miércoles, 22 de septiembre de 2021

Sabes cuales son los riesgos que causan las bebidas energéticas para la salud

Una sola lata de refresco energético aporta la misma cantidad de cafeína que tres o más tazas de café filtrado


Sabes cuales son los riesgos que causan las bebidas energéticas para la salud
  • whatsapp
  • linkedin

Se venden con la promesa de dar alas, poder vivir 28 horas o desatar a la bestia. Cada vez tienen más consumidores, pero también más voces que reclaman su regulación y alertan sobre el peligro de un consumo continuado y excesivo aumentan el riesgo de daños al organismo, en especial al corazón y al cerebro, una sola bebida energizante puede contener una cantidad de cafeína equivalente de 1 a 4 tazas de café (80 a 322 mg/por bebida), lo que sumado a la acción de otras sustancias- como la taurina y el azúcar- estimulan las contracciones cardiacas y una mayor actividad en el sistema nervioso, generando la aparición de palpitaciones, arritmias, insomnio, aumento de la presión arterial e incluso convulsiones o muerte súbita (accidente cerebrovascular).

Las bebidas energéticas llegaron al mercado hace unas décadas y su consumo está claramente en auge. Gracias a los anuncios publicitarios, creemos que nos pueden ayudar en momentos de fatiga o aumento de la actividad. Pero, ¿son inocuas, o las bebidas energéticas tienen riesgos para la salud?

¿Qué son las bebidas energéticas?

Las bebidas energéticas no tienen todavía una definición acordada por la comunidad científica. Según estudios entran dentro del grupo de “bebidas refrescantes”.

En su categoría particular, se agrupan todas aquellas bebidas no alcohólicas que contienen cafeína, taurina y vitaminas (sobre todo del grupo B). Algunas veces van acompañadas de otros ingredientes como:

-Ginkgo.

-Ginseng.

-Guaraná.

-Carnitina.

-Glucorono-y-lactone.

¿Qué efectos tienen en el organismo?

Las bebidas energéticas tienen un efecto energizante y pueden aumentar el rendimiento deportivo. Sin embargo, su uso aumenta también la aparición de efectos secundarios negativos.

Aunque las principales marcas fabricantes insisten en la seguridad del producto, expertos sanitarios, como la Organización Mundial de la Salud, alertan de que pueden representar un peligro para la salud pública.

Su principal advertencia es que los niños no deberían consumirlas y que, para algunos grupos de personas, podría ser potencialmente peligrosa:

-Las mujeres embarazadas.

-Los jóvenes menores de 18 años.

-Personas muy sensibles a la cafeína.

1. Efectos cardiovasculares

“Las bebidas energéticas con cafeína alteran la actividad eléctrica del corazón y aumentan la presión arterial”. Esta es la principal conclusión de un estudio publicado por la American Heart Association. En este se evaluaba el impacto de un alto consumo de bebidas energéticas en el sistema cardiovascular.

En este mismo estudio se relaciona el consumo de bebidas energizantes con paro cardíaco e infarto de miocardio. Incluso, podrían estar relacionadas con un espesamiento de la sangre.

Aunque este estudio sería el más reciente, existe más evidencia científica sobre los efectos perjudiciales de las bebidas energéticas. Y en todos ellos el sistema cardiovascular, junto con el sistema nervioso, es el más perjudicado.

2. Efectos en el sistema nervioso

Los efectos adversos de la cafeína en el sistema nervioso suelen aparecer con dosis de 200 miligramos y superiores. Aunque esto puede variar mucho entre distintas personas. Para hacernos una idea, algunas de estas bebidas energéticas contienen entre 100 y 200 miligramos de cafeína por unidad.

Sin tener en cuenta que suele ir acompañada de otros ingredientes estimulantes que podrían potenciar su efecto. Los síntomas pueden incluir ansiedad, inquietud, insomnio, espasmos musculares o períodos de inagotabilidad.

3. Efectos relacionados con el azúcar

Uno de los ingredientes principales de casi todas las bebidas energéticas es el azúcar. La mayoría de ellas contienen más azúcar que los refrescos habituales. De media, entre 10 y 12 gramos por cada 100 ml de bebida.

Si tenemos en cuenta que una lata contiene 250 ml, estamos hablando de unos 25-30 gramos de azúcar por unidad. Aunque algunas marcas comercializan latas de medio litro, lo que equivaldría a unos 60 gramos de azúcar. Muy por encima de las cantidades máximas recomendadas por la OMS: no más de 25 gramos en niños y adolescentes.

Los efectos que producen los azúcares libres consumidos en exceso son cada vez más conocidos. En niños, por ejemplo, están directamente relacionados con obesidad y caries dental.

Además el consumo de azúcar se ha asociado con la aparición de otros problemas como la resistencia a la insulina, riesgo cardiovascular y el empeoramiento de determinados indicadores de salud como son los triglicéridos y la presión arterial.

¿Qué pasa con los niños?

Los consumidores más habituales de este tipo de bebidas son adolescentes y adultos hasta los 30 años. Los niños son especialmente vulnerables a los riesgos que conllevan. Tienen un volumen corporal más pequeño y unas rutas metabólicas no tan desarrolladas. Por eso, son más sensibles a una intoxicación por cafeína.

Bebidas energéticas y alcohol: ¿cuáles son los riesgos?

Las bebidas energéticas suelen consumirse solas. Pero, a menudo, también son mezcladas con alcohol. Y es importante destacarlo, ya que esta mezcla plantea otro tipo de  peligros para la salud.

En un estudio en el año 2015, tasas más elevadas de consumo excesivo y de riesgo de dependencia del alcohol, cuando este era consumido junto con bebidas energéticas. Y otros ensayos de laboratorio muestran que aumenta el deseo de beber más alcohol.

Pero la mezcla de alcohol y bebidas energéticas no afecta solo la cantidad de alcohol que se consume. También aumenta la posibilidad de que los adolescentes conduzcan después de haber bebido. Además, son más propensos a adoptar comportamientos de riesgo. La falta de coordinación motora genera una falsa confianza que pone en peligro su seguridad.

Vistos estos problemas de las bebidas energéticas, la mejor recomendación es tener una alimentación suficiente y saludable para proporcionar la energía y bienestar necesarios. Como siempre, hay que ser cauteloso con el consumo de bebidas y alimentos que puedan alterar el funcionamiento normal del cuerpo.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar