DEPORTES | BALONCESTO | LIGA FEMENINA

Domingo Díaz: “El éxito del baloncesto hay que dárselo al esfuerzo de las jugadoras”

Por LOIDA ESCUELA CABEZA. 08/07/2020

"La decisión federativa de dar por concluida la temporada nos pareció muy poco acertada”, admite.

Díaz durante su etapa como entrenador | CB Islas Canarias

Díaz durante su etapa como entrenador | CB Islas Canarias

El Club Baloncesto Islas Canarias, decano de este deporte en el Archipiélago, celebrará la próxima temporada su 40 aniversario y cumplirá su 35 temporada en la élite. Tras unos meses de incertidumbre provocado por la pandemia del coronavirus, la paralización de las competiciones pertenecientes a la Federación Española de Baloncesto y el intercambio de conversaciones con las instituciones se resolvió que el combinado amarillo regrese a la Liga Femenina Endesa debido a la renuncia de la plaza en la categoría del Snatt's Femení Sant Adrià por la falta de apoyo económico.

El representativo de Gran Canaria llevaba tres cursos compitiendo en la Liga Femenina 2 (LF2). En la última campaña, el bloque insular formó parte de la Liga Regular B y disputó 20 partidos (disputó un partido menos que el resto de los conjuntos al cambiarse la fecha del partido contra el Granada). Acabó con un balance de 16 victorias frente a 4 derrotas, ocupando así el tercer puesto de la tabla clasificatoria.

La plantilla estuvo formada por jugadoras como Marta Hermida, Sika Konè, Sparkle Taylor, Mirjana Beronja, Kai James, Sara Castro, Djeneba Ndiaye, Adji Fall y María España. Precisamente, la exterior balear explicó en una entrevista a este medio las claves del buen rendimiento del combinado: “¡Tenemos las mejores jugadoras de la liga! Hemos aprendido a jugar más en equipo y eso nos ha ayudado a permanecer arriba. Individualmente somos muy buenas, pero este es un deporte colectivo; por lo que hay que tener en cuenta que jugando en equipo acabarás destacando también”.

El equipo grancanario celebrando un triunfo | CB Islas Canarias

El presidente del club, Domingo Díaz, es una figura esencial para el baloncesto en Canarias. Fundó el club junto a su esposa, Begoña Díaz, en 1980 y ha ejercido funciones tales como entrenador o director deportivo. A esto hay que añadir su cargo como seleccionador nacional absoluto.  

A lo largo de su carrera, ha acumulado un brillante palmarés al frente del histórico Sandra Gran Canaria, con el que al margen de tres subcampeonatos de Liga y dos Copas conquistó la Copa Ronchetti, en 1999, frente al Lachen Ramat israelí, y fue finalista de la misma en 2000 frente al Lavezzini Parma. Asimismo, ha contribuido a formar jugadoras de la talla de Blanca Ares, Rosi Sánchez, Lourdes Peláez, Leonor Rodríguez, Astou Ndour, Patricia Cabrera, Yurena Díaz, Iris Mbulito y Natalia Rodríguez.

Volver a la élite era nuestro gran objetivo para este 2020, que celebrábamos el 40 Aniversario de la creación del club. Lo hemos conseguido gracias a aspectos como la tenacidad, el esfuerzo y la ilusión”, explica Díaz en una entrevista concedida a Columna Cero. El dirigente admite que el parón de la competición fruto de la COVID-19 afectó al club de forma negativa, “no sólo a nivel deportivo, sino también económico” en una temporada que “era crucial” para el Spar Gran Canaria.  

Centrándose en la decisión tomada por la Federación Española de Baloncesto (FEB) de dar por concluida la campaña sin contemplar la opción de disputar una Fase de Ascenso, considera:

Nuestra gran ilusión era ganar en la cancha, como siempre hemos intentando conseguirlo. Incluso, solicitamos poder organizarla en Gran Canaria porque era nuestro principal objetivo. Pero no solamente no se nos concedió, sino que la FEB dio por terminada la competición sin siquiera tener en cuenta que habíamos algunos equipos implicados en el ascenso que no teníamos el mismo número de partidos, por lo que la decisión federativa nos pareció muy poco acertada”.

De hecho, llegó a manifestar públicamente que la FEB les había engañado y que se trata de un organismo “meramente recaudatorio”. ¿Por qué se han sentido así? El mandatario lo aclara:

Evidentemente, en una pandemia queda mucha gente afectada o disgustada. Pero eso no quita para que defendamos nuestros derechos: nosotros intentamos ganarlo en la cancha, hasta solicitamos la Fase de Ascenso para lograrlo en la cancha, pero una circunstancia excepcional nos lo impidió.

