viernes, 7 de mayo de 2021

La Reina preside una reunión de trabajo de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción

Durante la reunión, se ha comentado el nuevo plan estratégico de Fad 2021-2023 y se han abordado los efectos que ha tenido la COVID19 en las actividades de Fad.


La Reina preside una reunión de trabajo de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción
  • whatsapp
  • linkedin

Su Majestad la Reina, como presidenta de honor de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), ha presidido la reunión de trabajo celebrada en su sede de Madrid. Doña Letizia presidió la reunión de trabajo de la Fad. Estuvo acompañada por el presidente de la organización, Ignacio Bayón; el presidente de BCG y patrono de Fad, Rafael Rilo, y la directora general de Fad, Beatriz Martín Padura.

El equipo Fad se ha conectado vía Internet y los responsables de las diferentes áreas han comentado con Su Majestad la Reina los objetivos prioritarios a medio plazo que se plantean en cada línea de acción: investigación; programas y formación; Cooperación al Desarrollo y sensibilización.

Durante la reunión, se ha comentado el nuevo plan estratégico de Fad 2021-2023 y se han abordado los efectos que ha tenido la COVID19 en las actividades de Fad. Entre ellos destaca el afianzar la imagen de Fad como entidad que trabaja en pro de la juventud de una manera global.

En el área de Investigación, que en Fad desarrolla el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, se ha puesto de manifiesto la importancia de la divulgación como vía para hacer llegar los datos de las investigaciones a la sociedad y que puedan servir como base para poner en marcha actuaciones y políticas de juventud eficaces y ajustadas a la realidad juvenil.

En el área de Programas y Formación, se ha abordado fundamentalmente la importancia que los canales digitales están cobrando en la ejecución de las estrategias educativas y formativas de jóvenes, familias y docentes. Y cómo la pandemia ha obligado a un rápido reajuste de estos canales.

En Cooperación al Desarrollo se ha constatado la necesidad de afianzar la presencia de Fad en Centroamérica, especialmente en Guatemala y Honduras. También la necesidad de extrapolar conocimientos y expertise de otras áreas de la Fad adaptándolos a la realidad latinoamericana.

Por último, en Sensibilización se ha manifestado la importancia que para Fad tiene el apoyo de los medios de comunicación ya que gracias a su colaboración se puede desarrollar una importante actividad de sensibilización a través de las campañas, tanto en soportes tradicionales (TV, radio o exterior) como en digital.

La Fad es una institución privada, sin ánimo de lucro, no confesional e independiente de toda filiación política, de carácter benéfico-asistencial, y dotada de status consultivo con categoría II ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. La Fad, tiene como misión fundamental la prevención del consumo de drogas y otras conductas de riesgo que impidan o dificulten el desarrollo personal y social de los adolescentes.

Creada en 1986 por iniciativa de Manuel Gutiérrez Mellado -presidente de la institución hasta su fallecimiento en 1995- con el respaldo de empresas, instituciones y profesionales, la Fad desarrolla sus actividades en colaboración con otras organizaciones de la sociedad civil que entienden que los problemas de drogas requieren una respuesta solidaria, que debe articularse principalmente desde el ámbito de la prevención. Su Majestad la Reina es la presidenta de honor de esta institución desde 2015, responsabilidad en la que sucede a Su Majestad la Reina Doña Sofía.

La Fad trabaja en el ámbito latinoamericano, especialmente en Centroamérica, desde el año 1995. Desde entonces se han desarrollado más de 150 proyectos de Cooperación al Desarrollo en colaboración con diferentes entidades, en 11 países distintos -además de proyectos de Educación para el Desarrollo en España- y llegando a más un millón y medio de beneficiarios.

Los proyectos en esta área de la Fad se orientan a mejorar la empleabilidad y niveles educativos de los jóvenes latinoamericanos; prevenir los riesgos sociales a los que deben hacer frente como los consumos de drogas o la violencia juvenil; promover la cultura de paz y fomentar la ciudadanía global.

Te puede interesar