Bertín Osborne indigna con su nuevo programa hablando de política y corazón

El show de Bertín (Canal Sur) sorprendió mutando su formato de talent a entretenimiento

Fracaso en crítica de El show de Bertín, el programa de Bertín Osborne en Canal Sur
Fracaso en crítica de El show de Bertín, el programa de Bertín Osborne en Canal Sur

Bertín Osborne se estrenó como flamante fichaje de la nueva temporada de Canal Sur. El show de Bertín iba a ser un concurso de talentos pero finalmente se ha convertido en una tertulia que combina humor, política y corazón. Las bromas sobre Pedro Sánchez y su gobierno así como la vida de Rocío Carrasco coparon algunos de los principales temas a tratar en la mesa. Sin embargo, unas desafortunadas palabras sobre el torero Enrique Ponce ha sido lo más llamativo en una primera entrega que contó con una Anne Igartiburu que daba la impresión que no sabía donde se había metido. Las redes sociales sentenciaron al programa por ser un batiburrillo sin sentido y por el sesgo político de las gracietas.

Monólogo de Bertín, actuaciones artísticas y tertulia de humor

Bertín Osborne comenzó el programa bajando unas escaleras de un teatro ante un público que no terminaba de reaccionar ante un monólogo inicial en el que se autoparodiaba e instaba al Gobierno de Pedro Sánchez a encontrar una vacuna. Tras ello, presentó a los colaboradores: Vicky Martín Berrocal, El Sevilla y dos reporteros que se sentaron en lo que parecía una mesa de debate. Sin una línea a seguir se dedicaron a contar anécdotas seguidas de un juego mientras el espectador se perdía con el objetivo del programa.

Entre bambalinas, el imitador del cantante apuntillaba comentarios sobre lo que ocurría en plató. Todo esto ante una edición bastante poco natural. Siguieron con una especie de juego de "adivina quien es" para dar paso a un mago. La invitada sorpresa del piloto fue Anne Igartiburu (aunque se había rumoreado la llegada de sus rivales Toñi Moreno y Emma García de Viva la Vida) y su entrevista fue lo más interesante de toda la noche al hablar sobre Andalucía.

Las continuas gracias del presentador y los aplausos forzados rompían el climax de todo el formato durante sus dos horas de duración. En un momento dado, parece que era el rostro de TVE quien guiaba un poco más la escaleta ante un guión poco natural. Un comentario sobre la interculturalidad de los hijos de la rubia presentadora "Son la ONU" la dejó sin palabras.

Batiburrillo de secciones sin sentido con una mala edición al no ser en directo

Bertín Osborne mantuvo a Anne Igartiburu durante toda la emisión a la que se fueron uniendo colaboradoras como Vicky Martín Berrocal y el Sevilla. Un concurso con preguntas íntimas dio paso a la parte más vergonzosa del programa... . Un nuevo colaborador hacía acto de presencia haciendo chistes de temática machista mientras ponía a cocinar a la vasca y el andaluz.

Otro de los momentos tensos de la noche fue recordar el pasado de Anne Igartiburu en sus principios en televisión así como su encontronazo con Mariló Montero. Algo que no dejó agusto a la presentadora. Para romper un poco siguieron con más juegos y con un regalo de un jamón de pata negra a todo el público. La siguiente sección fue el momento estrella de la noche pero no para bien.

Corazón y política: mala mezcla con sesgo ideológico

A Bertín empezaron a hacerle preguntas personales: ¿como te llevas con Julio Iglesias? lo que llevo a hablar del Gobierno para criticar que no se le hagan homenajes, que le parecía indignante que se hagan bromas sobre sus últimas fotos; u otra como ¿has sido controlador con los novios de tus hijas? a lo que acabó confesando que en una ocasión tuvo que poner un alto a uno de sus "yernos". La pregunta de la noche y que ha acaparado muchos titulares fue ¿qué opinas de la relación de Enrique Ponce y Ana Soria? y el torero se llevó la peor parte. Unas palabras de reproche que no habrían sentado bien al valenciano: "Tienes que ser un caballero y no humillar a la madre de tus hijos, que se ha comido tus cornadas y no pintes tantos corazoncitos en el ruedo sin haber arreglado la situación en tu casa".

Anne Igartiburu intentó templar ánimos y le dijo que se estaba pasando y acto seguido, se pasó a hablar del tema de moda: Rocío Carrasco y su hija. El presentador, que condujo la última gala en TVE de Rocío Jurado, afirmó que "Rocío Carrasco no es solo una buena amiga sino una buena persona, alguien que no se merece todo lo que está pasando". Finalmente, la última sección consistió en imitadores de Bertín Osborne y como fin de fiesta fue un festín anti-izquierdista que no gustó nada a los espectadores. Pablo Iglesias o Fernando Simón se llevaron la peor parte en las gracietas de los aspirantes a ser el cantante de "Soy un vagabundo".

Las redes sociales estallan ante el programa de Bertín Osborne

Hay que tener presente que el programa de Bertín Osborne empezaba con polémica por ser un programa en la televisión pública, con presupuesto astronómico y, no hay que olvidarlo, la purga que han hecho PP y VOX en Canal Sur eliminando a los sectores más críticos con la derecha y "colocando" a los suyos. Dicho esto, la impresión general del programa es un batiburrillo de muchas secciones sin sentido que podría tener futuro si se dejaran de hablar de corazón y política y se centraran solo en entretenimiento.