SUCESOS | TODO INFUNDADO

5 teorías falsas sobre el crimen de Alcasser

Por ENRIQUE ERRE. 16/08/2019

Los foros de Internet son un hervidero de los rumores más imaginativos

juicio
asesinato
crimen
Netflix
Facebook
Miriam
Anglés
Desirée
francés
alcàsser
toñi
fernando garcia
esther diez
juan ignacio blanco
benetusser
rosa folch
clan de la moraleja
miguel Ricart
nieves herrero
soria chaveli
dolores badal
francisco jose hervas martinez
maria luz lopez garcia
cano llacer
pepe navarro
gancho
hermana de desireé
palleter

Teorias sobre el caso Alcasser

El gran puzzle que supone el asesinato de Miriam, Toñi y Desireé está lleno de puntos negros. Desde la aparición del Internet doméstico a finales de la década de los 90 se ha intentado buscar la verdad sobre este caso, con mayor o menor fortuna.

El Palleter o Viriato Luchador fueron las primeras páginas web en publicar los datos más detallados sobre el caso. A continuación, los foros de opinión (muy asentados en España a diferencia de otros países) cogieron el testigo con ya millones de post sobre el crimen de Alcasser.

Es precisamente en estos foros donde la imaginación ha volado y a partir de datos o puntos negros dentro de la investigación se han arrojado teorías que no tienen ningún fundamento. La relación de este crimen con muchos otros campos amplia el espectro de falsedades vendidas como posibles verdades.

En este artículo nombramos (y desmontamos) varias teorias que, a partir del documental de Netflix, han resucitado para el imaginario común. 

1. El clan de la Moraleja

El imprudente nombramiento que hizo Juan Ignacio Blanco en Esta noche cruzamos el Misisipi ya les trajo fuertes consecuencias judiciales años después. Sin embargo, poco se habla sobre el artículo publicado en Interviú en 1998 donde se destapaba todo el asunto.

Al parecer, Fernando García (padre de Miriam) y el criminólogo fueron víctimas (o peones) de una posible vendetta de dos personas (Ángel Sopeña Quesada y Jose Moisés Dominguez) contra esos cuatro nombres.

El apelativo "crimen de estado" nace de la irreflexiva afirmación de Juan Ignacio dado que esos cuatros nombres estaban bien relacionados con la cúpula del PSOE, partido entonces en el gobierno.

Aunque la implicación de estas personas en el crimen se ha probado judicialmente como falsa, no hay que olvidar las últimas intervenciones de Luis Frontela (forense del caso) quien afirma que pronto podría dar novedades y el llamado "sumario B", una pieza sobre Antonio Anglés que podría implicar a más personas en el crimen. 

2. Antonio Anglés y su falsa identidad

Esta teoría no tiene nada que ver con el polémico abogado Rodríguez Menéndez que, en plena busqueda de Anglés, se saco de la manga un doble argentino y publicó su paradero en el Diario YA, periódico que dirigía por entonces. El resultado fue un montaje y el abogado quedó retratado.

Las dos teorias que se manejan se han dado por la inexistencia de una partida de nacimiento de Antonio Anglés. Una de ellas (la que podría ser más creíble) lo relaciona asumiendo la identidad de un delincuente de etnia gitana y que se movía por la zona por aquella época. Esta persona fue vista por última vez en Murcia dedicándose al negocio de la chatarra. Lamentablemente, los argumentos a favor no pasan de simples conjeturas intentando encajar las pistas. Si fuera verdad, esa línea de investigación habría sido abordada ya. 

La otra teoría es aún más sonrojante y parte por los antecedentes policiales de Anglés, que lo situaban como una persona con tendencias diferentes y extravagantes. Lo que se plantea aquí es un cambio de identidad por alguien más allegado. Todo esto naufraga porque la persona a la que Anglés suplanta la identidad sí cuenta con partida de nacimiento, ha estado ahí desde el principio del crimen (llegó a testificar en el juicio) e incluso ha aparecido en televisión a cara descubierta. Las únicas imagénes en video que existen de Anglés tambien demuestran lo falso de esta afirmación. 

3. Miguel Ricart es un doble

Antes de que Miguel Ricart fuera puesto en libertad en 2013 por la derogación de la Doctrina Parot, su paradero y existencia eran algo bastante cuestionable en la red de redes.

Fue precisamente en ese año donde aparecieron las fotos de su ficha policial mostrando un sorprendente cambio fisionómico entre el Ricart de los años 90 y el de 2013. De un joven rubio, desgarbado y bajito habíamos pasado a una persona de complexión fuerte, barba cerrada y mirada penetrante. 

Del robaperas de pueblo habíamos pasado al perfil de asesino implacable que para algunos conspiranoicos, era perfecto para picar el cebo de la versión oficial. Sin embargo, más de 15 años habían pasado y además con un marcado paso por prisión.