La FEB decide dar por finalizadas sus competiciones (teníamos fundadas esperanzas no solamente en ascender sino en lograr medalla en algún campeonato de España) y decide que no haya descensos, pero sí ascensos; tomando la medida de ascender a Liga Femenina al Estudiantes y Sant Adrià, sin tener en cuenta nuestra desventaja de tener un partido menos.

Por suerte o por desgracia de Sant Adrià, no consiguió el patrocinio para poder jugar en Liga Endesa y hace permuta con nosotros. Fue totalmente legal, pues está recogido en el Reglamento General y de Competiciones de la FEB. Además, nos une una buena relación con el Sant Adrià, ya que como clubes de cantera que somos nos hemos enfrentado en infinidad de campeonatos de España de categorías de base.

A esto hay que añadir que las federaciones española, canaria y catalana reciben un pago para permitir la permuta tenemos que abonar una cantidad de dinero suculenta por parte de ambos clubes para que nosotros podamos jugar en la élite y ellos en LF2”.

 

En esta misma línea, Díaz hace hincapié en cómo instituciones como como la Federación Canaria de Baloncesto presumen del apoyo al baloncesto femenino en las islas, y más a partir de la Copa Mundial de Baloncesto de 2018 en Tenerife, cuando la imagen que quieren dar no se ajusta a la realidad.

A los hechos me remito. ¿Qué ha hecho por el baloncesto femenino? Subir las licencias amparadas en una asamblea de la federación que dominan, el éxito del Mundial o del baloncesto femenino hay que dárselo al esfuerzo de las jugadoras o a los clubes que día a día trabajan para que haya baloncesto femenino, lo único que hacemos los clubes es pagar para poder participar”.

Es innegable que, en la actualidad, hay pocas empresas que proporcionan su respaldo a los clubes de baloncesto femenino. En el caso del club grancanario, se muestran agradecidos especialmente con su patrocinador fundamental.

Tenemos que agradecer a nuestro patrocinador principal, Spar Gran Canaria, que no solamente haya apostado por nosotros, sino que ha seguido en el tiempo (6 temporadas, 3 en segunda, y sigue con nosotros)

Las instituciones tienen normalmente unos criterios en la concepción de ayuda a través de subvenciones, pero quizás habría que revisar esos criterios, igual que las federaciones. No es normal que sea tan caro el baloncesto respecto a otros deportes y que los criterios de concesión de subvenciones sean los mismos en muchos deportes que son mucho más económicos que el baloncesto”. 

Respecto a la confección de la plantilla del Spar Gran Canaria de cara a la próxima temporada, avanza: “Vamos a intentar mantener el bloque o la columna vertebral de la temporada pasada. Además, seguimos con la idea de que nuestra razón de existencia en la cantera y seguiremos apostando por la base. Intentaremos fichar en las posiciones que más necesitamos siempre dentro de nuestro bajo presupuesto.”

El CB Islas Canaria es la referencia, por excelencia, en las categorías de formación. Acerca de esto, puntualiza: “Sé que muchos pensarán que para qué estamos trabajando en la cantera si luego se van a Estados Unidos o a equipos más poderosos económicamente. Pero, por otro lado, pienso que sería mucho peor sino sacáramos buenas jugadoras en la cantera”.

Precisamente, como técnico ha podido apreciar la gran evolución que han protagonizado grandes deportistas: “Siento una gran satisfacción. Por suerte, he tenido la oportunidad de entrenar a grandes jugadoras  que han conseguido grandes metas en su vida, tanto personal como deportiva, recuerdo con gran cariño a nuestras primeras internacionales (Puri Mbulito, Emma del Pino -sus hijas que también han sido internacionales- y nuestras “nietas” deportivas Iris Mbulito y Nieves Gil), nuestras primeras olímpicas Blanca Ares, Patricia Hernández y, sobre todo, las recientes Leonor Rodríguez, Leticia Romero y Astou Ndour históricas medallistas olímpicas, y, alguna más que tengo en mente”.

El próximo curso los aficionados podrán disfrutar del derbi contra el Ciudad de La Laguna Tenerife. “Creo que es muy beneficioso para ambos, para el baloncesto canario y para la propia competición. Todavía recuerdo con gran cariño aquellos partidos de rivalidad regional Cepsa Tenerife – Sandra Gran Canaria que tanto aportaron al futuro del baloncesto femenino canario”, finaliza.