lunes, 5 de diciembre de 2022

El PP vuela por los aires el pacto del Poder Judicial por la reforma del delito de sedición

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mostró su cabreo a los periodistas en el vuelo de vuelta de su gira africana: "A Feijóo le han temblado las piernas".


El PP vuela por los aires el pacto del Poder Judicial por la reforma del delito de sedición
  • whatsapp
  • linkedin

Y todo se fue como un suspiro. Las negociaciones entre el PSOE y el PP para renovar el Poder Judicial, que se encontraban en su fase final -el pacto estaba a punto de anunciarse- frenaron en seco en torno a las 18.30 horas del pasado jueves por parte de Génova 13 tras comprobar que el Gobierno pretende seguir adelante con la reforma del delito de sedición. El líder del Ejecutivo, Pedro Sánchez; y el presidente popular, Alberto Núñez Feijóo, mantuvieron una conversación telefónica de una hora en la que el líder de la oposición le exigió al primero que “confirmara que su agenda legislativa incluye esa reforma del Código Penal y en consecuencia no va a renunciar a su modificación". 

La conversación se produjo mientras que Sánchez se dirigía al aeropuerto de Sudáfrica para volver a España tras su gira por África. Feijóo le llamó mientras estaba en Laredo (Cantabria) para esclarecer los planes de La Moncloa respecto a la modificaciópn del Código Penal. Sánchez se mostró tajante: el Ejecutivo llevaría adelante dicha reforma si tiene los apoyos suficientes en el Congreso de los Diputados, pero esto no influía en la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo. Feijóo se enrocó en su negativa a renovar dichos órganos constitucionales si el Gobierno no daba marcha atrás en sus pretensiones, algo que Sánchez rechazó acometer. Una vez volados los puentes, el presidente se mostró muy molesto con el líder de la oposición y criticó ante los periodistas que le acompañaban en el vuelo la postura del presidente popular: "Le han temblado las piernas influenciado por la derecha más a la derecha". 

Los populares aseguran que "no podemos seguir avanzando mientras el presidente Sánchez no aporte garantías suficientes de que no seguirá usando todos los poderes del Estado para facilitar el camino a aquellos que quieren combatirlo”. Desde el PSOE lamentan el nuevo bloqueo del Poder Judicial: “La agenda legislativa del Gobierno no ha sido modificada en ningún momento a lo largo de la legislatura ni tampoco durante la negociación de las últimas semanas. Y, desde luego, no puede ser objeto de intercambio con el obligado cumplimiento de la Constitución Española. El PP demuestra una absoluta falta de autonomía política”.

Montero desató todo

Hasta el jueves, el PP no había relacionado la reforma del delito de sedición con la renovación del Poder Judicial. La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, llegó de hecho a desvincularlos porque "eran dos cuestiones distintas", según sus propias palabras en una entrevisa en Antena 3. No obstante, todo cambió el jueves por la mañana. 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, intervenía desde la tribuna de oradores de la Cámara Baja para convencer a los diputados de rechazar las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos Generales del Estado 2023 (PGE) y anunció que la iniciativa legal llegaría al Congreso para su aprobación, algo que hizo saltar todas las alarmas. El PP amagó con romper las negociaciones en ese mismo momento, aunque quiso esperar a que su líder dialogara con Sánchez. No obstante, la bancada popular trasladó a los socialistas que el acuerdo se tambaleaba si llevaban a cabo dicha reforma y les exigió que dejaran de lado por escrito dichos planes. Según un mensaje privado, Génova 13 no podía pactar la renovación del Tribunal Constitucional con ellos y, a la vez, "con ERC el regreso del expresidente Carles Puigdemont a España gracias a la reforma del delito de sedición”. Lo cierto es que el expresidente de Cataluña debería responder ante la justicia por ese y por otros delitos -como el de malversación-. 

El Gobierno advirtió a la ministra de lo que había provocado y ella se aventuró a rectificarse a sí misma. Montero preció que ella no llevaba la negociación, que el presidente y otros interlocutores son los que habían fijado criterio sobre el tema y aprovechó para afirmar que, por el momento, no había mayorías suficientes como para reformar el delito de sedición. Desde La Moncloa se envió un mensaje a todos los ministerios interpelando a sus miembros a que extremaran la prudencia para no torpedear el acuerdo. 

Ninguno cedió... Y todo volvió a la casilla de salida

El presidente del Gobierno aseguró desde Sudáfrica que no iba a renunciar a sus planes legislativos, un punto del discurso de investidura de enero de 2020. “La voluntad del gobierno de España es manifestar un sí rotundo al acuerdo para el Poder Judicial. Ya dije en mi debate de investidura que teníamos la voluntad de hacer algunas reformas como la del Código Penal. Es legítimo votar en contra o enmendar esa norma, pero otra cosa es cumplir el compromiso con la Constitución. Espero que podamos renovar por el bien de la democracia y de las instituciones”, aseguró Sánchez ante los periodistas. 

“La situación en Cataluña está mucho mejor que en 2017. La situación se debe resolver por cauces políticos. Una de las principales lecciones que debemos extraer es la necesidad de homologar algunos tipos de delito en el contexto europeo”, subrayó. 

El resto de partidos también se ha posicionado en torno a la negativa del PP a renovar el CGPJ. El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, acusó a Feijóo de acuñar la "enésima excusa" para no renovar el Poder Judicial, acusándole de dar "un golpe blando" a la democracia. La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aseguró que "no es creíble" esta nueva razón de los populares para no renovar la Justicia. La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, sin embargo, aplaudió el bloqueo después del "infame pasteleo" entre los dos partidos más votados de España. 

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar