martes, 20 de abril de 2021

Victoria Federica y Froilán usaron las tarjetas “black” de Juan Carlos I

Froilán y Victoria Federica podrían haber superado los 250.000 euros al año con estas "tarjetas black"


Victoria Federica y Froilán usaron las tarjetas “black” de Juan Carlos I
  • whatsapp
  • linkedin

Hoy, día 8 de diciembre, “El Confidencial” ha desvelado que la investigación sobre las presuntas tarjetas “black” de Juan Carlos I incluiría a los nietos del emérito, Froilán y Victoria Federica. El mencionado periódico digital ha revelado en qué gastaron el dinero, los nietos mayores de Juan Carlos I, sin declarar en ningún caso y que procedería del empresario amigo del monarca, de nacionalidad mexicana.

Los hijos de la infanta Elena habrían hecho compras en El Corte Inglés con estas "tarjetas black"

Según la información publicada por “El Confidencial”, Victoria Federica y Froilán se beneficiaron del dinero (y mucho) no declarado de Allen Sanginés- Krause, el empresario mexicano amigo del rey Juan Carlos I, y que fue utilizado por Juan Carlos I, a lo largo de tres años, para poder hacer frente a sus gastos privados. Pero no solo ellos, la investigación incluye a la infanta Elena (madre de los dos jóvenes) y la infanta Cristina (su tía y hermana también del rey Felipe VI).

En el artículo de “El Confidencial” se incluye en qué han podido emplear este dinero los que fueron miembros de la Casa Real. Lo hicieron para hacer frente a compras en un centro comercial (El Corte Inglés), clases de piano y desplazamientos en Uber. Según el cálculo realizado por los investigadores, Froilán y Victoria Federica han sido los segundo más beneficiados por las tarjetas black. El primer, con diferencia, habría sido el propio rey emérito.

Según la investigación los hijos de Jaime de Marichalar y la infanta Elena hicieron numerosos pagos en los mencionados grandes almacenes utilizando la tarjeta del coronel Nicolás Murga, que era en realidad dinero del empresario mexicano para que el rey pudiera utilizarlo libremente, y también adquiriendo tarjetas cliente que se “alimentaban” con el saldo que estaba disponible en la cuenta del susodicho militar.

Según publica “El Confidencial”, el gasto podría superar los 250.000 euros al año, cantidad que sería el límite para que Hacienda considera que las transferencias no declaradas es un delito fiscal y que podría estar castigado con cinco años de cárcel. Justo hace un mes, este mismo diario informó que la infanta Elena empleó ese dinero para adquirir una yegua de competición a la propia Victoria Federica. El mantenimiento y cuidado del animal también se pagó con este método.

Eso sí, según la información publicada por el medio, ni el rey Felipe VI, ni la reina Letizia, ni sus propias hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, han utilizado en ningún momento esta clase de financiación.

Te puede interesar