No hay prueba de ADN que confirme que la persona que vimos por última vez en 2013 fue la persona juzgada por los asesinatos, pero un vistazo atento a las fotos determina que determinados detalles en el rostro avisan de que se trata de la misma persona y no hay teoría de la conspiración posible "a lo Paul McCartney".

4. Pacto de silencio en el pueblo

Hay quien piensa que los muchos interrogantes que plantea la resolución del caso tienen que ver con el pueblo en sí. El acogimiento interno que existe en el pueblo respecto a este tema ha ayudado a alimentar esta teoría.

Podemos confirmar que sí existe un pacto no escrito de silencio, entendiéndose esto como una puesta en común por no revivir un tema tan doloroso que llenó las calles de la localidad durante 1992 y 1993

No obstante, esto no tiene nada que ver con un ocultamiento entre familias o extraños pactos de sangre por pertenencia a sectas, argumentos que suelen ir acompañando a esta teoría.

Todo es más normal y la gente simplemente prefiere no hablar del tema porque además del daño que se puede producir, existen dos bandos respecto al enfoque del crimen: los que apoyan a Rosa Folch (madre de Desireé) y los que apoyan a Fernando García (padre de Miriam). 

5. La conjura de los téstigos

Esta teoría sigue siendo una de las más famosas por las eternas contradicciones y variables que dejó el juicio por el asesinato de las tres adolescentes. La teoría implica, con mucha facilidad por cierto, a todos los testigos que acudieron al juicio y los tachan de mentirosos. Esto es en parte verdad y en parte mentira, como todas las teorías en torno al caso.

Coinciden también en exculpar a Dolores Badal, la vecina que vio desde su ventana como las niñas se subían a un coche. La califican de mentirosa igualmente, pero destacan su buena fé (lo que ella cree haber visto).

Sin embargo, el resto de testigos son personas que, a juicio de los conspiranoicos, no solo no dicen la verdad sino que pueden ser sospechosos hasta de la muerte de JFK. Esto es lo que podemos decir de uno de los puntos más oscuros en torno a este caso.

Excluyendo a Dolores Badal, hay un testigo que dice la verdad, que actuó de buena fe y que a pesar de que no coincidió con su declaración de 1992; fue uno de los que más sufrió con el asesinato y por tanto, no tiene que ver todas las acusaciones que se han hecho en su contra. Las burlas contra su formación dicen más de los que las hacen que de él. El más ajeno al caso.

La siguiente testigo, bastante controvertida y cuestionada por la gente y al igual que el anterior, colaboró con la mejor de las actitudes con las familias. Su mito vino dado por sus apariciones con Nieves Herrero y porque forma parte importante de la historia. De ahí para abajo, poco más. Esta persona ha reformulado su vida después del impacto y trauma que supuso el crimen de Alcasser y, aún hoy, tiene que utilizar un pseudónimo en Facebook para no ser molestada. De ella se ha llegado a decir lo más indecente y rocambolesco sin ningún tipo de prueba. La única sospecha, asunto tratado y acordado internamente entre las tres familias, es su primera declaración a la Guardia Civil que pone la base de la investigación para la versión oficial. Todo lo demás, falso y con inexistencia de pruebas.

Los dos siguientes testigos son uno de los grandes misterios del juicio. Primero, porque son unas personas que aparecen practicamente de la nada. Segundo, porque hay importantes contradicciones entre ambos. De aquí poco podemos decir más allá de lo que sepan las propias familias y no han querido hacer público. Al poco tiempo del suceso, estas dos personas dejaron de tener relación alguna y desde el juicio cero información sobre ambos, como si se los hubiese tragado la tierra. Probablemente, la falta de datos es uno de los elementos que más desconfianza ha generado entre los detractores de los oficialistas.

El último testigo no solía ser uno de los más cuestionados, pero de un tiempo a esta parte con la aparición de nuevos datos se ha convertido en alguien a tener en cuenta. Relacionado de alguna manera con la discoteca Coolor, amor platónico de una de las niñas y la última persona que las vió con vida, esta persona tiene todos los ingredientes para estar en el punto de mira. Sin embargo, y como pasa con los anteriores, las familias de las niñas aceptan todos estos testimonios como reales y no habría que decir nada más de esta persona. 

Hemos expuesto, hasta donde llegamos o hemos podido llegar, las visiones sobre cada uno de los testigos. ¿Por qué la teoría sobre cada uno de estos testigos es un bulo?. Pues, como hemos dicho antes, por muy significativo que veamos determinados datos; las propias familias de las víctimas y las defensas en su momento no vieron ningun atisbo que les hiciera sospechar nada. Ni siquiera Fernando García, oriundo del pueblo y gran conocedor de sus vecinos. Nombramos a las familias porque la gran mayoría de testigos son de Alcasser y conocidos por ellos.

Existen más teorías increíbles sobre Alcasser pero para armar el complicado puzzle del crimen necesitamos desechar las piezas falsas para lograr conectar el resto.




Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar