domingo, 26 de septiembre de 2021

¡EXCLUSIVA! Los verdaderos motivos por los que Kiko Rivera no irá a Supervivientes

Mientras que para la mayoría de nosotros, destrozar públicamente a una madre, tiene más que ver con la moralidad, para Kiko Rivera solo depende de cuestiones económicas.


¡EXCLUSIVA! Los verdaderos motivos por los que Kiko Rivera no  irá a Supervivientes
  • whatsapp
  • linkedin

Desde que hace aproximadamente una semana se declarara la Tercera Guerra Mundial, enfrentando a la Princesa del Pueblo con la Reina de Ambiciones (cuestión que dará para el capítulo de la semana que viene), las deudas publicadas de Isabel Pantoja, sus desmanes económicos y las supuestas irregularidades en el reparto de la famosa “herencia envenenada”, parecen haberse solucionado como por arte de magia.

La realidad no es que las famosas hipotecas de Cantora se hayan pagado como el agua de los churros, sino que la rabiosa actualidad informativa ha acabado con un asunto que, a todas luces, debería haber terminado antes de comenzar.

Y mientras comenzamos un nuevo episodio en la interminable historia de los Janeiro-Esteban-Campanario, se diluyen las informaciones sobre la tonadillera, con los últimos coletazos de unas entrevistas acordadas con anterioridad, que aportan poca veracidad a la situación, pero si mucho morbo y mala baba.

 Pero entre todas las noticias, Diez Minutos, una de las pocas revistas de las denominadas “del corazón”, que mantiene rigor en sus informaciones, llevaba como portadilla de su última publicación una exclusiva sobre la participación de Kiko Rivera en la próxima edición de Supervivientes.

Sin tiempo para digerir la noticia y ante la sorpresa (y la indignación, ¿Por qué no decirlo?) de muchos de los aficionados al reality, Kiko se apresuraba a desmentir la citada información, dejando en entredicho la profesionalidad de la revista y dando a entender que lo que en ella se decía era del todo falso. Pero… ¿es esto real?. Pues no. Kiko Rivera SI negoció su participación en Supervivientes, pero finalmente un contrato le impide llevarla a cabo.

Mientras muchos espectadores ya aguardaban ver al pequeño del alma saltando del helicóptero “otra vez”, ya que hay que recordar que para él esta sería la segunda vez que acudiría al programa, la realidad es que los movimientos de despacho impedían ver realizado el sueño del sevillano, de convertirse en un Robinson Crusoe de todo a cien.

Que estén tranquilas las vacas de Honduras porque en esta ocasión no habrá hamburguesas diarias, ni opíparas comilonas a falta de colchicina. Los compromisos adquiridos con anterioridad por Kiko, impiden la asistencia de éste a las paradisiacas playas de los Cayos Cochinos. Una lástima para todos aquellos que quisieran ver a un verdadero superviviente enfrentándose al hambre y las adversidades, sin la más mínima ayuda de la producción, como sabemos que jamás ocurre.

Su reciente contrato con la discográfica Universal, de la que es presidente el maravilloso Narcís Rebollo, le impide cruzar el charco para formar parte del elenco del programa. Y es que, a pesar de las intensas negociaciones que se han llevado a cabo por parte del equipo de representación de Kiko Rivera, y que éstas ya se encontraban en un nivel muy avanzado, por no decir que estaban cerradas, la discográfica ha tenido la última palabra.

El contrato firmado con Universal hace apenas unos meses obliga al cantante a consultar con ellos cualquier compromiso profesional que pueda interferir en la programación de la multinacional. Ante esta situación, la empresa ha negado la posibilidad al de piel de canela de incorporarse al formato televisivo, como era su deseo, ya que esto podría impedirle cumplir con sus compromisos previamente pactados.

Así pues, la realidad no es que la negativa tenga que ver con su propio interés personal de alejarse de los medios, como expresó hace apenas unos días, sino que la cruel y cruda realidad es que los intereses comerciales imperan y él, como el abnegado currante que es, ha de acatar lo que sus “jefes” decidan.

Eso si, yo no me preocuparía demasiado porque el hijo de la tonadillera desapareciera de la pantalla, esto no es más que un tiempo de descanso más que merecido, después de unos intensos meses de incesante trabajo, que dejarían extenuado a cualquiera de nosotros. O no…

  • whatsapp
  • linkedin
Autor

Julio Ruz

Te puede interesar