigüedades e incluso metanfetamina, y los llevó a través de la frontera para venderlos en China. Allí, utilizó sus ganancias para comprar grano, sacarina, calcetines y bolsas de plástico y volvió para venderlo en los mercados de Corea del Norte.

Dijo que había pagado a los guardias fronterizos y a los agentes de seguridad para que se movieran para un lado u otro, a menudo ofreciéndoles paquetes de cigarrillos rellenos de billetes.

"Llegué a creer que podía arreglármelas con sobornos en Corea del Norte", dijo, "excepto el crimen de criticar a la familia de Kim".

El 80 por ciento de los bienes de consumo vendidos en los mercados de Corea del Norte se originan en China, según estimaciones de Kim Young-hee, director del departamento de economía de Corea del Norte en el Banco de Desarrollo de Corea del Sur.

Pero Kim Jong-un ha exhortado al país a producir más bienes localmente en un esfuerzo por disminuir su dependencia de China, usando la palabra “jagang”, o auto-subsistencia. Su llamada ha animado a los fabricantes a responder a las demandas del mercado.

Zapatos, licores, cigarrillos, calcetines, dulces, aceite de cocina, cosméticos y fideos producidos en Corea del Norte ya han restado cuota de mercado a las versiones hechas en China, dijeron los desertores.

Los visitantes regulares a Pyongyang, la capital escaparate, dicen que una economía de consumo real está emergiendo. "La competencia está en todas partes, incluso entre las agencias de viajes, las compañías de taxis o los restaurantes", escribió recientemente Rüdiger Frank, economista de la Universidad de Viena que estudia a Corea del Norte, después de visitar un centro comercial.

Un servicio de telefonía móvil lanzado en 2008 tiene más de tres millones de suscriptores. Con el estado aún luchando por producir electricidad, los paneles solares importados se han convertido en un símbolo de la clase media. Y en algunas tiendas de comestibles y mercados informales en las calles secundarias de Pyongyang se puede encontrar en venta una bebida que la propaganda estatal solía condenar como "agua de pozo negro del capitalismo”: la Coca-Cola.

Apoyándose en el sector privado

Cuando Kim Jong-un se paró en un balcón revisando un desfile en abril, estaba flanqueado por Hwang Pyong-so, el jefe de los militares, y Pak Pong-ju, el primer ministro de economía.

La formación era un símbolo de la política de Kim Kim, que exige la búsqueda paralela de dos objetivos políticos: el desarrollo de la economía y la construcción de armas nucleares. Sólo un arsenal nuclear, sostiene Kim, hará que Corea del Norte esté a salvo de la invasión estadounidense y deje que se centre en su crecimiento.

Kim ha concedido a las fábricas estatales más autonomía sobre lo que producen, incluida la autoridad para encontrar sus propios proveedores y clientes, siempre y cuando alcancen los objetivos de ingresos. Y las familias de las granjas colectivas están ahora asignadas a parcelas individuales llamadas pojeon. Una vez que cumplan con una cuota estatal, pueden mantener y vender cualquier excedente por su cuenta.

Las medidas se parecen a las adoptadas por China en los primeros años de su vuelta al capitalismo en los años ochenta. Pero Corea del Norte se ha abstenido de describirlas como reformas orientadas al mercado, prefiriendo la frase "gestión económica a nuestro propio estilo".

En las revistas censuradas por el estado, sin embargo, los economistas ya están publicando artículos que describen mercados orientados al consumidor, joint ventures y zonas económicas especiales.

No está claro qué porcentaje en el aumento de la producción de grano se debe a las políticas de Kim. Los desertores dicen que las fábricas siguen limitadas por la escasez de electricidad y la maquinaria decrépita, mientras que muchos agricultores han luchado para cumplir con las cuotas estatales porque carecen de fertilizantes y equipos modernos.

En términos más generales, la economía sigue estando limitada por la escasa inversión extranjera y la falta de protecciones legales para la empresa privada o los procedimientos de ejecución de contratos.

Los planes para establecer zonas económicas especiales no han sido más que planes, ya que los inversores han rechazado la mala infraestructura de Corea del Norte y el registro de la captura de activos de extranjeros, por no mencionar las sanciones contra ella.

Pero hay pruebas de que el Estado depende cada vez más del sector privado. Cha Moon-seok, investigador del Instituto de Educación de Unificación de Corea del Sur, estima que el gobierno recauda hasta 222.000 dólares diarios en impuestos de los mercados que gestiona. En marzo, las autoridades ordenaron a las personas que vendían artículos de sus casas que se trasladaran a mercados formales en un esfuerzo por cobrar aún más.

