Un diplomático sin diplomacia

Ha sido cesado de forma fulminante por el Ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.
Vicente LR
España
02.08.2017
Compartir:

En muchas ocasiones es sorprendente ver las pocas luces que se tiene hoy día, sobre todo en cargos o personas que desempeñan funciones públicas y de una responsabilidad y repercusiones enormes. Que hoy día las redes sociales han cambiado el prisma de nuestro día a día es una realidad, la inmediatez y notoriedad que dan plataformas como Facebook o sobre todo Twitter, hacen de estas herramientas algo muy útil pero a la vez peligroso si no se sabe usar.

Enrique Sardá parece que pese a su experiencia y posición laboral pública, no lo entendía así. Sardá era hasta ayer cónsul de España en Washington, pero el Ministro de Asuntos Exteriores Alfonso Dastis ha decidido cesarlo de sus funciones inmediatamente tras sus declaraciones en Facebook en tono jocoso sobre Susana Díaz, el texto fue el siguiente:

“Verano tórrido. Hay que ver qué ozadía y mar gusto de la Susi. Mira que ponerse iguá que Letizia. Como se ve ke no sabe na de protocolo ella tan der pueblo y de izquielda. Nos ha esho quedar fatá a los andaluse. Dimisión ya”. El texto de Sardà parodia un supuesto acento andaluz con faltas de ortografía y critica que Díaz acudiera a un acto público en Málaga con un vestido casi idéntico al de la reina Letizia.

Tras su cese Sardá argumenta que la decisión se ha tomado “en caliente” y le parece una decisión “desproporcionada“, pero que entiende que ha colocado al Ministro en una situación “incómoda” y por tanto acepta la decisión tomada por Alfonso Dastis. Curiosamente en mayo del año pasado el propio Enrique Sardá se quejaba en una entrevista que recibía críticas por tener “acento catalán“.

Enrique Sardá parece haber vivido en una burbuja, piensa que la decisión de su cese es desproporcionada, pero parece haber olvidado que como cargo público y diplomático en el momento que acepta el puesto pierde un porcentaje bastante alto de privacidad en cuanto a dar opiniones, ya que estas ya no sólo lo representan a él, también a un cargo y a un país.

Las redes sociales tienen un alcanza inimaginable y esto ha provocado que, ironías de la vida, la poca diplomacia de un diplomático, lo deje sin su puesto de trabajo.

Noticias relacionadas
Entretenimiento
Los juegos de cartas más populares en línea
Mejores métodos de inversión en España para 2023
¿Qué es la inversión financiera? Tipos y consejos para invertir con éxito
Impulsando la innovación y el emprendimiento en la Comunidad de Madrid

Te puede interesar

ATENCION BODAS 2021-2022: ¡Los Tips más Top para novias en tiempos de Covid!
Analia Martinez Garcia
Especial parejas: Las temidas "crisis" son las más grandes oportunidades en tu relación
Analia Martinez Garcia
Los talibanes apagan la vida de las afganas
Ana Mancheño
Comerciales en las clínicas dentales ¿Son necesarios?
Vicente LR
¿Son menos fiables las clínicas dentales franquiciadas?
Vicente LR
Rumbo al precipicio
Vicente LR
Desde las verjas del patio de un colegio, por Lauro Dobao Díaz
Carlos A. Sánchez
Cuando nos cercenaron la libertad
Ana Mancheño