¿Qué consecuencias tendría inhabilitar a Quim Torra?

El presidente de Cataluña descartó adelantar elecciones autonómicas, pero... ¿Qué podría ocurrir en la comunidad autónoma?

El presidente de Cataluña, Quim Torra; junto al vicepresidente, Pere Aragonès; y la portavoz del Govern, Meritxell Budó, a las puertas del Tribunal Supremo.
El presidente de Cataluña, Quim Torra; junto al vicepresidente, Pere Aragonès; y la portavoz del Govern, Meritxell Budó, a las puertas del Tribunal Supremo.

El presidente de Cataluña, Quim Torra, se enfrenta a una posible inhabilitación como servidor público por un delito de desobediencia a la Justicia. Más allá de que el líder autonómico pudiera ser cesado como president y que se tuviera que elegir a otro presidente de la Generalitat, el cese de Torra podría desencadenar una lucha por completo entre los partidos independentistas cuyo final fuera la división total entre el independentismo. Pero... ¿Qué consecuencias tendría la inhabilitación de Quim Torra como líder del Govern?

Gobierno en funciones

El gabinete dirigido por el sucesor de Carles Puigdemont estaría en funciones a la espera de que el Parlament de Cataluña invistiera a otro presidente autonómico. La ley de Presidencia de la Generalitat estipula que, si el presidente es cesado por un delito cuya "condena penal firme que conlleve la inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos", el gobierno autonómico quedaría en funciones. 

Además, habría que buscar un candidato que, a todas luces, sería el actual vicepresidente, Pere Aragonès (ERC), que tomaría las riendas del Poder Ejecutivo de manera provisional en todos sus poderes excepto en tres: plantear una cuestión de confianza, modificar el Ejecutivo o convocar elecciones. 

Torrent jugaría un papel importante

El presidente del Parlament, Roger Torrent, tendrá en sus manos una decisión importante: a quién encomendar la tarea de someterse a una investidura los primeros 10 días posteriores a la inhabilitación en firme de Torra. Aunque la voluntad del todavía presidente es que JxCAT no proponga a otro candidato en un claro pulso al Estado. 

Tanto la investidura de un candidaato como la "no investidura" sería beneficioso para Cataluña. En el primer caso, habría un nuevo gobierno; en el segundo, se activaría laa cuenta atrás de dos meses para convocar elecciones. Si se agotara este plazo, habría comicios en 54 días. 

La "bomba" de las eleccciones

Torrent tendría en su mano activar este "reloj electoral" ante el bloqueo en el que quedaría sumida Cataluña. Sin embargo, Torra podría guardarse un "as en la manga": si bien es cierto que el pasado jueves aseguró que no pondrá "más tensión" en la Generalitat al convocar elecciones, JxCAT podría apretar el botón de los comicios antes de que la inhabilitación del president fuera efectiva. 

Tensión independentista

Pase lo que pase, lo que es evidente es que la relación entre loss dos partidos independentistas preferentes en Cataluña.

El presidente de Cataluña, Quim Torra, se enfrenta a una pena de año y medio de inhabilitación por un delito de desobediencia por negarse a retirar una pancarta en apoyo a los políticos presos del procés catalán durante la campaña de las elecciones generales del 28 de abril y el 10 de noviembre en 2019. La Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) establece que, en periodo electoral, los edificios públicos deben mantener su imparcialidad.

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...