viernes, 23 de abril de 2021

Nuevo escándalo en Zarzuela: se investiga a la yegua de Victoria Federica por blanqueo

El empresario Allen Sanginés- Krause sería el encargado de comprar y sufragar los gastos de la yegua de Victoria Federica


Nuevo escándalo en Zarzuela: se investiga a la yegua de Victoria Federica por blanqueo
  • whatsapp
  • linkedin

Parece que en Zarzuela no ganan para disgustos. Los investigadores sospechan que tanto el ejemplar como su elevado mantenimiento fueron pagados con el dinero que un millonario mexicano entregó a al rey utilizando como testaferro a un coronel del Ejército del Aire.

La yegua de Victoria Federica habría costado más de 10.000 euros

Hay que remontarse al año 2016: la prensa del corazón anunciaba el estreno en los elitistas circuitos hípicos de la nieta mayor de Juan Carlos I: Victoria Federica de Marichalar y Borbón. La hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, que en aquel entonces mantenía un perfil muy bajo, debutada como amazona a lomos de una preciosa yegua que acababan de comprar, supuestamente, sus propio padres y que habían llamado Dibelunga.

Pero, las diligencias abiertas en torno a los negocios del rey Juan Carlos iniciado hace un año por la Fiscalía Anticorrupción y que han sido asumidas esta misma semana por los fiscales del Tribunal Supremo demostrarían que el animal y todos los gastos relacionados con su mantenimiento fueron sufragados, durante varios años, por el importante empresario industrial de nacionalidad mexicana Allen Sanginés- Krause, según ha revelado el medio digital El Confidencial basándose en fuentes muy cercanas a la investigación.

La yegua fue comprada en el año 2015 a la cuadra Mailhorses, en España, una empresa especializada en el comercio de este tipo de caballos. Así podemos ver al animal anunciado en la página web de la compañía por un precio que supera los 10.000 euros. El anuncio destaca la capacidad que tiene el ejemplar para ser utilizado en el aprendizaje en saltos. En la descripción se podía leer: “Experiencia con niños y un carácter increíble”.

Esta descripción y las fotografías del anuncio debieron convencer, nada más y nada menos, que a la infanta Elena, que era la persona que estaba buscando una yegua para que su hija, Victoria Federica, se iniciara en el mundo de la hípica. Solo unos meses después de su adquisición, ya se pudo ver a la nieta mayor de Juan Carlos participar en varias competiciones de salto por todo el territorio español a lomos de la mencionada Dibelunga. Así, si tiramos de archivo, hay decenas de fotografías de la adolescente en concursos hípicos en Guadalajara o Sevilla. Además de ser montada por Victoria Federica, la yegua habría sido montada por la propia Infanta Elena.

En aquel momento, Zarzuela aseguró que Dibelunga había sido adquirida por la infanta Elena pero no quiso dar más explicaciones alegando que Victoria Federica era todavía menor de edad. Pero la Fiscalía del Tribunal Supremo tendría una serie de pruebas de la adquisición del animal y numerosas facturas sobre el adiestramiento y manutención de la yegua que habrían sido pagadas por la Casa Real española pero con dinero del empresario mexicano Allen Sanginés- Krause.

No es la primera vez que el nombre de este empresario está relacionado con los negocios de Juan Carlos I. Allen Sanginés- Krause, según adelantó El Confidencial, es un poderoso industrial, antiguo directivo de Goldman Sachs y posee una de las mayores fortunas de todo México. Su nombre saltó a los medios de comunicación tras las sospechas de que habría sido él quién habría costeado una gran cantidad de gastos de Juan Carlos I como pueden ser estancias en lujosos hoteles y restaurantes, vuelos en business o tratamientos médicos...

El caso de la yegua es muy importante por una razón: probaría que los fondos económicos de Sanginés- Krause fueron disfrutados por otros miembros de la familia de Juan Carlos I. Ni los pagos de estos fondos transferidos por el empresario ni el disfrute de los mismos fueron declarados ante la Agencia Tributaria ni por el propio monarca ni por alguno de los beneficiarios de ese dinero, según confirma El Confidencial.

Estas diligencias también habrían logrado acreditar que Juan Carlos I y varios miembros de su entorno utilizaron a una persona de testaferro para poder ocultar la recepción de importantes cantidades de dinero de Sanginés- Krause. Sería un coronel del Ejército del Aire que estaría trabajando en Zarzuela como ayudante de campo. Las alarmas saltaron al descubrir que este funcionario estaba llevando a cabo importantes desembolsos como los de la mencionada yegua que no se correspondían con su poder adquisitivo (teóricamente).

Pero hay más gastos que estarían siendo investigados por la Fiscalía: por ejemplo, una serie de viajes que disfrutó el emérito en el verano del año 2017 junto a su nueva pareja, Marta Gayá. Además, acudió a la celebración del 60 cumpleaños del mencionado Sanginés- Krause en un castillo en tierras irlandesas con todos los gastos pagados. Unas semanas más tarde disfrutó de un crucero junto al empresario y su mujer por las islas griegas. Y los pagos del susodicho empresario mexicano se remontarían, por lo menos, al año 2015 cuando se ocupó de pagar la estancia del emérito en varios hoteles de lujo.

Te puede interesar