Miguel Vigil: “Para mí el éxito es que la gente disfrute con lo que hago”

Este polifacético artista es actor, humorista, cantante, guitarrista, showman, guionista y escritor, y ha hecho televisión, cine, teatro, zarzuela y hasta algún que otro anuncio publicitario.

Miguel Vigil con su guitarra (imagen de Rubén Serrano).
Miguel Vigil con su guitarra (imagen de Rubén Serrano).

Miguel López Vigl es conocido principalmente por ser miembro y fundador del grupo cómico musical Académica Palanca, que tuvo un gran éxito en los años 90, aunque también por sus apariciones en televisión: El hormiguero, Apaches, El Ministerio del tiempo, Buscando el norte, Bajo sospecha, Centro Médico, El Caso o La que se avecina, entre otras.

Con más de tres décadas de una variada carrera artística, lo primero es saber cómo empezó todo...
Bueno, yo empecé primero escribiendo poesía, después comencé a tocar la guitarra y luego hice letras de canciones. Después, actuando en directo, yo mismo me aburría con mis temas, de manera que entre canción y canción contaba chistes. Y, poco a poco, una cosa llevó a la otra...
¿Qué sientes al subirte en un escenario y ver a toda esa gente que ha venido a verte?
Al principio, durante los primeros minutos, lo que siento es pánico, un terror escénico enorme porque pienso: “¿Por qué esta gente confía en que lo que hago les va a gustar? ¿Estaré a la altura de sus expectativas?”. Pero pasados los tres primeros minutos, cuando se ve que el público responde bien, entonces se convierte en lo más bonito del mundo.
De todo lo que haces o has hecho a lo largo de tu carrera, ¿con qué te quedas? ¿Qué es lo que más te ha gustado?
Es difícil decidirse... Son tantas cosas. Pero lo que más me gusta es escribir; imaginarme las situaciones, los diálogos... O crear una canción o una poesía. El momento de la creación, hacer que de la nada surja un relato o una canción, me parece maravilloso. Así que me quedo con eso.
¿Cuál era la meta de tu vida? ¿La has cumplido?
Yo creo que sí. La meta de todo artista siempre es el éxito, en el sentido de que la gente admire lo que haces, aunque no tiene por qué ser algo masivo. De hecho, para mí, el éxito es estar ante 40 o 50 personas y que disfruten con lo que hago. Esa ha sido siempre mi meta; y sí, lo he cumplido.
¿Tu familia te apoyó cuando les dijiste que querías ser artista?
La verdad es que no me apoyó mucho, pero tampoco me lo pusieron difícil. Dijeron: “ya se le pasará”. Y cuando vieron que realmente vivía de ello, lo asumieron.
¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Cuando ves que la gente disfruta, que el público lo está pasando bien y que recompensa tu trabajo con un aplauso final... Sin duda, eso es lo mejor de esta profesión.
De los libros que has escrito, ¿cuál es tu libro favorito?
Aunque tengo cinco libros publicados, mi favorito es el que está por publicar, un libro que acabo de terminar hace unos meses. Yo creo que al final lo último que haces es lo que más te gusta.
¿Las letras de tus canciones han salido de experiencias que has vivido?
Bueno, algunas sí. Y otras, sobre todo las de las canciones de amor, me habría gustado vivirlas. En las canciones que hablo a nivel personal, o lo he vivido o tengo que imaginar que lo he hecho.
¿Qué crees que es lo más importante que hay que tener para subirse a un escenario?
A nivel de espectáculo, lo más importante es que te guste lo que haces. Y después, aprender y prepararse para hacerlo lo mejor posible. 
¿Te has arrepentido de algo que hayas hecho en tu vida artística?
Bueno... Hay cosas que dices: “Eso no lo volvería a hacer”. Puede que haya algún contrato que no me reportara mucho... Pero la verdad es que eso tampoco es relevante. La vida está para equivocarse y aprender de los errores. 
¿Cuál crees que es la mejor forma de hacer humor? 
 Yo creo que la mejor forma de hacer humor es reírse de uno mismo... Los españoles somos el pueblo que más sentido del humor propio tenemos. Por eso, la mejor manera de hacer humor es, en primer lugar, riéndose de uno mismo, para luego poder reírse de todo lo demás.