ESPAÑA | ESPAÑA, EN ESTADO DE ALARMA

El Gobierno estudia endurecer las medidas del estado de alarma

Por MIGUEL PÉREZ MONTES. 27/03/2020

El Consejo de Ministros se ha reunido de manera extraordinaria para analizar la situación actual del país y ver los diferentes escenarios.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, a la izquierda de Pedro Sánchez en el Consejo de Ministros extraordinario para declarar el estado de alarma.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, a la izquierda de Pedro Sánchez en el Consejo de Ministros extraordinario para declarar el estado de alarma.

SIGA EL DIRECTO DE COLUMNA CERO SOBRE EL AVANCE DEL CORONAVIRUS EN ESPAÑA

El Gobierno de España vive una situación excepcional: un estado de alarma prorrogado hasta el 11 de abril en todo el país por la pandemia del coronavirus y con un Congreso de los Diputados que respalda en pleno las medidas que tome para intentar paliar los efectos del virus. El alargamiento de esta situación excepcional da poderes único al Palacio de La Moncloa para afrontar esta crisis, y se está estudiando endurecer las medidas del estado de alarma para reducir al máximo el contacto entre ciudadanos para evitar un contagio masivo de la población. 

El Consejo de Ministros se ha reunido esta mañana de forma extraordinaria para estudiar el escenario actual del Covid-19 en España. Sobre la mesa hay varias posibilidades: paralizar la producción nacional no esencial, limitar aún más la movilidad de los ciudadanos y vehículos, racionar servicios como el transporte público o algunos servicios...

No obstante, no será esta reunión gubernamental la que aplique nuevas medidas. Hoy, los 23 componentes del Ejecutivo se han reunido para aprobar la flexibilización de los ERTE y aprobar la prórroga del estado de alarma, cuya aprobación por parte del Gobierno una vez ha sido respaldada por el Congreso de los Diputados es esencial apra que se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE). 

Sin embargo, el equipo de Pedro Sánchez podría seguir el camino de Italia y redoblar los esfuerzos para luchar contra el Covid-19. Es cierto que el propio presidente se negó a paralizar la producción a nivel nacional, cuando la economía ya nota los efectos del virus en el país, pero no descartó confinar totalmente a los ciudadanos en sus casas y reducir aún más las excepciones que permiten su salida, tal y como piden presidentes autonómicos como el catalán, Quim Torra, o el murcuano, Fernando López Miras. "Haremos lo que haga falta, cuando haga falta y donde haga falta", aseguró.