martes, 19 de enero de 2021

Euskadi en emergencia sanitaria desde el 17 de agosto

El aumento de contagios por coronavirus ha llevado al Gobierno Vasco a tomar esta medida, lo que supondrá adoptar este mismo martes nuevas medidas restrictivas.


  • whatsapp
  • linkedin








Esta situación de Emergencia sanitaria responde, según el Gobierno Vasco, a razones "estrictamente sanitarias" y establece un marco jurídico en el que se permite asumir e implementar medidas concretas, conforme a las necesidades de cada momento. Esta decisión he venido motivada ante el incremento que se viene produciendo en el número de contagios en Euskadi. Los últimos datos dados a conocer este domingo, recogen un total de 610 nuevos casos de COVID-19, lo que supone 35 más que en la jornada anterior. También aumentan las hospitalizaciones y en este momento, hay 163 personas ingresadas por covid en planta y 14 pacientes en las UCI.







Este escenario, según explicaban el sábado las Consejeras de Salud y de Desarrollo Económico e Infraestriucturas, Nekane Murga y Arantxa Tapia, respectivamente, urge adoptar nuevas medidas restrictivas para reducir los contagios y por tanto, dar un "paso atrás" en la denominada "nueva normalidad". 







Nekane Murga justifica esta decisión ante la actual situación en Euskadi, donde hay alrededor de 4.000 positivos activos y advertía de que el País Vasco está "ante un posible tsunami". El Gobierno Vasco considera que es una medida "imprescindible", que también busca que la vuelta a las escuelas y a la actividad industrial y empresarial en septiembre se pueda desarrollar con normalidad.







Los objetivos de este nuevo escenario son: evitar tensionar el sistema de salud para que no se produzca un colapso sanitario; evitar un segundo confinamiento generalizado que en este momento el Gobierno Vasco descarta por completo y por último, tratar de aprender a convivir con el virus, mientras no exista un tratamiento o una vacuna.







Medidas







Una vez declarada la Emergencia sanitaria, ello permitirá que, de manera inmediata, la Consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, active el LABI- Plan de Protección Civil de Euskadi, cuya dirección y coordinación será asumida nuevamente por el propio Lehendakari, en funciones, Iñigo Urkullu. El primer encuentro del Comité que conforma el LABI tendrá lugar el 18 de agosto, que adoptará nuevas medidas restrictivas para frenar la expansión del virus.

Entre las medidas que se aplicarán en Euskadi, unas serán de aplicación generalizada para toda la Comunidad y otras serán "específicas y extraordinarias" que se establecerán exclusivamente en municipios, ámbitos o espacios especialmente afectados. 

En concreto, este próximo martes, el Comité LABI  determinará medidas concretas de carácter restrictivo, que irán en la línea de restricción de aforos, de agrupación de personas, de horarios de hostelería y en la adaptación del transporte público en horario nocturno. Además, el Gobierno Vasco quiere que la obligatoriedad del uso de las mascarillas quede perfectamente definida.

Asimismo, se incorporarán las medidas acordadas por unanimidad en el Consejo Interterritorial de Sanidad que establecía la prohibición de fumar en la vía pública o al aire libre si no se pueden guardar dos metros de distancia de seguridad. También se cordó el cierre de todas las discotecas, salas de baile y bares de copas con y sin actuaciones en directo, una decisión que se conocía el mismo día en el que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) había ampliado el horario para el cierre de los establecimientos de ocio nocturno (pubs hasta las tres y discotecas hasta las cinco), que solo estará vigente hasta que se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE), las medidas adoptadas en el Consejo Interterritorial.







Te puede interesar