SUCESOS | LA VÍCTIMA MÁS INOCENTE DEL NARCOTRÁFICO

Habla el padre de Lucía, la niña enterrada viva en Sevilla: "Me quedé en 32 kilos"

Por JUAN CARLOS RUBIO CRIADO. 09/09/2020

Los asesinos de la pequeña han sido condenados a 40 años de cárcel pero han quedado libres de la prisión permanente revisable

Sandra Capitán junto a su hija, Lucía Begines. / SOSDESAPARECIDOS

Sandra Capitán junto a su hija, Lucía Begines. / SOSDESAPARECIDOS

El 16 de septiembre de 2017, Lucía Begines, de seis años; su madre, Sandra Capitán, embarazada; y el novio de ésta, el ciudadano turco Yilmaz Giraz, desaparecieron en la localidad sevillana de Dos Hermanas. A las dos semanas, los tres cuerpos aparecieron enterrados en una fosa séptica de la barriada Cerro Blanco, frecuentada por narcotraficantes. Un ajuste de cuentas. Las víctimas fueron secuestradas, tiroteadas y sepultadas en hormigón. La niña aún estaba viva cuando fue arrojada al cemento. El miércoles, los autores de tan macabro suceso conocieron su condena. Los tres principales acusados pertenecen al mismo clan familiar. 'El Pollino', su padre y su esposa se han librado de la prisión permanente revisable a cambio de cumplir 40 años. La madre del cabecilla ha sido absuelta, mientras que a los dos secuestradores solo les han caído tres y cuatro años de cárcel. 

Mientras, Joaquín, el padre biológico de la pequeña, sobrevive con ayuda psicológica. Durante este tiempo, ha llegado a pesar 32 kilos y ha pasado innumerables noches sin dormir. Begines no se conforma con la sentencia. "A mi hija le hicieron el mayor daño posible y yo quiero para ellos la mayor condena posible", advierte en una entrevista concedida al digital El Español. El hombre no va a permitir que "el sistema judicial se ría" de Lucía y va a ir "a por todas". "¿Qué más tiene que hacer una persona para ser condenada a la máxima pena estipulada en España? De verdad que no lo entiendo", se lamenta.

Por su parte, el juez alega que en este caso no cabe la aplicación de la máxima pena. Sostiene que solo procede la prisión permanente revisable cuando el procesado ha sido sentenciado con anterioridad por otras tres muertes. Al respecto del crimen de Lucía, asegura que "al reconocer la alevosía y el ensañamiento en el asesinato ya se está agravando la pena". Por tanto, considera que "imponer la prisión permanente sería aplicar la misma agravación dos veces en el mismo hecho".

El progenitor de la niña aduce que "están muy bien puestas las condenas a prisión permanente revisable a Ana Julia Quezada por la muerte de Gabriel Cruz, o a 'El Chicle', por la muerte de Diana Quer, y ellos no habían matado antes a nadie". Su abogado, José Estanislao López, va a recurrir el fallo al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. "Yo me acuerdo de mi hija todos los días, pero siempre durante este mes lo paso fatal", explica Joaquín. De la madre de la menor, con la que rompió cuando Lucía tenía dos años y con la que convivió en Las Tres Mil Viviendas de Sevilla, guarda buen recuerdo. "No se merecía lo que le pasó", afirma. Begines no sabía que la pareja de Sandra, 'El Turco', estaba involucrado en asuntos de tráfico de drogas

Desde el momento en que conoció que habían hallado el cadáver de su hija hasta pasado un tiempo, Joaquín se convirtió "en un zombi". "No hablaba, no comía, me quedé en 32 kilos. Cuando deposité la caja para incinerarla, dí un paso atrás y ya no me acuerdo de más", cuenta. Además, deja claro que le "duele que la gente haya podido pensar cosas raras" sobre él, ya que nunca ha estado inmerso en asuntos de drogas. "Ni he dado una calada a un porro. Solo he fumado tabaco. Tampoco bebo". De Lucía le quedan las fotos, sus juguetes, su ropa y Dora, una yorkshire que es incapaz de regalar aunque no tenga mucho tiempo para cuidarla.