CULTURA | FESTIVAL DE MÉRIDA

Diana Palazón: "Se empieza a ver el desajuste de oportunidades entre hombres y mujeres"

Por MIGUEL DONCEL. 30/05/2018

La actriz interpreta a la romana Popea en 'Nerón', la tercera obra que se representará en la 64º edición de la cita de teatro internacional de la capital emeritense.

cultura
Extremadura
Mérida
FestivaldeMérida
64edición
TeatroClásico
Nerón
DianaPalazón

'Hospital central' o 'Al salir de clase' alzaron a Palazón.

Dos años han pasado desde que Diana Palazón estuviera en Emérita Augusta en la piel de Cleófila. Este verano vuelve vestida como Popea. Dos mujeres muy diferentes, el mismo escenario. La actriz alicantina formará parte del elenco que relata la historia de 'Nerón' escrita por Alberto Ferrer en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida del 11 al 15 de julio.

Cleófila contaba una historia de amor y Popea es una mujer que "se enamora del poder, no del hombre", relata Palazón. Un personaje que recibió "con mucha alegría", ya que para la actriz ha sido una sorpresa volver tan rápido a las tablas de la capital extremeña. Tenía muchas ganas de regresar, por lo que se siente "muy agradecida".

EMPERADOR EXTRAVAGANTE

"Amante de las artes y de la belleza, asesino de su madre, y responsable de la muerte de muchos otros", cuenta sobre el extravagante Nerón. La artista que saltó a la fama con 'Al salir de clase' participará del relato del cruel emperador junto a Raúl Arévalo, Itziar Miranda, José Manuel Seda, Francisco Vidal, Javier Lago, Daniel Migueláñez y Carlota Díaz.

Diana Palazón (12 de diciembre, 1977) estudió Arte Dramático en la Escuela del Actor de Valencia y prosiguió con su formación en Barcelona, en el Collegi de Teatre, dando sus primeros pasos en las artes escénicas con la obra 'El burgués gentilhombre' de Molière. Además se ha formado con los cursos para profesionales de la mano del maestro de la interpretación Juan Carlos Corazza.

Frente a los graderíos y bajo la atenta mirada de los espectadores ha actuado recientemente en la adaptación teatral de la novela 'Tristana' de Benito Pérez Galdós o en la obra 'La Cocina', de Arnold Wesker, dirigida por Sergio Peris-Mencheta para el Centro Dramático Nacional. Cuenta con una amplia experiencia en teatro, habiendo participado en obras como 'Krámpack', dirigida por Antonio Hernández; 'El invierno bajo la mesa' o 'Don Juan Tenorio' bajo la dirección de Natalia Menéndez, entre otras muchas otras. En sus inicios, se dio a conocer en televisión con la popular serie 'Al salir de clase' y se consagró con 'Hospital Central', 'Compañeros', 'El Don del Alba' o 'La que se avecina'.

LA ENTREVISTA

¿Cómo recibiste la noticia de actuar en Mérida?
Con mucha alegría. Desde que estuve allí con Alejandro Magno, pensé en la suerte que había tenido de estar, y que me encantaría volver. Nunca pensé que fuera a pasar tan rápido. Me siento muy agradecida.

¿Cuál es tu visión de 'Nerón'?
Nerón fue una figura indiscutiblemente muy interesante de nuestra historia. Eduardo Galán y Alberto Castillo nos ofrecen una mirada de su personalidad, sus decadencias, sus obsesiones, dentro del marco de los acontecimientos sociales que sucedían en el momento.

Era, tal vez, uno de los emperadores más extravagantes y controvertidos. Amante de las artes y de la belleza, asesino de su madre, y responsable de la muerte de muchos otros, como Séneca. Es fascinante asomarse a un tipo de mente como la de Nerón... Un humano que pensó ser un Dios.

En esta ocasión no vienes con Luque, director este año de 'Fedra'. ¿Qué diferencias hay entre el personaje que interpretaste y el que interpretarás?
Pues evidentemente muchas. El personaje anterior, Cleófila era india, ya sólo con eso, tenía que afrontar el personaje desde una perspectiva cultural diferente a Popea, que interpreto este año, que es Romana. Cleófila contaba una historia de amor con Alejandro Magno, la unión de dos imperios, de dos culturas, era noble, valiente, lista y amante de su pueblo. Popea es una mujer ambiciosa, caprichosa, lujuriosa, manipuladora y que lo que le importa es su estatus por encima de todo. Ella se enamora del poder, no del hombre.

También has trabajado con otros grandes nombres del teatro que han pasado por el Festival. 'La cocina' de Peris Mencheta habla sobre la deshumanización. ¿Qué te ha aportado a nivel profesional esta reflexión?
La reflexión que yo extraigo sobre 'La Cocina' no es sólo la deshumanización. Eso es el global de la función, lo que el autor quería contar con todas esas piezas que éramos en el montaje. Después están los pequeños, o grandes, descubrimientos que uno hace con su personaje, que apoyan al conjunto global, pero que también te tocan más en lo personal, pues lo estás viviendo tú.

La deshumanización no es exclusiva de lo profesional. Tiene que ver con una pérdida de identidad. Una confusión a un nivel profundo de no saber quién somos, de dónde venimos... Y como dice mi iaia Teresa... "Ni que merda fem açí".

"Por fin ya se empieza a visibilizar el desajuste de oportunidades en nuestra profesión entre hombres y mujeres"

Bueno, ¿crees en el teatro como impulsor del cambio social?
No lo sé. ¿Qué puede servir como herramienta para despertar? Sí, por supuesto que sí. Pero también lo puede hacer una puesta de sol, un cuadro, o un suceso doloroso en tu vida. El teatro puede ser puro entretenimiento, o no. Pero depende de uno mismo el valor que le quiera dar. Lo que sí sé es que si lo quieres utilizar para conocerte más a ti mismo y profundizar en el misterio de eso que es ser humano, es un magnífico camino.

Cuando estudiabas en la Escuela del Actor de Valencia, ¿qué soñabas conseguir a través del arte?
No soñaba conseguir nada. Siempre quise ser actriz porque me sentía feliz. Fue una decisión puramente egoísta.

¿Has pensado alguna vez en dirigir?
Sí, lo he pensado. Adoro todo el proceso actoral en búsqueda de lo sutil y lo grande al mismo tiempo. Me fascina la entrega de tu persona a la conquista de otras formas de pensar, de sentir, de ser.

Feminismo y teatro: ¿Qué piensas?
Estamos en un momento en que parece que por fin ya se empieza a visibilizar el desajuste de las oportunidades en nuestra profesión entre hombres y mujeres. Ahora falta que realmente nos vayamos acercando a esa igualdad.

Supongo que es difícil elegir un único personaje pero, ¿cuál te emocionó más?
Efectivamente, no puedo elegir. Los personajes que interpreto van relacionados a un universo mucho mayor de experiencias, los compañeros, las vivencias propias durante la función y alrededor de ellas, las giras. Y todo lo que aprendo de cada personaje en concreto. Todos vienen a enseñarme algo de mí. Así que estoy agradecida a cada uno de ellos.

¿Tienes algún proyecto en mente?
En mente muchos. ¡Ja, ja, ja...! A ver cuántos se materializan...




flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar