GALICIA | ADOPCIONES

Mosto y Sura encuentran sus hogares en Asturias y Madrid

Los dos perros permanecían hasta ahora en el Centro de Acogida y Protección de Animales de la Diputación de Pontevedra.

Sura, con su nueva familia. // Deputación de Pontevedra

Sura, con su nueva familia. // Deputación de Pontevedra





El Centro de Acogida y Protección de Animales de la Diputación de Pontevedra sigue con su buena racha de adopciones en este inicio de año y precisamente estos últimos días dos de los perros que permanecían en el centro han encontrado un nuevo hogar fuera de Galicia, en concreto en Gijón y Madrid. Las personas que adoptaron a Mosto y Sura vinieron expresamente desde sus lugares de residencia para llevarse a estos perros, que llevaban desde finales del pasado año en el centro.



Las familias adoptantes se desplazaron a Meis para recogerlos

En el caso de Sura, que había sido recogida tras ser abandonada en Sanxenxo en diciembre, sus nuevos dueños se quedaron con ella nada más verla cuando visitaron el CAAN durante las vacaciones de Navidad con la idea de informarse sobre adopciones. “Nosotros pensábamos adoptar y mientras estuvimos de vacaciones en el entorno nos hablaron del centro”, explica el adoptante, Roberto Seijo. “Fuimos con la idea de adoptar un cachorro”, explica, “pero la verdad es que allí dan ganas de llevarse a todos. A nosotros se nos cruzó la carita de Sura. Estaba muy tranquila y nos dijeron que había que esperar una semana para adoptarla, así que volvimos a Madrid sin ella. Ahora, por fin, ya está en casa”.




La adaptación de Sura, una mestiza de un año que tiene cruce de Setter, está siendo todo un éxito. “Es muy buena; aunque esto supone un cambio grande en casa, la verdad es que nos recompensa”, comenta su nuevo dueño.



El caso de Mosto nos lleva a Asturias, desde donde vinieron exprofeso para llevárselo. Este perro había sido abandonado en Crecente en noviembre. José Luis Bernedo y Carmen Velasco, residentes en Gijón, contactaron con el CAAN a través de la página web para informarse sobre un perro en concreto, ya que estaban interesados en un animal tranquilo para vivir en un piso, tras la muerte de su anterior perro en Navidad. Así, el pasado fin de semana esta pareja se llevaba a Mosto, un mestizo de un año que también se está adaptando muy bien a su nuevo entorno. “Es una experiencia que recomendaría”, subraya José Luis.


Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar