domingo, 1 de agosto de 2021

La abstención en los suburbios franceses podría dar alas a Marine Le Pen

La frustración por las promesas incumplidas en el pasado y el poco atractivo de Macron para estos barrios, pueden hacer que los votantes se queden en casa el próximo 7 de mayo.


La abstención en los suburbios franceses podría dar alas a Marine Le Pen
  • whatsapp
  • linkedin

Para los votantes de los suburbios más pobres y, en gran parte, inmigrantes de París, la motivación para llegar a la segunda vuelta presidencial francesa parece clara: derrotar a Marine Le Pen, líder de extrema derecha del Frente Nacional, que ha lanzado su campaña contra inmigrantes y musulmanes.

El otro candidato, el centrista Emmanuel Macron, parece ser una alternativa más fácil. Pero la realidad de este ciclo electoral en ciudades como Stains, donde la frustración pública es alta por el fracaso de los políticos a la hora de cumplir las promesas del pasado, es que muchos votantes pueden simplemente escoger quedarse en casa el 7 de mayo en vez de ir a votar.

"No cuenten con los barrios obreros de este año para salvar a Francia", dijo Inès Seddiki, un musulmán francés de 26 años en Stains, cuyos padres vinieron de Marruecos.

Aunque Seddiki dijo que votaría a regañadientes por Macron, temía que fuera una excepción: "Los blancos que dicen 'Tienes que votar en contra de Marine Le Pen porque perderás más que nosotros' no se dan cuenta de que ya vivimos en un país racista".

En la primera ronda de las elecciones presidenciales del 23 de abril, los votantes de los suburbios parisinos más pobres votaron al candidato ardiente de la extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon, quien supo canalizar la ira de las comunidades descuidadas por el sistema político. Muchos también optaron por no votar. Esta segunda opción (no votar) es ahora más probable para aquellos que previamente votaron por Mélenchón, aunque se jueguen más.

El número de votantes que se abstenga podría determinar si Le Pen puede superar las expectativas y vencer a Macron. Lo que todo el mundo piensa es que una amplia mayoría de votantes (el denominado Frente Republicano que incluye a los suburbios más pobres) votarán a Macron para no dar alas a Le Pen y la extrema derecha. Pero una participación baja podría amenazar esta opción y ayudar a Le Pen.

En los suburbios pobres de Francia, muchos franceses son árabes con padres o abuelos que vinieron de Argelia, Marruecos o Túnez. Muchos son también de África subsahariana; Las antiguas colonias francesas de Costa de Marfil, Malí, Senegal y Togo; Y lo que una vez fue Indochina francesa, Camboya, Laos y Vietnam. Para ellos, ni la derecha ni la izquierda lo han hecho bien a la hora de crear más puestos de trabajo y reducir la discriminación.

Los ataques terroristas recientes han agravado el estigma de los inmigrantes y los musulmanes. Una serie de registros de casas después de los ataques terroristas en París el 13 de noviembre de 2015 fueron realizados por la policía en Seine-St.-Denis, la jurisdicción política que incluye Stains.

"La segunda ronda es una catástrofe", dijo Cheker Messaoudi, de 29 años, un francés de herencia tunecina. "Creo que con Macron nos arriesgamos a una guerra en la economía y con Le Pen nos arriesgamos a una guerra civil, así que es malo en ambos sentidos".

Con una tasa de abstención del 38 por ciento, incluyendo los votos en blanco en contraste con el 23,5 por ciento en todo el país en la primera ronda de las elecciones presidenciales, Stains refleja un grado particularmente alto de desilusión. Una comunidad de unos 38.000 habitantes en las afueras de París que votó abrumadoramente por Mélenchon, un ex trotskista, que terminó cuarto. Con Mélenchon fuera, mucha gente ve la carrera, como se expresa en un viejo dicho francés, como una elección entre "la peste et le choléra" (la peste y el cólera).

Para muchas personas aquí, las propuestas de política de ambos candidatos son poco atractivas: Le Pen propone un programa de ley y orden que colocaría a los musulmanes con dos nacionalidades en mayor riesgo de expulsión del país si se les considera remotamente conectados con sospechosos con vínculos terroristas.

Macron, ex banquero, se ve como alguien cercano a una élite rica. Se le desacredita, por ejemplo, por su apoyo a Uber, que emplea a muchas personas con salarios bajos y a menudo en condiciones de pobreza. Además, trabajó como ministro del presidente socialista François Hollande, que prometió mejoras que nunca llegaron.

Los sociólogos y politólogos que estudian los suburbios más pobres de Francia con poblaciones minoritarias sustanciales, conocidas como banlieues, dijeron que ninguno de los candidatos había dado a la gente razones para votarles.

"Están cansados de las promesas a los banlieues y luego no hacer nada", dijo Julien Talpin, investigador en ciencias políticas de la Universidad de Lille. "Macron en las banlieues es una especie de gran fracaso. Parece ser una encarnación del stablishment, de la élite, y la gente puede decir que no es uno de ellos”. Macron recibió el 22 por ciento de los votos en Stains.

Thomas Kirszbaum, un sociólogo, dice que la demografía y los patrones de votación de los suburbios más pobres son mucho más complejos de lo que se puede pensar. Viven juntas personas de origen inmigrante, que suelen votar a la extrema izquierda, y algunos residentes de larga duración, generalmente blancos, que votan por la extrema derecha. En Stains, casi el 15 por ciento de los votantes estaban a favor de Le Pen.

Luego hay una pequeña y nueva clase de jóvenes empresarios, tanto musulmanes como no musulmanes, muchos de los cuales apoyan a Macron, que ha hecho de la divulgación a los empresarios una prioridad.

Talpin señaló un gran cambio desde 2012, cuando los suburbios pobres resultaron en gran número para votar por el candidato del Partido Socialista, Hollande; Se enfrentaba al presidente Nicolas Sarkozy, a quien muchas personas rechazaron.

"No se han movilizado tanto contra Le Pen", dijo, a pesar del tono xenófobo de su campaña. "De alguna manera sienten que están experimentando esa discriminación a diario”.

Sentado en su oficina, no muy lejos de la plaza central de Stains, el alcalde, Azzedine Taïbi, que es musulmán, sugirió que se necesitaría a alguien que inspirara a la gente, así como programas gubernamentales eficaces, para que la gente volviera a creer en el sistema político.

"Este es un electorado que no tiene nada más que perder", dijo. "Por esta razón, lo que veo en esta elección es una sensación de abandono por parte de la clase obrera: o los dejamos en total desesperanza o construimos esperanza con ellos a través de una política alternativa".

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar