Casado no rebaja el tono y acusa a Sánchez de la expansión de la pandemia en Madrid

El presidente del PP presiona al Gobierno para impulsar cambios en la ley que permita confinamientos sin declarar el estado de alarma.

El presidente del PP, Pablo Casado; junto al secretario general del partido, Teodoro García Egea, en el Comité del Seguimiento del Coronavirus de Génova 13.
El presidente del PP, Pablo Casado; junto al secretario general del partido, Teodoro García Egea, en el Comité del Seguimiento del Coronavirus de Génova 13.

El presidente del PP, Pablo Casado, no ha abandonado el discurso bronco que tanto desde la política como de la sociedad se pide para intentar alcanzar consensos que permitan superar la crisis social y económica derivada de la pandemia del coronavirus. La aparente imagen de unidad entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, parece no ir con el líder de Génova 13, que ha acusado al Ejecutivo de ser el único responsable de la expansión masiva de la pandemia del coronavirus en el país y, especialmente, en Madrid. Por ello, la imagen que dará el PP será la de la oposición férrea y defensa a ultranza de las actuaciones tomadas en el seno de los gobiernos autonómicos en los que esté el PP porque, a su juicio, están "maltratadas por Moncloa". 

El Comité de Dirección del partido se reunió el pasado lunes, como cada semana, para analizar el acuerdo alcanzado entre Sánchez y Ayuso -aunque el denominado "Grupo Covid-19" ya se había decidido previamente entre el jefe del Gabinete de Presidencia del Gobierno, Iván Redondo; y el jefe de gabinete de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel Rodríguez-. 

De este, salieron varias conclusiones: la primera es que el Gobierno "ha mirado para otro lado" y, por ende, celebraran este espacio de cooperación entre administraciones porque "todo lo que sea y suponga cooperación, colaboración, e implicarse, está bien”. No obstante, esto es lo único que celebra en torno a la figura del presidente del Gobierno, a quien acusan de ser el máximo responsable de la expansión de la pandemia en España y, en particular, en la capital. Por ello, el PP solicita que se alcancen soluciones jurídicas ordinarias para intentar controlar la transmisión comunitaria del Covid-19, descartando la aplicación del estado de alarma en Madrid. Desde Génova siguen defendiendo que existen alternativas legales que suplan al artículo 116 de la Constitución. Es destacable apuntar que ni desde la Puerta del Sol, ni desde el PP ni desde el propio Gobierno quieren aplicar el estado de alarma en Madrid o en otros territorios. 

Además, el comité criticó que se haya puesto el foco en Madrid cuando hay otros tantos territorios que tienen una situación llamativa. Por ejemplo: La Rioja tiene una situación similar a Madrid -aparte de la dimisión de cuatro consejeros autonómicos-, mientras que otras autonomías han tomado decisiones drásticas para limitar la expansión del coronavirus.