Qué debo comer para el hipotiroidismo

Ciertos alimentos mejorará la función tiroidea en personas con hipotiroidismo

Qué debo comer para el hipotiroidismo
Qué debo comer para el hipotiroidismo

La tiroides es una de las glándulas más importantes, y a menudo mal gestionadas, que tenemos trabajando en nuestro cuerpo. Situada en la parte frontal de nuestro cuello, esta glándula en forma de mariposa secreta hormonas que controlan algunas de las funciones más importantes, incluyendo el control de peso, la forma en que usamos la energía, la forma en que metabolizamos los alimentos, e incluso cómo dormimos. Para las mujeres, las hormonas pueden desequilibrarse durante la maternidad y la menopausia, e incluso bajo estrés crónico, que las pone en una mayor tasa de trastornos en la función tiroidea que a los hombres, y en varios momentos de la vida.

Las causas más comunes del hipotiroidismo son:

Causas genéticas, defecto congénito.

Carencia crónica de yodo en la dieta.

Radioterapia contra el cáncer.

Tratamiento con litio u otros fármacos

Síndrome de Sheehan, durante el embarazo.

Infecciones víricas

Un ataque del sistema inmunitario contra la glándula tiroides.

Cuatro son los nutrientes que cumplen un importante papel en la función tiroidea: yodo, selenio, zinc y hierro, y deben mantenerse niveles saludables de cada uno para afianzar también una buena salud de la tiroides.

La importancia del yodo en la función tiroidea

El yodo es uno de los dos componentes básicos de las hormonas tiroideas. La tiroides convierte la tirosina (el otro bloque de construcción) en la tiroglobulina y une entre uno y cuatro átomos de yodo para crear T1, T2, T3, y T4, respectivamente. Sin suficiente yodo, la tiroides, simplemente no puede producir sus hormonas.

La importancia del selenio en la salud tiroidea

La enzima que convierte la T4 (la forma inactiva de la hormona tiroidea) a T3 (la forma activa), es una enzima dependiente del selenio, por lo que sin suficiente selenio tus hormonas tiroideas están atrapados en su estado inactivo, provocando síntomas de hipotiroidismo. Los suficientes niveles de selenio también ayudan a prevenir y revertir la tiroiditis autoinmune. Cuando tu cuerpo convierte el yoduro (la forma de yodo que se ingiere, como la sal de mesa, que es el yoduro de sodio) en yodo, el proceso produce peróxido de hidrógeno. El peróxido de hidrógeno es un oxidante y daña las células tiroideas, pudiendo desencadenar una respuesta autoinmune.

La importancia del zinc en la salud de la tiroides

Como el selenio, el zinc juega un papel en la enzima necesaria para convertir T4 a T3. El zinc también es necesario para activar los receptores de la hormona tiroidea del hipotálamo, lo que significa que, sin suficiente zinc, el hipotálamo no puede medir con precisión los niveles de la hormona tiroidea para aumentar la producción cuando los niveles son bajos. Debido a estos dos factos, estudios han relacionado la deficiencia de zinc con disminución de la producción de la tiroides y el hipotiroidismo.

 La importancia del hierro en la salud tiroidea

El hierro contribuye con dos pasos clave para la producción de la hormona tiroidea. En primer lugar, la enzima que convierte yoduro a yodo (de modo que se puede combinar con tirosina para convertirse en hormonas tiroideas) depende del hierro. En segundo lugar, como el selenio y el zinc, se requiere hierro para convertir T4 a T3.

La mayoría de las mujeres que buscan tratamiento para la tiroides, suelen ser deficientes en hierro, ferritina en concreto, la proteína que almacena el hierro, ya que están menstruando mensualmente. Es particularmente común entre las mujeres que siguen una dieta vegetariana o vegana, pero yo lo veo con frecuencia en aquellos que siguen una dieta paleo también. Carne de res o pollo, hígado, almejas, mejillones, ostras, y las espinacas son una gran fuente de hierro en la dieta. También puedes complementar tu ingesta de hierro de los alimentos con un suplemento de hierro.

Alimentos recomendados para el hipotiroidismo

El hipotiroidismo se debe corregir siempre con hormona tiroidea, pero, hay una serie de alimentos que favorecen el buen funcionamiento del tiroides. Por ejemplo:

El uso de sal yodada frente a la sal común. La sal marina y del Himalaya también tienen más yodo que la sal común, pero no tanta como la sal yodada.

El pescado también aporta yodo, se puede consumir toda clase de pescados blancos y azules, los mariscos y pescados enlatados también tiene un aporte suplementario de yodo, deberán ser consumidos al menos cuatro veces a la semana.

Respecto a la ingesta de calorías, esta debe estar controlada, dado que el exceso de alimentación da lugar a un sobrepeso favorecido por la propia enfermedad. Una dieta de 1500 calorías es suficiente.

Entre los vegetales; el ajo, tomate, espinacas, habas y guisantes, cereales como maíz, girasol, y la avena, y frutos secos y legumbres como las lentejas, pueden favorecer la absorción del yodo por el organismo.

Alimentos a evitar si padeces hipotiroidismo

Hay alimentos que impiden que el yodo sea absorbido de forma adecuada por el organismo, entre ellos están la col, coliflor, lombarda y rábano. También se deben evitar los caldos producidos con estas verduras, que son bocígenas (producen hipotiroidismo) al alterar la absorción de yodo.

Hay que evitar también la soja, ya que altera la absorción de la hormona tiroidea que se indica al paciente.

Ejemplo de un plan diario

Desayuno: vaso de leche con pan y aceite de oliva.

Media mañana: pieza de fruta.

Comida: de primer plato, lentejas con arroz y, de segundo, pescado a la plancha con limón y una pieza de fruta de postre.

Media tarde: frutos secos.

Cena: ensalada con tomate y espinacas con huevo o atún y, de postre, una pieza de fruta.

El ejercicio físico es esencial para todos los individuos, no debemos fomentar el sedentarismo ni en nosotros ni en los menores a nuestro cargo, el ejercicio físico siempre es necesario, en el caso del hipotiroidismo, ayuda a controlar nuestro sobrepeso.

flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...