contador web

OPINIÓN | POLÍTICA - MÁLAGA

Con Málaga no se juega

Por JAVIER MARTIN . 16/05/2019

El 26M nos jugamos mucho más que cuestiones ideológicas, la ciudad se juega ver nuevamente truncado un avance autonómico

política
elecciones
Podemos
PP
PSOE
Ciudadanos
Andalucía
IU
Málaga
Municipales
Vox

Foto: Museos de Málaga

Se acerca el domingo 26 de mayo, fecha para las elecciones municipales y nuestra Málaga se juega mucho, no hablo ya de ideologías, izquierda, derecha o centro, vaya por delante que los últimos casi tres años de mi vida he sido afiliado y he participado activamente del tejido asociacito de esta ciudad, AAVV, peñas, cofradías, he trabajado de lunes a domingos para conocer la necesidad y reclamo de los malagueños y poder poner mi granito de arena desde mi posición como vocal de distrito dentro del Grupo Municipal Ciudadanos. No me escondo, soy de derechas y siempre me he sentido muchísimo más identificado con estas ideas que con las de la izquierda, aunque en ambos bandos logicamente, se pueden encontrar buenas y malas propuestas, aciertos y errores.

Por motivos personales decidí dejar la actividad política, no conforme con todo lo que había pasado dentro del partido pero dejando grandes personas ahí dentro, con un gran líder como Juan Cassá y gente trabajadora y con ganas de ayudar a su alrededor, a fin de cuentas, en todos lados cuecen habas. 

Pero no soy yo el motivo de esta reflexión, es lo que nos jugamos en las próximas elecciones municipales, nos jugamos mucho, nos jugamos Málaga. Los malagueños pueden estar a favor o no de seguir sumando ideas para que el turismo siga siendo el motor de Málaga (y Andalucía, no olvidemos que Málaga es quién en la actualidad, genera más en nuestra comunidad), pueden pensar que el hotel del puerto es una muy buena opción para traer otro tipo de turista que deje dinero y trabajo en nuestra ciudad, o por el contrario pueden posicionarse en contra y pensar que a Málaga no le hacen falta más hoteles y tanto turista, que mejor invertirlo en otras cosas.

No es mi objetivo debatir sobre que es lo mejor para nuestra querida ciudad, aunque desde luego tengo claro que poner trabas al turistimo y obstaculizar la creación de empleo, no es precisamente a mi juicio una buena opción. Málaga necesita seguir avanzando y afrontando una crísis que aún colea, no nos engañemos. Siempre hemos sido una ciudad que trata bien al que viene de fuera, tanto es así que el lema de la propia ciudad reza "La muy noble, muy leal, siempre denodada, la primera en el peligro de la libertad, muy hospitalaria y benéfica ciudad de Málaga". Muestras tenemos cientos, como la del puente de los "alemanes"; corría el 16 de diciembre de 1900 cuando la fragata alemana SMS Gneisenau, a causa de un temporal se estrelló contra los bloques de cemento que protegían el espigón del puerto, muchos malagueños se lanzaron al agua a socorrer a los marinos alemanes, provocando algunas muertes locales en el intento. Fue a partir de entonces cuando en el escudo de la ciudad reza "la muy hospitalaria".

Fue a raíz de la riada sufrida en septiembre de 1907, cuando varios puentes de la ciudad quedaron totalmente destruidos, hecho que llegó a oídos del káiser Guillermo II de Alemania, quíen propuso una recogida de dinero para ayudar a los malagueños ante la catástrofe, con ese dinero se pudo construir el ya citado "puente de los alemanes".

Málaga y su gente siempre ha estado ahí, al pie del cañón, ofreciendo al que llega a nuestra ciudad hospitalidad, simpatía y en muchos casos, ayuda. Esto es así desde tiempos inmemoriales y no va a cambiar, va en el ADN del malagueño. No se puede negar que durante el mandato del actual alcalde, D. Francisco de la Torre, nuestra ciudad ha experimentando un avance palpable, visual y efectivo en lo económico y búsqueda de la excelencia. Se pueden debatir temas como la limpieza de la ciudad (mejorable) o la dejadez con respecto al casco antiguo de los barrios, pero no se puede negar la mayor, al menos no se debería.

Hace apenas 6 meses vivimos un cambio histórico en Andalucía,  después de casi 40 años de gobierno socialista en la Junta, un pacto entre PP y Ciudadanos, con el beneplácito de VOX, partido que entró con fuerza, permitió abrir las ventanas de un cortijo que llevaba demasiadas décadas dificultando el avance de toda aquella ciudad que no gobernase la izquierda y en Málaga, por desgraciahemos sido víctimas de esta lucha y disputa entre Junta y Ayuntamiento. En política entre instituciones no prima la colaboración cuando en estas gobiernan distintas ideologías, de ahí el enorme estancamiento que nuestra ciudad ha ido sufriendo en estos cuarenta años, más recientemente con el metro por ejemplo, sin olvidarnos de la promesa eterna del tercer hospital o el centro de salud de Bailén-Miraflores que lleva como promesa electoral a sus vecinos nada menos que la friolera de veinte años. A la Junta no le interesaba lo más mínimo ayudar a Málaga y sus proyectos, temiendo que el mérito se lo quedase únicamente el PP, mientras que manteniendo empantanada la ciudad le daban alas a sus propios colegas de partido a nivel territorial para prometer un cambio que curiosamente podían mover desde la propia Junta, la pescadilla que se muerde la cola.

¿Que ocurríria si un pacto de izquierdas se hace con el control de la casona?, pues que el desbloqueo entre Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Málaga habría durado 6 meses tan sólo, así de triste. Ya en ese plazo de tiempo se han visto enormes avances en el metro, en la obra de la Alameda o la rotonda del centro comercial y Vialia, además de reducir el tiempo de espera en hospitales hasta casi un 10%. 

Por eso, y más allá de entrar en debates ideológicos, donde como ya comenté me identifico más con la derecha, Málaga el próximo 26 de mayo se juega mucho más que un cambio de siglas, Málaga está en juego, nos jugamos nuestra ciudad y el cortar las alas al avance. Es por eso que creo con total franqueza que el que la derecha mantenga el Ayuntamiento es clave para que nuestra ciudad crezca, mejorando todo aquello que obvia mejorar, intensificando políticas sociales, de empleo y salud, desarrollando y ayudando a los distritos y sus barrios pero contando a su vez también con la conexión Junta de Andalucía para oxigenar año a año aquellas grandes obras que Málaga pueda necesitar.

Vaticino un equipo de gobierno formado por PP y Cs, seguramente también apoyado por VOX, si es que estos no sacan incluso un número de concejales que les hagan entrar en gobierno y esto, aunque al PP no le termine de gustar, es mejor que ceder la casona a una izquierda que en mi opinión, pondría freno a los avances de la ciudad en un tiempo donde aún, no hemos superado ni por asomo, los latigazos de la crísis.

Es momento de reflexión, de pensar en seguir sumando y avanzando, es cierto que hay mucho que hacer, mucho que mejorar y Málaga podría estar aún mejor, pero si miro las dos opciones, a un lado veo el estancamiento y un nuevo conflicto con la Junta, mientras al otro, veo una salida positiva, un pacto de gobierno de derechas, una nueva forma de legislar, fiscalizando, negociando y consensuando, demostrando por otro lado que la nueva política ya es una realidad y eso de las mayorías absolutas ha pasado a la historia.

El 26M nos jugamos Málaga y con Málaga, no se juega...

 

 




NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar