Sara Djassi: “Mi etapa en el Clarinos fue la peor de mi carrera deportiva"

La jugadora portuguesa cuenta su experiencia en el club tinerfeño entrenado por Claudio García.

La jugadora durante un partido con el conjunto morado | CDB Clarinos La Laguna
La jugadora durante un partido con el conjunto morado | CDB Clarinos La Laguna

Sara Djassi compitió en las filas del Ciudad de los Adelantados (actualmente, Ciudad de La Laguna Tenerife) durante la temporada 2015/16 en la Liga Femenina 2. La internacional portuguesa solamente disputó un total de 14 partidos, contando con una media sobre el terreno de juego de 24:49 minutos. Se convirtió en una de las piezas fundamentales del equipo morado, tras registrar un promedio de 7 puntos, 3.9 rebotes y 1.7 asistencias para obtener un crédito de valoración de 7 puntos.

La jugadora decidió marcharse del CDB Clarinos de La Laguna por motivos personales, incorporándose posteriormente en el Club Baloncesto Adareva Tenerife. Cinco años después, Sara Djassi ha querido contar su experiencia en exclusiva a Columna Cero, aclarando cuáles fueron las razones que le impulsaron a llevar a cabo ese cambio. Al parecer, su estancia en el club morado fue bastante complicada debido a diversos factores.

A continuación, exponemos la carta íntegra que nos ha enviado la jugadora.

“Mi nombre es Sara Djassi, soy de Portugal y he estado jugando baloncesto profesional desde 2015. En la temporada 2015/16 jugué para un equipo llamado Ciudad de los Adelantados en Tenerife (actualmente, se llama Ciudad de La Laguna Tenerife) que estaba compitiendo en la Liga Femenina 2. Cuando vi la entrevista realizada en Columna Cero a mi compañera Laura Chahrour (en la que admitió que el peor momento de su trayectoria deportiva fue en este equipo por no tener entendimiento con el entrenador, Claudio García) me dio fuerzas para hablar públicamente y compartir mi propia experiencia en el Clarinos.

Durante mi etapa en el club tuve la peor experiencia de mi vida. Mi relación con Claudio García, el actual entrenador, nunca fue saludable desde el principio. Incluso, a veces, hacía comentarios inapropiados hacia mi persona que me hicieron sentir realmente incómoda. Por ejemplo, «Tú, portuguesa, tienes un buen culo». A partir de ese momento me convertí en una especie de autoproducto sobre la vestimenta que usaría. No quería usar la ropa que me proporcionada el club porque los pantalones cortos eran demasiado ajustados.

Además de esto, solía preguntarme varias veces si tenía novio y quería saber si él estaba en Tenerife. Incluso me dijo que, si tuviera uno en la isla, lo descubriría porque conoce a todo el mundo. Desde ese momento me sentí impotente. Aunque hice mi trabajo en la cancha, mi comportamiento cambió. Evitaba hablarle o incluso mirarle. Sé que no fue la mejor conducta… Pensé que me castigaban porque siempre era la última persona a la que le pagaban, unos 15 días después de la fecha de vencimiento. Yo sabía a ciencia cierta que a mis compañeras de equipo se les pagaba a tiempo.

En este contexto, me encontré infeliz y pensé en no regresar después de las vacaciones de Navidad. Así que mi exagente se puso en contacto con Claudio sobre mi intención de dejar el club. Tuvimos una reunión donde se disculpó por su comportamiento abusivo, dijo que estaba dispuesto a cambiar. Él quería que siguiera formando parte del equipo porque era una buena jugadora y tenía todo para mejorar mi nivel de baloncesto. Sin embargo, nada cambió después de esa reunión y cuando volví continuó comportándose exactamente de la misma manera.

Hubo momentos durante las sesiones de entrenamiento que gritaba en voz alta «¡Chúpame los huevos!» y «¡Me cago en mi puta madre!». Esto es solo para que se hagan una idea... Como nadie reaccionó, pensé que era un comportamiento "aceptable" desde que lo noté desde el comienzo de la temporada. La primera vez que traté de abordar su comportamiento hacia nosotras, me echaron del entrenamiento. Nunca tuve el apoyo o la protección de los demás miembros de la entidad. Además, Claudio dejó claro que nadie estaba por encima de él y que no importaba lo que yo dijese, porque no me creerían.

Todavía recuerdo que durante un partido contra Cáceres, estaba agresivo y tan enfadado con las jugadoras que nos llamó “putas” (“bitches”). Estaba tan enfadado específicamente conmigo que, después del partido, compró comida para todo el equipo excepto para mí.Yo pensaba que era por la relación distante que teníamos.

El 29 de enero de 2016, le envié un mensaje al fisioterapeuta y a Claudio indicando que mi rodilla estaba hinchada y necesitaba recibir algún tipo de tratamiento. Pero el fisioterapeuta me mandó un mensaje diciendo que no podía ir esa semana porque estaba muy ocupado.

En este contexto, le envié un mensaje al entrenador diciéndole que me dolía la rodilla, pero lo ignoró. Cuando llegué al entrenamiento, me obligó a ejercitarme. Lo intenté, pero no pude correr debido al dolor que sentía. Entonces, empezó a gritarme y a decir que ya no me pagarían. Cuando decidí abandonar el gimnasio por su comportamiento agresivo. Claudio García cerró la puerta y me dijo que no saldrá de allí. El entrenador se paró frente a la puerta y me empujó duramente tres veces con su cuerpo. Como esto pasó al comienzo del entrenamiento, los demás entrenadores estaban allí y no hicieron nada para detenerlo. Tampoco dijeron nada. “¡Tú misma! No vas a ir a ninguna parte. ¡Yo soy el presidente!”, dijo García. La situación era tan ridícula e increíble que mi única vía de escape del gimnasio fue arrastrándome entre sus piernas. Mientras, él apretaba mi cintura para evitar que pudiera escapar.

Lo triste es que intenté contactar con Roberto Marrero (en aquel entonces, vicepresidente)  y el presidente (Claudio García padre) del club para intentar evitar toda esta situación y explicar cómo me estaban tratando. Sin embargo, no quisieron hablar conmigo. Sé que una de las cosas que protegieron a Claudio fue una carta popularmente conocida como el Reglamento General, con procedimientos disciplinarios que usó en mi contra. Todas las jugadoras tuvieron que firmarlo antes del inicio de la temporada. Así que lo usó para castigarme con sanciones, como el del 100% de mi salario completo.

Llegados a este punto, solo quería estar a salvo y era consciente de que esto no era correcto. Fui a denunciar a la Policía en San Cristóbal de La Laguna, pero me dijeron que no podían hacer nada por faltas de pruebas. Después de esto, no quise representar más al equipo. Pero una vez más, Claudio complicó la situación: dijo que no podía liberarme porque supuestamente fui la responsable de desperfectos en la casa en la que residía (había una silla rota y una cerradura rota) y me hicieron tratamientos en las rodillas sin el consentimiento del equipo. Se me ocurrió la inteligente idea de sacar fotografías de la vivienda e imprimir todas las conversaciones al respecto, que todavía almaceno.

Una vez, me sentí muy impotente y enojada conmigo misma. ¡No podía creer que realmente me controlara! Entonces corrí a nuestro edificio y fui directamente a una especie de cuarto de lavandería donde solíamos lavar la ropa para él. ¡Por primera vez en mi vida pensé en "desaparecer por un momento”! Sentí que mi vida no valía la pena. ¡Nada sería más doloroso que lo que me estaba pasando!

Me siento culpable. Sentí que no podría haberme causado todo ese dolor porque podría haber dejado al equipo en Diciembre, como hizo una de mis compañeras. Ella me animó, me dijo que podíamos irnos juntas y que todo estaría bien. Sin embargo, mi mayor preocupación era no ser capaz de mantener a mi madre financieramente, ya que ella estaba desempleada en ese momento.

En el final de este proceso, mi exagente contactó con la Federación Española de Baloncesto para liberar mi ficha. Pero no me ayudó a narrar mi experiencia en el Clarinos. No puedo olvidar que, aunque me ayudaron para liberarme del equipo, no hicieron nada para evitar que vuelva a ocurrir con futuras jugadoras. Sin embargo, entiendo que esto es una situación delicada y no sé si alguna vez se enfrentaron a una experiencia similar a la mía. Por eso, he venido a contarlo y compartir mi propia experiencia para crear conciencia.

Valórate y niégate a perder tu dignidad.

¡Gracias por leerme!

Con sinceridad, Sara Djassi”.

 

La jugadora durante un partido entre el União Sportiva y Spar Girona | FIBA

Cabe destacar que durante esa temporada no solo se produjo la salida de Sara Djassi: Laura Chahrour se desvinculó del club morado debido a que no tuvo entendimiento con el entrenador (no por motivos familiares, como quiso hacer creer el club tanto a los medios de comunicación como aficionados al deporte) y Kayla Woodward también decidió poner punto y final a su etapa en el club presidido por Claudio García. A esto hay que sumar que otras jugadoras se han marchado del conjunto durante otras temporadas, lo cual es extraño.

Nacida en Lisboa en 1989, Djassi se formó en Estados Unidos, donde permaneció durante cuatro campañas: dos en el Junior College de Chipola (Florida) y las dos siguientes militando en el equipo de la Universidad de Florida Central. Jugó con la selección portuguesa desde la categoría U16 hasta su último año. Su última participación fue en 2015. 

Tras su paso por la NCAA, defendió la elástica del Lombos Quinta de su país, con el que acabó en la tercera posición del campeonato luso. Durante su estancia en el club firmó una media de 11.8 puntos, 4.8 rebotes y 2.3 asistencias por encuentro. 

Tras su periplo en el Ciudad de La Laguna, se incorporó al Adareva Tenerife de la Liga Femenina 2. Disputó un total de 9 partidos bajo las órdenes de la entrenadora María Sosa, contando con una media de 28:21 minutos. Aportó un promedio de 11.4 puntos, 5.9 rebotes y 1.6 asistencias para firmar una valoración de 13.6.

Posteriormente se marchó de Tenerife rumbo al União Sportiva, donde siguió demostrando sus cualidades y progresión. Con este equipo conquistó el campeonato de la liga; además de proclamarse como la mejor jugadora portuguesa y la mejor anotadora. Cabe destacar que ganó el concurso de triples en el All Star.

Acto seguido, compitió en la WBBL de la mano del Manchester Mystics, donde jugará la próxima temporada. El curso pasado firmó un promedio de 15 puntos, 6.1 rebotes, 3.6 asistencias y 2.6 bloqueos. Según la página web oficial de la WWBL “ninguna otra jugadora se ha acercado al cuádruple-doble de Sara Djassi en el equipo”, que sumó 19 puntos, 10 rebotes, 10 asistencias y 6 robos”. 

Djassi durante un partido con su actual equipo, Manchester Mystics | Cedida