"Los funcionarios necesitan los mercados tanto como la gente", dijo Kim Jeong-ae, un periodista en Seúl que trabajó como propagandista en Corea del Norte antes de desertar.

Por su parte, la señora Kim huyó de Corea del Norte en 2003, pero se ha mantenido en contacto con un hermano menor allí a quien describe como donju, o propietario de dinero.

'Donaciones de lealtad'

Donju es la palabra que utilizan los norcoreanos para describir la nueva clase de comerciantes y empresarios que ha surgido. Kim Jeong-ae dijo que su hermano suministraba combustible, comida y tripulación para barcos de pesca, y que dividió la captura con una compañía de pesca militar. “Vive en una casa grande con muros altos -añadió- para que otras personas no puedan ver lo que tiene allí”.

Llamados "capitalistas rojos" por los estudiosos surcoreanos, los donju invierten en proyectos de construcción, establecen asociaciones con las fábricas de estado con recursos limitados y las importaciones de banca de China para abastecer a los minoristas en los mercados. Funcionan con “tapaderas”, o funcionarios del partido que protegen sus negocios. Algunos son parientes de los funcionarios del partido.

Otros son ciudadanos de etnia china, a quienes se les permite visitas regulares a China y pueden facilitar transacciones financieras transfronterizas, y personas con parientes que han huido a Corea del Sur y les envían remesas en efectivo.

Cada vez que el estado comienza un gran proyecto, como el nuevo distrito de edificios de apartamentos de gran altura que Kim Jong-un desveló ante periodistas extranjeros en abril, se espera que los donju hagan "donaciones de lealtad". A veces pagan en moneda extranjera. A veces aportan materiales de construcción, combustible o alimentos a los trabajadores de la construcción.

"Kim Jong-un no es tonto", dijo Kang Mi-jin, un desertor que una vez dirigió su propio negocio mayorista. Sabe dónde está el dinero.

Los donju reciben a menudo medallas y certificados a cambio de sus donaciones, y los utiliza para señalar que están protegidos mientras se dedican a actividades empresariales que son oficialmente ilegales.

Importan autobuses y camiones y administran sus propios servicios de transporte utilizando placas obtenidas de empresas estatales. Algunos donju incluso alquilan tierras de cultivo y minas, trabajando con sus propios empleados y equipos, o abren farmacias privadas.

“Los donju lleva la piel socialista, operando como parte de empresas estatales", dijo Kang. "Pero por dentro, son completamente capitalistas".

Una vista cambiante

Antes de que Kim Jong-un tomara el poder, el gobierno hizo un último intento para controlar a los donju y controlar las fuerzas del mercado. Llamó a los ciudadanos a comprar sólo en tiendas estatales, prohibió el uso de divisas y adoptó nuevos billetes de banco.

El movimiento borró gran parte de la riqueza privada creada y guardada tanto por los donju como por la gente común. La actividad de mercado estuvo a punto de detenerse. Los precios se dispararon, y hubo protestas en varias ciudades.

El gobierno finalmente se echó atrás y se cree que ha emitido una disculpa cuando los funcionarios convocaron a los aldeanos para sus sesiones de educación semanal. También ejecutó al máximo funcionario monetario del país, Pak Nam-gi.

Se llegó a la conclusión de que ya no se podía reprimir los mercados. Un año más tarde, Pak Pong-ju, ex primer ministro que había sido expulsado por ejercer políticas orientadas al mercado, fue restaurado en su puesto. Ahora maneja la economía bajo Kim Jong-un.

A medida que se desarrollan los mercados, un número cada vez mayor de norcoreanos verá que los productos fabricados en el extranjero son muy superiores y tal vez cuestionen la situación atrasada de su país.

"Gracias al mercado, pocos norcoreanos huyen hoy en busca de alimentos, como hicieron los refugiados en los años noventa", dijo el reverendo Kim Seung-eun, un pastor que ha ayudado a cientos de desertores a llegar a Corea del Sur. "En cambio, ahora huyen a Corea del Sur para tener una vida mejor que vieron a través de los mercados".

Jung Gwang-il, que dirige un grupo de desertores en Seúl llamado No Chain, dijo que con más norcoreanos obteniendo lo que necesitaban de los mercados en lugar del estado, la opinión de Kim Jong-un estaba cambiando.

"Los norcoreanos siempre llamaron al abuelo y padre de Kim Jong-un 'el Gran Líder' o 'el General'", dijo Jung. "Ahora, cuando hablan entre sí, muchos simplemente llaman a Jong-un 'el Niño.' Ellos le temen pero no tienen respeto por él''.

"Ellos se preguntan: '¿Qué ha hecho por nosotros?'", Dijo Jung.

Te puede interesar