contador web

ESPAÑA | MAD COOL FESTIVAL

Lo que se espera que el Mad Cool 2019 no tenga

Por TAMI PEREIRA MÁRQUEZ. 16/07/2018

Precios muy elevados correspondidos con una mala organización indignan a 240.000 personas

  • Colas kilométricas a la espera de un Uber
    Colas kilométricas a la espera de un Uber
  • Autobús de lanzadera Mad Cool-Plaza de Castilla arrollado en un puente de la M-11/ EFE
    Autobús de lanzadera Mad Cool-Plaza de Castilla arrollado en un puente de la M-11/ EFE
festival
mad
cool
Si el Mad Cool no está gafado a mí que me lo expliquen

Noviembre de 2017 y todos los abonos vendidos a pesar de que comenzaran a comprarse por casi el doble que el año anterior. Junio de 2018 y 240.000 tickets ya tienen dueño. La tercera edición del Mad Cool viene cargada de sorpresas convertidas en dinamita, aunque no tan graves como la pasada muerte del acróbata Pedro Aunión.

Primer día, y colas en la entrada de hasta dos horas. Comienza el arranque del festival con casi ochenta mil personas sedientas de ver a Tame Impala y que los escucharían desde fuera del recinto. Tras la espera, viene otra. Y es que así es la organización de Mad Cool Festival: aguantar una hora para pedir una simple botella de agua o gin-tonic, una hora para algo de comida y casi otra para entrar al baño. Todo esto mientras pagas 10 euros por una cerveza o 9’50€ por unos espaguetis al wok quemados. Y claro, eso si te has llevado efectivo y tienes suerte. Olvídate de poder consumir si llevas tan solo tarjeta de crédito porque te encontrarás con carteles de “No credit cards” (la organización anunció en Facebook días previos al festival que no habría ningún problema con esto).

Como muchos dicen: "Esto es un continuo robo, además te pierdes conciertos por tener que esperar tantísimo para las necesidades básicas. Lo mejor es haber apartado dinero suficiente y no pensar en ello".

Ojo si eres celíaco, ya que puede que te quedes sin comer porque se haya acabado lo poco que tenían tras previamente haberte tirado tu tupper de arroz a la entrada.

Todo esto se suma a las colas kilométricas para coger un Uber y a la cancelación de Massive Attack (la banda se quejó de que había interferencias de sonido con Franz Ferdinand aunque hay que resaltar que la verdad es que el stage que le asignaron era tremendamente insuficiente, se quedaba muy corto de espacio). Compadezco a todos los que se gastaron 95 euros para tan solo ir especialmente ese día a verlos.

Por si fuera poco, unos de los últimos autobuses que comunicaba el festival con Plaza de Castilla amanece vacío medio colgado de un puente. Si el Mad Cool no está gafado a mí que me lo expliquen.

Artistas que dieron un toque de atención

Imagínate ser Kevin Morby y que pongan durante todo tu concierto el telón de los Arctics Monkeys. El ex miembro de Woods no dudó en gritarlo a los cuatro vientos con un sarcástico: "We are monkeys now!".

Por otra parte, los espacios en el recinto se dividían en VIP y NO VIP, teniendo fácil acceso a las primeras filas quienes pudieron permitirse los 300 euros del VIP. Esto a Queens of The Stone Age no le gustó nada, y a la voz de "this is a fucking concert of Queens of The Stone Age and we want more people on the VIP side" quitaron las vallas, dejando pasar a cuanta más gente posible.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar